Inicio Actualidad Quieren extender la cuarentena hasta el domingo 10 de mayo, pero a...

Quieren extender la cuarentena hasta el domingo 10 de mayo, pero a partir del lunes 4 darían más excepciones

El aislamiento obligado se puede extender hasta el domingo 10 de mayo, pero analizan dar flexibilidad a algunas actividades.

Este domingo 26 de abril culminará la tercera fase del aislamiento social preventivo y obligatorio para contener el coronavirus.

La cuarentena “administrada” seguirá en los próximos días (quizás hasta el  domingo 10 de mayo) con mucha rigidez y escasas variaciones en los grandes centros urbanos, tras la incorporación de once nuevas excepciones.

“La cuarentena va a seguir, pero va a haber aperturas. Esto es un paso a paso y va a ser distinto según los lugares del país. Vamos a empezar por geografía, charlando con cada jurisdicción, por nivel epidemiológico y nivel de circulación o no del virus”, expresó el ministro de Salud, Ginés González García, durante una entrevista con El Destape.

El jefe de la cartera de Salud confirmó que el Gobierno podría habilitar diferentes tipos de aperturas dentro de una misma provincia.

Fuentes oficiales destacaron que la llegada de la cuarta etapa del aislamiento -la cuarentena”focalizada”- podría dilatarse hasta los primeros días del mes próximo.

Fuentes de la Jefatura de Gabinete le revelaron que se evalúa que desde el lunes 4 de mayo comience a implementarse la flexibilización de algunas actividades solicitadas por las provincias.

Se habla de pequeños comercios y de los rubros gastronómico, forestal, construcción y minería, entre otros.

González García no fue el único integrante del Gabinete en referirse a la rigidez del aislamiento.

“Los gobernadores están de acuerdo con mantener la cuarentena”, sentenció este martes -por si quedaban dudas- el ministro del Interior Eduardo “Wado” de Pedro durante un recorrido por la estación de trenes de Retiro.

“Lo que vamos a hacer es ir definiendo día a día, qué actividades van a ir comenzando a funcionar”, profundizó el ministro político.
El contexto no fue casual.

Acompañado por el ministro de Transporte, Mario Meoni, De Pedro fiscalizó el funcionamiento de las flamantes cámaras térmicas en la estación de ferrocarril de Retiro.

En el Gobierno siguen de cerca el volumen de pasajeros en trenes, subtes y colectivos, que registró un aumento considerable en las últimas semanas.
El jefe de la cartera de Salud volvió a referirse al peligro latente que significa el transporte público, tal como había hecho días atrás en el Senado.

“El transporte es decisivo en la explosión que tuvo en algunos lugares la pandemia, como en Nueva York. Tenemos que ser muy restrictivos con el tema y no permitir viajes interjurisdiccionales”, dijo esta vez.

Por esa razón, si bien el presidente Alberto Fernández dio luz verde a los gobernadores para que presenten sus propuestas de flexibilización; no está dispuesto a correr riesgos en los grandes centros urbanos. Las áreas metropolitanas seguirían bajo una cuarentena estricta.

En ese sentido, Axel Kicillof pisó el acelerador: aunque relajará la cuarentena en algunos pueblos del interior bonaerense, ordenó la profundización de los controles de circulación en rutas y accesos a distritos en el Conurbano.

Ninguno de los mandatarios provinciales se muestra dispuesto a presionar demasiado a la Casa Rosada. Por convicción y por necesidad.

Nadie quiere cargar con la responsabilidad de un pico de contagios en su distrito por cortarse solo. Buena parte de ellos, además, necesita el auxilio financiero de la Nación.

Existe otra razón que potencia la cautela de los gobernadores: la ventana que el Gobierno abrió el fin de semana para que 20 mil argentinos varados en otras provincias regresen a sus hogares.

Ese flujo de personas entre los que se cuentan miles de estudiantes y trabajadores que viven en los grandes centros urbanos del país, donde hay circulación viral- obliga a los gobernadores a no cambiar bruscamente su estrategia.

Por ese motivo, Catamarca y Formosa, las únicas dos provincias sin casos registrados, tampoco tienen premura para pedir nuevas excepciones.

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero -autoridad de aplicación de la cuarentena administrada-, encabezará este miércoles una nueva reunión del gabinete económico.

Junto al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y al de Trabajo, Claudio Moroni; entre otros; analizará los pedidos puntuales de los gobernadores, pero también revisarán el funcionamiento de las nuevas excepciones autorizadas a partir de esta semana.

En las provincias la situación es parecida. Cada distrito examina los protocolos sanitarios para cada una de las actividades exceptuadas, que ya completan un listado de 54.

“Santa Fe va a ser inflexible y las sanciones van a ser severas ante los incumplimientos que se registren con las exigencias de salud y seguridad en las actividades exceptuadas”, el secretario de empleo de la provincia, Juan Manuel Pusineri.

El gobernador Omar Perotti había pedido puntualmente por los delivery de los comercios.
En Córdoba tampoco manifiestan urgencia. Según contaban en el Ejecutivo, habían recibido pedidos por la industria metalmecánica, pero el propio ministro de Salud, se mostró en desacuerdo durante su última exposición en el Congreso.

“Es prematuro hacer una valoración de la instrumentación de estas excepciones que comenzaron ayer. Hoy sigue siendo la prioridad la salud, se evaluará llegado el momento como sigue”, señalaron fuentes de la gobernación de Juan Schiaretti.

En ese contexto, varios gobernadores prepararan sus pedidos a Kulfas, el ministro encargado de autorizar la apertura de industrias, según la resolución administrativa que Cafiero firmó el sábado.

El ministro ya tiene casi lista la reglamentación de ese proceso. Por ahora, el único pedido concreto que llegó es desde Tierra del Fuego, que pidió por diferentes sectores.

Misiones y Corrientes ya habían hecho llegar a Interior sus pedidos para autorizar la industria forestal y yerbatera.

Los gobernadores de Jujuy, Gerardo Morales; y Salta, Gustavo Sáez; por ahora desecharon la posibilidad de abrir la circulación interprovincial -el Gobierno no la habilita- pero sus ministros “armonizan” medidas.