Boleto Gratuito

Aumento de precios y entregas frenadas: la odisea de los comerciantes frente a la crisis del Gobierno

En los supermercados hubo una reducción de hasta un 50% en el suministro de algunos productos. En los kioscos no recibieron artículos importados y se observó una suba en el costo del tabaco, golosinas, pilas y maquinitas de afeitar.

dmauntnpvnau7fjhis7qy6syhy
La cadena comercial inició la semana con gran incertidumbre por el rumbo económico (Foto: Juan Mabromata/AFP)
Descacharreo

La incertidumbre por los cambios en el área económica del Gabinete de Alberto Fernández se apoderó este lunes del mercado financiero, con fuertes repercusiones en la cadena comercial, donde se frenó la toma de nuevos pedidos, se registraron aumentos de precios de hasta el 30% y hubo caídas en el suministro de insumos de hasta el 50%.

Además, por la disparada del dólar blue, en muchos kioscos los distribuidores no entregaron productos importados. El comercio está expectante por las primeras medidas que tomará la nueva ministra de Economía, Silvina Batakis, y queda a la espera de una amplia convocatoria al diálogo.

Por su perfil industrialista, en ese sector esperan que su gestión tenga un “enfoque productivista” y un “claro apoyo a las exportaciones, teniendo en agenda también los temas coyunturales como el de la importación de insumos y las decisiones en materia energética adecuadas para garantizar el abastecimiento industrial para no perjudicar el proceso productivo”, dijo el titular de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, tras participar de la jura de la nueva ministra.

En los supermercados las entregas de pedidos cayeron hasta un 50%

Si bien toda la cadena comercial se vio afectada por los cimbronazos económicos de los últimos días, en el sector supermercadista aseguran que todavía no se trasladó a precios, pero que se registraron fuertes caídas en el suministro de productos y en la toma de nuevos pedidos por la falta de valores de referencia.

Boleto

Muchos proveedores no están tomando pedidos porque dicen que no tienen precios”, dijo Fernando Aguirre, vocero de la Federación Argentina de Supermercados y Autoservicios (FASA).

En tanto, Miguel Calvete, vicepresidente de la Confederación de Comercios y Servicios de la Argentina, señaló que en los comercios hubo “entre un 40% y un 50 % de retracción” en el suministro de productos “dependiendo del rubro”. Y advirtió que “en insumos industriales no hay entregas” o se realizan “solo con precio abierto dolarizado (dólar CCL)”.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

En cuanto al comportamiento de los precios en las góndolas de los supermercados, Aguirre aseguró que “por ahora no hay grandes aumentos”, pero anticipó que la suba “será en los próximo días”.

Según dijo Yolanda Durán, presidenta de la Cámara de supermercados chinos (CEDEAPSA), “hay listados con aumentos de entre el 5% y e 7%”, pero alertó que “hay que ver qué pasa cuando se repongan los productos esta semana”.

Descontrol de precios y pedidos frenados en la cadena kiosquera

En los kioscos los problemas que se vivieron en este inicio de la semana fueron varios. Por un lado, recibieron listas de precios con aumentos de hasta un 30%, pero también los proveedores les dieron de baja pedidos que debían entregar desde este lunes y se frenó totalmente la entrega de artículos importados, fundamentalmente de.

“Empezaron a actualizar precios con aumentos de hasta un 30% en las mercaderías de empresas nacionales y no entregaron productos ni tomaron pedidos nuevos de productos importados”, contó Sergio de Acha, presidente de la Federación Argentina de Kiosqueros.

En cuanto a los argumentos que esgrimieron las distribuidoras para justificar esta situación, señaló que “dijeron que tenían que ver cómo quedaba el dólar, en qué lugar se paraba”. “Si se normaliza el blue seguramente ajusten precios y vuelvan a entregar”, evaluó. Este lunes, el blue cerró a $260 tras rozar los $290.

Sandro es kiosquero en la Ciudad de Buenos Aires y desde el viernes pasado también recibe los productos con un 30% de aumento en todos los importados, como pilas, máquinas de afeitar, tabaco y suministros para el tabaco. “Tenía tres pedidos que me anularon y me dejaron en espera. Nadie quiere vender, por eso muchos productos dejé yo también de vender, porque no sé si pierdo, gano o salgo empatado”, se justificó.

