Inicio Deportes Al fin, Mosca pudo llegar a San Martín

Al fin, Mosca pudo llegar a San Martín

El jugador habló de lo que le impulsó llegar al "Santo"

la gaceta / foto de Antonio Ferroni

Las anécdotas sobre San Martín que había escuchado de boca de algunos amigos, sumadas a su experiencia de haber visitado La Ciudadela, impulsaron a Claudio Mosca a no dudar ni un segundo en aceptar el ofrecimiento “santo”. “Álvaro Fernández Damián Schmidt, que jugaron acá me contaron lo hermoso que es este club. El mismo ‘Yagui’ (Darío Forestello) contaba siempre que acá nunca te falta nada y que es un club muy lindo para estar. Eso para un jugador es muy importante”, explica el volante en diálogo con LG Deportiva, a pocas horas de haberse instalado en nuestra provincia.

La tercera fue la vencida para él. Desde Bolívar y Pellegrini lo habían buscado a mediados de 2017, cuando Diego Cagna y compañía le daban forma al equipo que a la postre terminaría ascendiendo a la Superliga. Aquella vez, tras un gran campeonato con Guillermo Brown, el volante había aceptado para dar el salto y jugar la máxima categoría con el “Santo” sanjuanino. Un año más tarde, ya en la Superliga, desde La Ciudadela volvieron a preguntar por él, pero Mosca tenía contrato en San Juan y otra vez la historia no tuvo final feliz.

En La Ciudadela no descansaron. Durante el feriado de ayer, los dirigentes “santos” avanzaron en la contratación de refuerzos. Si todo sale bien, en las próximas horas podrían cerrar la llegada de cuatro futbolistas con los que las negociaciones están muy bien encaminadas.

Por eso, cuando Sergio Gómez y Favio Orsi lo llamaron no dudó ni un instante. “Me habían buscado antes y me había quedado con las ganas de venir. San Martín es un club que siempre me gustó por lo que genera la gente. Es un club que seduce muchísimo”, asegura el volante zurdo, que viene a tratar de llenar el espacio vacío que dejó la partida de Matías García. “Vengo a sumar. Me gusta estar en contacto con la pelota, tratar de asistir a mis compañeros y pegarle mucho desde afuera. Sólo quiero aportar mi granito de arena”, se apura en aclarar el volante de 28 años, nacido en Bernal, provincia de Buenos Aires.

“Hay que apuntar al ascenso”, remata dejando en claro que haber dialogado con los entrenadores, antes de dar el sí, fue importantísimo. “Ellos querían contar conmigo y me explicaron qué era lo que necesitan de mí. Eso es clave para un jugador a la hora de decidir. Estoy feliz y con muchas ganas de lograr cosas importantes”, cierra Mosca, que tardó dos años en llegar a La Ciudadela.