Inicio Política Nacional SE DESPLOMA LA IMAGEN DEL PRESIDENTE ALBERTO FERNÁNDEZ

SE DESPLOMA LA IMAGEN DEL PRESIDENTE ALBERTO FERNÁNDEZ

Por su obsecuente accionar en función a la impunidad de Cristina Kirchner, este presidente servil a la vicepresidenta, ve como los argentinos lo desaprueba y si hoy hubiera elecciones en el país, elegirían otro candidato

Alberto Fernández Cansado

En el día de ayer se conoció una encuesta realizada a nivel nacional, que daba cuenta de que la mayoría de los argentinos desaprueba la imagen de Alberto Fernández. Esto se debe a que el presidente tiene más de un 50% de desaprobación, lo que demuestra que en todo el país existe un fuerte rechazo a la gestión del Gobierno nacional. Además, el diferencial entre imagen positiva y negativa le da apenas un escaso positivo del 3,4%.

Cabe mencionar que las personas de mayores niveles educativos, son las que tienen al grupo que desaprueba, mientras que la aprobación viene mayoritariamente de los que tienen un nivel educativo menor. La desaprobación pasó de un 42,7% previo a la pandemia, a más del 50% en la actualidad, luego de transcurriera más de medio año desde la llegada del coronavirus y de la implementación de la cuarentena más larga del mundo.

Hoy, un 48% de la sociedad votaría a un candidato opositor en el caso de que las elecciones fueran hoy mismo. Pero más allá de las cuestiones técnicas, cabría preguntar si es que acaso sorprende que una encuesta seria a nivel nacional dé cuenta acerca de la desaprobación general de la gente sobre la gestión de Alberto Fernández. El hecho de que no pueda manejar su propia coalición gobernante, hace difícil creer que puede gobernar bien este país

Te puede interesar:  “EXPORTAR ALIMENTOS ES UNA MALDICIÓN”

Pero, además, la gente se da cuenta y está claro que por acción u omisión, el presidente no hace nada para impedir que Cristina Kirchner se lleve puestas a las instituciones del este país. Primero, en lo que respecta al Congreso de la Nación, donde maneja al Senado como si fuera su propia escribanía. Luego, apuntó a la Justicia, uno de los pocos bastiones de la escasa institucionalidad que todavía existe en la Argentina.

En este medio dimos cuenta de cómo al verse el kirchnerismo imposibilitado de poder avanzar de momento con la mentada reforma judicial en el Congreso, debido a que no poseen los votos en la Cámara de Diputados, decidió avanzar de todos modos pero por otro lado. En ese sentido, apuntó a modificar la ley para elegir al Procurador de la Nación, es decir, el jefe de los fiscales, el encargado de decidir cuáles causas avanzan y cuáles no.

En este sentido, Alberto Fernández no puede desentenderse de la situación, teniendo en cuenta que efectivamente, las instituciones en Argentina se han convertido en un inconveniente para que Cristina Kirchner logre la tan ansiada impunidad que necesita para ella y sus allegados. Por otra parte, el presidente no puede negar que la estrategia sanitaria implementada, no sólo no impidió contagios masivos ni muertes por doquier, sino que profundizó la crisis económica.

Te puede interesar:  LA LEY ANTIMOTOCHORROS, OTRO FRACASO DEL GOBIERNO

Por todo esto, sólo Alberto Fernández puede estar sorprendido, ya que la gente de a pie todos los días debe enfrentarse a una inseguridad creciente, a una recesión económica profunda, a una inflación que no para de subir y a un atropello institucional incesante. Además, la sociedad le hará pagar en las urnas el intentar desviar la atención con el tema del aborto, un asunto sensible para la inmensa mayoría de los argentinos.