Vacunación Gripe 2

Se cierra un mes de fuertes tensiones por el valor del dólar

Acceso a la Justicia

Fue una semana de nerviosismo para el mercado. El miércoles, la cotización del dólar trepó a $ 45, pero entre el jueves y ayer bajó 60 centavos que, de alguna manera, llevó cierta tranquilidad cambiaria a la economía. En las entidades bancarias, para los ahorristas particulares la divisa osciló entre máximos de $ 44,75 en el caso del ICBC y mínimos de $ 44,25 para el Banco Nación. En el segmento mayorista el dólar cayó 28 centavos y finalizó en $43,35 con lo que en marzo se apreció 10,73% y en el año 14,99%.

Los números del día

Asistencia Pública

“El dólar retrocedió a pesar del fin de mes, ya que bancos, empresas e inversores calculan que los precios actuales del dólar están sobrevalorados, y el mejor negocio sigue pasando por la colocación de pesos en distintos activos, ya sea Leliq (para bancos) Lecap y LeCer que hoy vencía el plazo para depositar el contravalor”, indicó Fernando Izzo, analista de ABC Mercado de Cambios. La tasa promedio de Leliq finalizó ayer en 68,155%, levemente por debajo de la convalidada el jueves, que fue de 68,349%.

Maratón Independencia

En el mes, la tasa de Leliq, entendida como la tasa de política monetaria subió en el mes 18 puntos porcentuales lo que representó un 35,96% ya que el último día hábil de febrero terminó en 50,127%.

Planta Asfáltica

“En los dos últimos días de la semana y del mes, el mercado operó con mayor fluidez en los ingresos y sin la tensión que los llevó a alcanzar máximos históricos”, señaló Gustavo Quintana, especialista de PR Corredores de Cambio.

Los máximos alcanzados el martes y miércoles de esta semana que dejaron al dólar al borde de los $ 45 se produjeron en un contexto de apreciación mundial del dólar y en especial frente al resto de las monedas de los países emergentes, aunque el peso argentino encabezó las bajas de las monedas regionales .

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

Por su parte, el mercado se mantiene a la espera de dos elementos que a lo largo de abril estimularán la oferta de divisas, los agrodólares de los exportadores por un lado y las ventas por U$S 60 millones diarios que iniciará a mitad de mes Hacienda.

“Es por ello que el mercado de cambios comenzó a operar vendedor, y con mucha oscilación a media mañana, ya había tocado el mínimo de $ 43,09 y comenzó a repuntar un poco su nivel y se mantuvo en los parámetros hasta el final de la jornada, con un volumen de U$S 645 millones de la divisa, siendo un 6% más que el jueves.

En el mercado de dinero entre bancos, el call money operó a un promedio del 64%. En swaps cambiarios se pactaron U$S 92 millones, para tomar o colocar fondos en pesos, mediante el uso de compra-venta de dólares para el lunes y miércoles próximo.

En el mercado de futuros de Rosario, Rofex, se operaron U$S 1.628 millones, un 10% menos que el jueves. El grueso de los negocios continuó en los plazos más cortos entre marzo y abril, concentrando esta vez el 65 % del mercado, arrojando el roll over con una tasa del 50,81%. Según Izzo, estos plazos fueron abastecidos por el BCRA.

Los escenarios

En la economía argentina, la cotización del dólar, siempre impacta, ya sea cuando sube o cuando baja. En 2018 se produjo una devaluación del 100% del peso con respecto al dólar. Eso trajo como consecuencia, una fuerte en la tasa de interés interna, la economía entró en un proceso recesivo y la tasa de inflación fue la más alta desde 1991, describió a LA GACETA el economista Eduardo Robinson.

Este año, el dólar empezó mostrando una relativa estabilidad, incluso con una tendencia decreciente. De hecho, indicó el experto, entre mediados de enero y febrero cotizaba por debajo del piso de la banda establecida como de no intervención, lo que indujo a que el Central, comprara en el mercado unos U$S 1.000 millones. Esta situación impulsó una baja en las tasas de interés de referencia, determinadas por las Leliq (Letras de Liquidez) que de 74% en octubre pasado, descendió hasta 44%.

Robinson puntualizó que el combo, dólar y tasas a la baja, empezó a revertirse cuando se conoció que la inflación de enero fue superior a la esperada. “Dado que se venían además, incrementos en las tarifas de servicios, las expectativas de inflación de febrero y marzo fueron altas, lo que alentó la compra de dólares que trajo semanas de alta inestabilidad en la cotización, llegando a fines de marzo a casi $ 45 por dólar”, describió.

¿Qué puede esperarse para las próximas semanas? Según Robinson, la balanza está equilibrada entre los factores que presagian que continuará una marcada inestabilidad con tendencia creciente y aquellos que anticipan que habrá menos variabilidad.

Entre los primeros, la incertidumbre irá en aumento a medida que avance el calendario electoral. En otros términos, Robinson dijo que el ruido político hará que los agentes económicos busquen al dólar como refugio. Además, el trimestre que viene empieza la cosecha gruesa, lo que supone un incremento en la oferta de dólares, pero como la cotización está muy inestable, los exportadores liquidarán a cuenta gotas las divisas en momentos en los que habrá más demanda por el ciclo político. Si bien se espera el ingreso de dólares provenientes del acuerdo con el FMI y la posibilidad de vender U$S 60 millones por día en el mercado, no serán suficiente en caso de que haya un desarme de plazos fijos hacia el dólar. Por lo tanto los vaivenes internacionales continuarán y eso tiene una alta incidencia en la economía argentina.

Entre los segundos, los que prevén menos variaciones, consideran que la liquidación de dólares por parte de los exportadores será entre U$S 1.500 millones a U$S 1.600 millones por mes, más los recursos provenientes del FMI, incluidos los U$S 60 millones que podrá vender el Tesoro en el mercado, serán suficientes para evitar una aceleración en la cotización. Los instrumentos en pesos, dada las subas de tasas, logran compensar el factor incertidumbre electoral, a lo que hay que sumar los efectos de la sequía de pesos en el mercado, más una desaceleración en la tasa de inflación. Así, si bien puede haber una tendencia alcista del dólar, será con menos volatilidad que la observada en las últimas semanas pre cosecha, finalizó el economista.

Dejanos tu Comentario