Inicio Política Nacional

Lo que se oculta detrás de la marcha “golpista” del kirchnerismo a la Corte Suprema

Alberto Fernández fracasó en todas las reformas que se planteó en materia judicial y ahora da apoyo a la marcha kirchnerista contra los jueces para mostrar unida a una coalición que atraviesa tormentas internas.

alberto y cristina 3
Cristina Kirchner, vicepresidenta de la Nación junto al presidente Alberto Fernández

Como parte del precio que pagó por ser elegido candidato a presidente Alberto Fernández asumió la condición de convertirse en un cruzado contra los jueces que investigaron a Cristina Kirchner y a los funcionarios de sus gobiernos. Fue una contorsión a cielo abierto que lo expuso a contradicciones grotescas con la línea argumental que organizó su discurso público durante los años en que actuó como arrepentido del kirchnerismo.

Viviendas Belgrano

A lo largo de dos años de gestión traumática y tensiones manifiestas con su mentora, el Presidente encontró en el campo de batalla judicial un punto de encuentro de la familia disfuncional del Frente de Todos. Como un matrimonio separado que se junta para los cumpleaños del hijo. La marcha organizada por el ala extrema del kirchnerismo empezó como una expresión marginal que terminó resignificada por el sello institucional que le puso la Casa Rosada.

Alberto Fernández acompañó el apriete callejero que convocan el condenado Luis D’Elía, el sindicalista con problemas legales Pablo Moyano y el juez militante Juan Ramos Padilla, mientras Cristina Kirchner lo castiga con el silencio por el pacto con el Fondo y Máximo Kirchner da un portazo brutal al renunciar a la presidencia del bloque oficialista de la Cámara de Diputados. Lo que se exhibe como una muestra de poder esconde una monumental expresión de debilidad política.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta
Te puede interesar:  Sesión en la OEA: Argentina condenó a Nicaragua por la persecución a la Iglesia y exigió la libertad de los presos políticos
926x0 286409 20220117061252
Luis D’Elía

Y es que este oficialismo en estado deliberativo ya fracasó de manera sistemática a la hora de imponer sus proyectos de reformas judiciales, incluso antes de la pérdida de bancas que sufrió en las elecciones de noviembre. Ni los cambios en Comodoro Py ni la designación de un nuevo procurador general prosperaron. El gobierno que bendice la consigna de “echar a todos los jueces de la Corte” no llegó siquiera a ofrecer una opción para la vacante que dejó en noviembre la renunciante Elena Highton.

Incapaz de cambiar por las vías constitucionales aquello que en su visión “no funciona”, el Gobierno se pliega a la estrategia kirchnerista de arrastrar el debate sobre justicia al barro de las disputas políticas. La Corte es el blanco elegido en función del cúmulo de decisiones que debe resolver en causas de corrupción y conflictos económicos. Al convertirla en el enemigo, pretende degradar la respetabilidad de sus actos.

A Cristina Kirchner le preocupa sobremanera que el presidente de la Corte, Horacio Rosatti, encabece el Consejo de la Magistratura, el órgano clave en la selección y el control del Poder Judicial. Es una consecuencia del fallo con el que el tribunal declaró inconstitucional la reforma que ella impulsó en 2006, salvo que se alcance un acuerdo político para sancionar en los próximos meses una nueva ley.

Te puede interesar:  “Si seguimos con este descalabro, no llega nadie a 2023″: Fuerte autocrítica de un gobernador oficialista
rosatti
Horacio Rosatti en LN+. Captura de video

La oposición -que también se unifica en estas guerras- se juramentó no ceder a las presiones del Frente de Todos para avalar en sesiones extraordinarias el proyecto del Poder Ejecutivo. Los jueces de la Corte aparecen recurrentemente en las diatribas de Cristina. Resignada a que no los controla, pide a los suyos que los esmerilen cada vez que puedan. El ministro de Justicia, Martín Soria, creyó ganar puntos cuando visitó a los cuatro jueces y les leyó un manifiesto en el que los acusaba de lentitud e inoperancia.

Su segundo, el cristinista Juan Martín Mena, fue quien dio el primer aval explícito a la marcha. Y la jefa de los servicios de inteligencia, Cristina Caamaño, se le sumó días atrás en busca de contentar al sector mayoritario de la coalición que la acusa de no ser lo suficientemente proactiva en la autopsia de la gestión macrista del espionaje estatal. Moyano ofreció apoyo logístico para llenar la Plaza Lavalle por sugerencia de un emisario de la vicepresidenta, aun cuando le costó enfrentarse a sus socios en la cúpula de la CGT.

juan martín mena
Juan Martín Mena, viceministro de Justicia. Respaldó la marcha contra la Corte Suprema

Cristina Kirchner robusteció la marcha con sus declaraciones en Honduras, cuando dijo que “ya no hacen falta golpes militares, ahora hay que conseguir jueces educados en comisiones y foros”. Ella combina la cantinela del lawfare con pacientes operaciones que le permitieron encadenar éxitos legales para ella y los suyos, como el inusual sobreseimiento sin juicio en la causa de los hoteles o el fallo absolutorio para Cristóbal López en el caso Oil.

Te puede interesar:  Los piqueteros no fueron recibidos por Sergio Massa y acamparán en Plaza de Mayo

La marcha del 1-F también tiene un papel en ese juego de maniobras subterráneas. El horizonte está lejos de despejarse y la pérdida de poder es una “soga al cuello”, para citar la metáfora presidencial sobre el FMI. La indignación kirchnerista en esta materia es en defensa propia. No puso el mismo énfasis para exigir un mejor acceso a la Justicia de los sectores más desprotegidos de la sociedad ni para exponer la inacción de los tribunales ante el escalofriante avance de los narcos en Rosario.

Artículo anteriorChocó contra el frente de una casa y se dio a la fuga
Artículo siguienteEl Gobierno intenta preservar la agenda mientras continúa la interna para definir al reemplazante de Máximo Kirchner