Boleto Gratuito

A 15 meses del robo, la estatua “Meditación” volvió a su lugar

La obra fue colocada en el pedestal de la avenida San Ramón, en el parque 9 de Julio.

Los empleados del municipio colocaron la obra en el lugar en el que fue robada.
Descacharreo

Pasaron más de 440 días desde la mañana en la que los tucumanos se desayunaban con una noticia insólita: desconocidos habían sustraído la estatua “Meditación” del parque 9 de Julio. Dos meses después, la obra fue encontrada tirada en la calle en Federico Helguera al 2.300. Hoy, finalmente, volvió a su lugar.

Personal de la Municipalidad de San Miguel de Tucumán encabezó esta mañana la colocación de la escultura que hace casi 15 meses no estaba en su lugar.

Fumigación y Limpieza

En la investigación que desarrolló la fiscala Adriana Giannoni se comprobó que la obra había sido robada el 1 de agosto, que dos días después, empleados municipales se enteraron del robo y que cuatro días después denunciaron el hecho. El almanaque marcaba el 7 de agosto y ya habían pasado seis días valiosos para tratar de ubicarla.

Movilidad Urbana

Cuando parecía perdida totalmente, la “Meditación” apareció tirada en la calle en Villa Muñecas. Una vecina la ubicó y llamó a la Policía. Los uniformados la reconocieron y dieron intervención a la Justicia. Un ejército de peritos de la fuerza y del Ministerio Público Fiscal tomó varias muestras para ser sometidas a una serie de pericias. Ese mismo día, entregó la obra al fiscal municipal para que volviera a instalarla en su pedestal.

“Meditación” fue traída de Europa por Juan  B. Terán en 1926 y emplazada en el parque entre 1927 y 1928. El entonces rector de la Universidad Nacional de Tucumán había viajado para comprar calcos de estatuas clásicas. En la “Fonderie d’Art du Val d’Osne”, en París, compró las réplicas de hierro fundido y en mármol. Una veintena fueron robadas del parque en las décadas transcurridas desde su instalación.

La investigación

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

La Justicia por ahora no pudo determinar quiénes fueron los autores del robo. Las imágenes que se tomaron en la que se veía a una camioneta blanca fueron enviadas a Salta para tratar de determinar si se podía identificar el dominio para dar con el propietario. Pero no tuvo éxito.

Con las muestras de sangre que se recolectaron no alcanzaron para hacer pruebas de ADN, por lo que nunca se pudo conseguir un perfil genético de una persona para luego compararlo si es que se llegaba a detener a los sospechosos.

El dueño de la vivienda donde supuestamente podría haber estado escondida “Meditación” en Villa Muñecas se presentó a declarar ante Giannoni. Desmintió esa versión y aportó algunos elementos para demostrar que no tenía nada que ver con el caso.

El único indicio fuerte que sumó a lo largo de la investigación es que hubo irregularidades a la hora de denunciar el hecho. La causa aún no fue archivada, pese a que la obra fue recuperada.

Dejanos tu Comentario