La Mañana con Vos

Rusia busca avanzar con la instalación de centrales nucleares de alta potencia en Argentina

El embajador ruso en el país reconoció que Moscú propuso al Gobierno de Alberto Fernández la construcción de una central grande, dos reactores medianos o una central nuclear flotante.

fernández putin

La gestión por el acceso a vacunas contra el COVID-19 configuró un nuevo tablero geopolítico. En el marco de relaciones bilaterales, la provisión de millones de dosis de Sputnik V habría profundizado las negociaciones para que Rusia instale centrales nucleares de alta potencia en Argentina.

Viviendas Belgrano

En una nueva emisión de Periodismo Para Todos (PPT), Jorge Lanata reveló que la iniciativa está en marcha en medio del avance de Cristina Kirchner en el área de Energía. Si bien es un proyecto que data desde la década del ’90, se firmaron acuerdos durante los gobiernos de CFK y ahora, con la negociación por las vacunas, fue la Federación Rusa la que le propuso a Alberto Fernández comenzar con la construcción de centrales nucleares.

“Propusimos a la Argentina la construcción de una central grande, una segunda opción es que la construcción de reactores medianos y como tercera opción una central nuclear flotante”, manifestó Dmitry Feoktistov, embajador ruso en nuestro país. El diplomático destacó que “Rusia es un país de altas tecnologías” y que “desde hace varias décadas está en el mercado de la energía”. “Nuestras centrales son muy seguras y eficaces, como Sputnik”, remarcó Feoktistov.

CEF Medical
CEF Medical

Rusia se haría cargo de la construcción y del mantenimiento de las centrales, pero según dijo el embajador el contrato a firmar es “a largo plazo”, 20-30 años, con precio fijo de la energía.Vladimir Putin y Cristina Kirchner (Reuters)Vladimir Putin y Cristina Kirchner (Reuters)

Este es su Pollo
Este es su Pollo

El Gobierno argentino debería permitir este avance de Putin como gesto por la provisión de dosis contra el coronavirus. El dato se desprendió luego de que la agencia de noticias rusa TASS citara a Feoktistov diciendo que se esperaba que la entrega de las vacunas aumentara la colaboración bilateral en distintos ámbitos.

Te puede interesar:  Culpables para siempre

El ex embajador Diego Guelar lo definió como “diplomacia de las vacunas”. En diálogo con PPT explicó que “solo cuatro países pueden hacerlo: Estados Unidos, Rusia, Inglaterra y China”: “En 2021 la diplomacia es la diplomacia de las vacunas, te doy algo, me das algo”.

Por su parte el ex canciller Jorge Faurie, opinó: “Es lo lógico de parte de Rusia; si vos querés mi vacuna, yo quiero una central nuclear”. En ese sentido dijo que “durante la presidencia de Mauricio Macri el motivo general en política exterior era insertar a la Argentina en el mundo; tenía un interés muy importante en un proyecto de energía nuclear”, por lo que planteó su sospecha: “Argentina no tiene que aprender nada, ni necesita transferencia de tecnología, el hacerlo forma parte de un eventual compromiso político”. Y se preguntó: “¿A cambio de qué?”

En el Ministerio de Economía están evaluando el proyecto. Cuando estuvo en Rusia, Martín Guzmán mantuvo reuniones con las autoridades de la empresa estatal de aquél país, Rosatom, número uno en la generación de electricidad que representa más del 20% del consumo total de los habitantes de la Federación.

“Rosatom es más que una empresa, es el representante del estado ruso a nivel nuclear en el mundo”, declaró Julián Gadano, subsecretario de Energía nuclear durante la gestión de Cambiemos. La política en materia de energía nuclear es una de las prioridades estratégicas del Kremlin, señaló el ex funcionario quien destacó que si bien Argentina “no es una potencia” en el tema, “tiene historia nuclear, juega en primera”, por lo que indicó que “en el corto plazo no necesita incorporar tanta energía” como demanda el acuerdo.

Te puede interesar:  Al kirchnerismo se le subió el fracaso a la cabeza

Rosatom respondió a la consulta que realizó PPT, mediante una carta firmada por Ivan Dybov, presidente del centro regional de América latina, en la que confirmó que existen diálogos para una alianza estratégica entre ambos países y para la instalación de centrales nucleares de alta potencia.

Daniel Cameron, secretario de Energía durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, fue quien firmó en 2008 el acuerdo con Rusia para el desarrollo de una central nuclear en Argentina. “Rusia ofrecía un contrato de venta de energía, venía al país y ejecutaba una central”, contó aunque planteó que “no era la posición argentina, Néstor tenía en claro que la Argentina las centrales había sido operadas por el Estado y no quería probar otra forma de funcionamiento”.

El acuerdo se firmó hace 13 años en Moscú. “Todo está vigente, las bases del acuerdo están sólidas”, confirmó Cameron quien manifestó que “hay momentos en los que se acelera más o menos, según la situación de cada país”.La central nuclear flotante de Rusia Akademik Lomonosov deja la base de servicio de la empresa Rosatomflot para un viaje a lo largo de la Ruta Marítima Septentrional hasta Chukotka desde Murmansk, Rusia ( foto archivo de REUTERS/Maxim Shemetov)La central nuclear flotante de Rusia Akademik Lomonosov deja la base de servicio de la empresa Rosatomflot para un viaje a lo largo de la Ruta Marítima Septentrional hasta Chukotka desde Murmansk, Rusia ( foto archivo de REUTERS/Maxim Shemetov)

El diplomático Roberto García Moritán sostuvo que “es una oferta que va a contrapelo de los criterios que tiene la Argentina a la hora de contratar una central nuclear” y no ve provecho económico para el país.

Te puede interesar:  Marcelo Tinelli apuntó contra el Gobierno: “Todo lo que dicen, después no lo cumplen”

Entre otros cuestionamientos está el del riesgo ambiental. Puntualmente por la construcción de una nueva central nuclear flotante. Actualmente hay una sola en el mundo. La planta rusa cuenta con una potencia conjunta de 70 megavatios y 50 gigacalorías, tiene capacidad para suministrar electricidad y energía calorífica a una ciudad de casi 100 000 habitantes. Greenpeace la denominó la “Chernobyl flotante”.

La propuesta se reactivó a partir de la negociación por las vacunas y en medio del avance de Cristina Kirchner en el área. Además de Pablo González en YPF, Darío Martínez y Federico Basualdo en Energía, en el último mes hubieron nuevos nombramientos de funcionarios del riñón de la vicepresidenta. Se cambiaron autoridades que habían sido nombradas por Alberto Fernández en Nucleoeléctrica Argentina S.A. Apareció José Luis Antunez, quien dirigió la empresa durante el kirchnerismo y estuvo al frente de la construcción de la central nuclear Atucha II y de la ampliación de Embalse; ambas gestiones fueron asignadas a Electroingeniería S.A.

Isidro Baschar, otro de los nombrados recientemente, vinculado a Sabino Vaca Narvaja. Es señalado como el hombre del kirchnerismo en la gestión nuclear con China. El último nombre es el de Adriana Serquis, presidenta de la Comisión Nacional de Energía Atómica; antes dirigió el laboratorio que hizo las pericias del cuerpo de Rafael Nahuel.

FuenteInfobae
Artículo anteriorSalta se opone a la idea de nacionalizar la producción de litio
Artículo siguienteSemana decisiva: el Gobierno define si extiende o levanta las restricciones para exportar carne vacuna