El presidente Alberto Fernández tomó juramento este lunes a la nueva ministra de Economía, Silvina Batakis, y el sector empresario espera definiciones (Foto: Natacha Pisarenko/AP)
El presidente Alberto Fernández tomó juramento este lunes a la nueva ministra de Economía, Silvina Batakis, y el sector empresario espera definiciones (Foto: Natacha Pisarenko/AP)

La familia tiene tradición kiosquera desde sus abuelos y asegura que esta situación se vivió con la convulsión que provocó el fin de la dictadura militar y la vuelta de la democracia. “Esto se vivió en el año ‘83 y mi mamá cerró el kiosco una semana porque no se puede vender nada si no sabés el precio de referencia”, dijo.

Quedaron todos los pedidos pausados porque no hay precio”, le escribió en un mensaje de WhatsApp una distribuidora de Isidro Casanova, que le provee parte de los productos que comercializa en el kiosco.

El inicio amargo de la Semana de la Dulzura

Del 1 al 7 de abril se festeja la Semana de la Dulzura, un evento que los kiosqueros esperan ansiosos para potenciar sus ventas, pero este año no parece ser tan dulce. Claudio Páez tiene desde hace 30 años un kiosco en el barrio porteño de Almagro y había mandado a hacer toda la cartelería con las promociones, pero con la renuncia de Guzmán todos sus planes de complicaron.

“Para la Semana de la Dulzura la mercadería que compré la semana pasada aumentó 30% y cuando tenga que reponer la voy a tener que pagar un 30% más cara, un chocolatín de $60 lo voy a pagar $74”, explicó angustiado. Pese al golpe recibido, aseguró que mantendrá las ofertas en pie y que espera que pronto se estabilice la situación.

Si bien se abasteció para cubrir la suba de ventas que proyecta para esta semana, mostró preocupación porque grandes marcas, como la de alfajores triples, “no están entregando mercadería” y “las golosinas aumentaron entre un 15% y 20% y las gaseosas entre un 15% y un 18%”.

“Nos dijeron que va a ser así hasta que se normalice todo. Es un descontrol. No están tomando pedidos porque es tanto el desfasaje que no se sabe qué va a pasar y nos dicen que ante la incertidumbre prefieren no entregar hasta que pase todo esto”, explicó.

En cuanto al tabaco y los habanos importados dijo que “como ya no compran al dólar oficial, aumentaron 30% el precio y en la industria nacional las empresas son chicas y no pueden abastecer todo el mercado”, aclaró.

El Gobierno no nos da respuesta, queremos reunirnos, pero no nos atienden el teléfono”, dijo resignado y con poca expectativa de que la nueva ministra cambie esa forma.

La industria, a la espera del Gobierno

En el sector industrial todo es expectativas por los cambios en el Gabinete. “Entiendo que Batakis tiene experiencia como funcionaria tanto provincial como nacional y formación técnica que, objetivamente, la calificaEs de esperar que tenga respaldo adecuado en lo político para procurar y lograr la estabilización macroeconómica, con equilibro fiscal y sólida política monetaria que el país necesita”, reflexionó Funes de Rioja.

Sin embargo, los problemas también afectan al sector. Jorge Sanvitale, director de Mehcco, alertó que desde que la semana pasada hay proveedores que empezaron a enviar listas de precios nuevas. “Algunos tienen listas con precios base que incluyen algunos descuentos que fueron suprimiendo y aumentó el valor real del material”, explicó.

“Las fábricas que producen los materiales que utilizamos, o la mayoría de ellas, suspendieron las ventas y las listas de precios quedaron sin validez, ya que esperan los nuevos anuncios y cuál es el camino que se tomará para definir los valores de sus productos”, agregó el fabricante de tableros eléctricos.

Como consecuencia, al igual que otros eslabones de la cadena productiva, decidió frenar “el envío de cotizaciones”. “No sabemos los valores que vamos a tener que manejar con nuestros proveedores. Es un momento de absoluta incertidumbre”, consideró.

Dejanos tu Comentario