La Mañana con Vos
Inicio Actualidad

El KIRCHNERISMO cercado por la “no” compra de vacunas

El Gobierno nacional está enojado por su propia inoperancia y pide a la sociedad que no se obsesiones con las vacunas

carla vizzoti
Carla Vizzotti - Archivo

Los ánimos están más caldeados que nunca en el Gobierno nacional. Y es que no fue casualidad el hecho de que ayer a la mañana la ministra de Salud, Carla Vizzotti, intentara ordenar a la sociedad a que deje de obsesionarse con el tema de la ineficiente campaña de vacunación que realiza la administración nacional de Alberto Fernández. El Gobierno atraviesa su momento de mayor ineficacia.

Viviendas Belgrano

En vez de enojarse, en el Gobierno deberían pedir perdón por las vacunas de Pfizer que se perdieron. El problema de fondo excede incluso a la negociación. Más del 85% de los pacientes en terapia intensiva no estaban vacunados. Es decir, esto significa que si hubieran tenido una vacuna, probablemente no llegaban a terapia intensiva de la forma masiva en la que está ocurriendo en estos días.

Vacuna Pfizer

Por lo tanto no eran un caso grave, no corrían riesgo de muerte y no saturaban el sistema sanitario. La realidad es que lo de Pfizer siempre estuvo bajo un marco de sospechas porque fue la primera vacuna en aprobarse. Dijeron que iba a comenzar a inocularse al mismo tiempo que en los Estados Unidos, se hizo una prueba de desarrollo en Argentina con 6 mil personas y, luego, nada.

CEF Medical
CEF Medical

Por momentos, la sensación es que quisieron que fracase esa negociación. No se entiende por qué la dejaron pasar, porque una vacuna más, a tiempo, hubiera salvado vidas. Por eso valen doble las vacunas de Pfizer que no llegaron. No es porque sea Pfizer; porque en realidad tenían que llegar en marzo 10 o 20 millones de vacunas que había prometido el presidente, y no llegaron.

Este es su Pollo
Este es su Pollo
Te puede interesar:  Escándalo en Salta: Una concejal electa fue filmada mientras manejaba borracha

Acá está la otra cuestión cuando la ministra de Salud dice “bajen la obsesión y la tensión”, porque el día uno en que se abrió la vacunación ella tenía a sus padres vacunados. Pero qué casualidad. El Gobierno está apelando a una estrategia de confusión y de enojo porque es la mejor forma que tienen para no reconocer que el único trabajo importante que tenían lo hicieron mal.


Leer también: Carla Vizzotti mostró un mail de Covax tras la polémica: “Bajen la obsesión que tienen con Pfizer”

Este es el problema que tenemos. El Gobierno, con su enojo, lo que está haciendo es tratar de tapar su ineficiencia. Para colmo, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, admitió que el Gobierno nacional podría haber pedido más vacunas al Fondo Covax, pero que no lo hizo por la falta de garantía en los plazos de entrega, la cantidad de dosis y los dólares que debía adelantar. En realidad, fue por dinero.

santiago cafiero
Santiago Cafiero

Según indicó el funcionario, el Gobierno gastó 31 millones de dólares en comprar dosis del Mecanismo Covax, cuando pudo haber adquirido más cantidad si desembolsaba 60 millones de dólares, pero no estaban garantizados los tiempos de entrega. En definitiva, fue por dinero que el Gobierno nacional no quiso asegurarse más vacunas para la población. Una verdadera vergüenza que debería ser castigada en las urnas, cuando llegue el tiempo de decidir quienes serán nuestros representantes.

Artículo anteriorGermán Alfaro, más conocido como el “OPORTUNISTA”
Artículo siguienteCristina Kirchner se niega a sentarse en el banquillo