Inicio Política Nacional

Tras la renuncia de Máximo Kirchner, ahora desplazarían a Wado de Pedro

Luego del acuerdo con el FMI la alianza oficialista crujió. Alberto Fernández quiere relanzar su gobierno. Agustín Rossi suena en Interior y el camporista iría a Justicia, área que desvela a Cristina Kirchner

cristina kirchner wado de pedro agustín rossi
Cristina Kirchner - Wado de Pedro - Agustín Rossi

Alberto Fernández tiene debilidades notorias que lo desacomodan aquí pero mucho más afuera. Una, es que habla según lo que cree que el auditorio de turno quiere escuchar. Otra, es que, si bien su fuerte no es sostener la palabra, está obligado y pareciera sentirse él más obligado a zigzaguear para intentar conservar la alianza política que, junto a Sergio Massa, cerró con Cristina Kirchner.

Viviendas Belgrano

Tanto Alberto Fernández como el jefe del Frente Renovador fueron sujetos pasivos de este entendimiento político: la iniciativa fue de la ex presidenta. En este frente variopinto, cada vez es más difícil unificar el discurso. Es lo que acaba de ocurrir con el preacuerdo con el FMI: el Presidente vio el abismo y pidió ayuda urgente a la Casa Blanca para que, a su vez, presionaran a los burócratas del Fondo para acercar posiciones.

Te puede interesar:  La avanzada de Mauricio Macri extrema la tensión entre Pro y la UCR, y enciende las alarmas en Juntos por el Cambio

El anuncio de esa coincidencia duró lo de un suspiro: Máximo Kirchner lo boicoteó con lo que pudo, renunció a los honores con críticas de viva voz al acuerdo. Cristina Kirchner optó por el silencio, casi atronador, una conducta que denuncia que ella tampoco está conforme con lo del Fondo, salvo que no se hace público. La actual vicepresidenta acostumbra a pronunciarse mediante cartas que han hecho temblar al Gobierno.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta
albertofernandez
Alberto Fernández

Hasta ahora ha considerado prudente no expresarse así, aunque este mutismo tiene nerviosos a sus seguidores, y a la larga también les provocará decepción. Por otra parte, el afán de Alberto Fernández de querer convertirse en lo que evidentemente no es lo lleva a cometer estos errores. Está empeñado en ser reconocido como un líder de izquierda cuando en realidad es esa misma izquierda, sobre todo la de su frente, la que se niega a darle ese papel.

Te puede interesar:  El Gobierno nacional convirtió a la Argentina en un país a la deriva

Es también claro que el Gobierno está comprando tiempo con el FMI. Y que esa dependencia, que Fernández critica, se acentuará aún más porque el margen de maniobra se ha estrechado demasiado. Y en esto, el ministro Martín Guzmán tiene una fuerte cuota de responsabilidad. Sin embargo, es también evidente que, de este choque con Máximo, apura a la Casa Rosada a pensar un “relanzamiento” del gobierno pensando ya en el 2023.

El primer paso de este hipotético plan consistiría en desplazar a Wado de Pedro del Ministerio del Interior a la cartera de Justicia y designar a Agustín Rossi en su reemplazo. Apuntaría a darle al kirchnerismo toda el área de Justicia, que es la que a Cristina la mantiene insomne, y colocar en Interior a un dirigente de buena relación con todos los sectores, pero sobre todo en el que los gobernadores tienen más confianza que en de Pedro.

Te puede interesar:  Macri: “El populismo en Argentina se acabó, el año que viene gobierna la oposición”

La relación de Wado de Pedro con el Presidente Alberto Fernández quedó marcada por aquella renuncia después del desastre de las PASO del pasado mes de septiembre y nunca volvió a ser igual. No se trata, por supuesto, de un cambio sin costo, pero como está hoy el gobierno necesita un nuevo impulso. Y es por ello que toma cada vez más fuerza la versión de que el ministro del Interior será finalmente reemplazado.

Artículo anteriorContaminación Ambiental: Darío Monteros sería procesado en los próximos días
Artículo siguienteVideo: Se desplomaron desde una grúa en pleno Carnaval de Gualeguaychú