La Mañana con Vos

Manipulación “sin límites”

Cristina Kirchner apunta a anular todos los juicios en su contra

cristina kirchner memorándum irán 1

El viernes pasado, en una actuación incomparable, Cristina Fernández lloró. Pero no lo hizo por la Argentina que todavía gobierna. Una Argentina que, ella misma, junto a otros, contribuyó a hacer más pobre, más injusta y más desigual. En efecto, Cristina, aunque es parte activa de este gobierno, no lloró por los más de cien mil muertos por Covid-19, ni por el 10 por ciento más de pobres que hay en el país desde que ella asumió.

Viviendas Belgrano

Ni por los cientos de miles de puestos de trabajo que se perdieron desde que asumió, ni por las cientos de miles de empresas que quebraron o desaparecieron, ni por los niños y adolescentes que dejaron de concurrir a las escuelas. No. Cristina no llora por Argentina, sino por ella misma. Lo hizo por ella misma, y su principal argumento no es “científicamente” comprobable. ¿Qué se podría agregar sobre su personalidad narcisista o su nula empatía? Nada.

Ayudanos a Difundir
Ayudanos a Difundir

Sí se debe hacer una seria advertencia sobre lo que significa que los tres jueces del tribunal oral que le deben investigar le hayan permitido, como si fuera un ser excepcional, una imputada VIP, algo que no existe en el código procesal, pedir la nulidad de la causa en el medio de un juicio oral ya iniciado. Y con un agravante moral, que le hayan autorizado a hacerlo el mismo día en que los familiares de las víctimas del atentado contra la AMIA realizaban su homenaje.

CEF Medical
CEF Medical
23 años de impunidad atentado a la amia
Dirigentes de la AMIA y familiares de las víctimas del atentado a su sede | Archivo

Hay que comunicar, a estos jueces, algo que resulta indiscutible, si al final del proceso están convencidos de que ella y todos los demás involucrados son inocentes, los tendrán que sobreseer, pero, de nuevo. Aceptar la nulidad del juicio no resiste el menor análisis. Es necesario no confundirse. Cristina Kirchner, el viernes, lloró por ella misma. No por los 84 muertos del atentado más grave desde el Holocausto. No por el asesinato del fiscal Alberto Nisman.

CEF Medical
Este es su Pollo
Te puede interesar:  Transportistas y el Gobierno acordaron el pago de salarios a choferes

Lloró porque, para ser creíble, necesitaba sobreactuar. Precisaba “alimentar” a su secta con un argumento novedoso. Un argumento que pudiera ser usado como consigna. Un argumento que sirviera para la campaña y al mismo tiempo metiera en “la conversación” al ex presidente Mauricio Macri. El argumento de que fue una conspiración internacional la que la puso en el banquillo de los acusados de la causa Memorándum de entendimiento.

A pesar de los gritos, la bandera argentina, su cuidada estética de ropa blanca, y sus inflexiones de voz, el viernes, Cristina Kirchner no explicó lo único que tenía que explicar, por qué tomo la decisión de concederle al gobierno de Irán, la prerrogativa de investigar a los autores materiales e intelectuales del atentado contra la AMIA en la justicia de su propio país. ¿Por qué es relevante desarticular la nueva operación de la vicepresidenta?

87 0dcd amia 1563317249

Porque apunta a evitar o anular, también, los juicios por lavado de dinero y corrupción, en los que está seriamente complicada. ¿Cuáles? Hotesur y Los Sauces. Vialidad (Obra Pública). Y los cuadernos de la corrupción. ¿Y por qué está seriamente complicada? Porque la Justicia ya procesó y condenó, de manera firme, a Lázaro Báez, el testaferro y socio de la familia Kirchner. El tiempo dirá si la Justicia decide someterse o actuar como debe.

Artículo anteriorLas candidaturas de Campero y Sánchez
Artículo siguienteMacron, firme con los franceses que no se quieren vacunar: “Está vez se quedan en casa, nosotros no”