La Mañana con Vos
Inicio Política Nacional

Culpables para siempre

La llegada de Feletti es una nueva demostración de que en economía la gestualidad política y las expectativas van de la mano. Basta mirarle la cara para que el dólar a 185 ya te parezca barato.

por zoom y con el dedo levantado. cristina fernández acusando a cámara a los jueces

Antes que nada, le damos la bienvenida a Roberto Feletti que esta semana se incorporó al dream team que nos gobierna como secretario de Comercio. Asumió inspiradísimo y al toque implementó una novedosa y genial idea para frenar la inflación: congelar los precios por 90 días. Increíble. ¿Cómo nadie lo pensó antes? Décadas sufriendo el flagelo de la inflación y tenía que llegar Feletti para iluminar el camino. No hay duda de que cuando un tipo está tocado por la varita mágica hace la diferencia.

Viviendas Belgrano

Queremos que la gente se pueda tomar un vino y tenga felices fiestas”, declaró el futuro Nobel de economía y explicó que el congelamiento será hasta el 7 de enero. ¿Lindo febrero nos espera, no?

La llegada de este funcionario es una nueva demostración de que en economía la gestualidad política y las expectativas van de la mano. Basta mirarle la cara a Feletti para que el dólar a 185 ya te parezca barato. Bienvenido champ. Suerte.

CEF Medical
CEF Medical

Dicho esto, vamos a lo importante. Llama la atención que todavía haya gente esperando que el “presidente” lo raje a Aníbal Fernández cuando, en realidad, todos sabemos que eso es casi imposible. No solo porque nuestro excelentísimo “presidente” no puede echar ni a un granadero sino porque el despido del ministro está limitado por una de las 20 verdades kirchneristas (la N°17) tantas veces citada en esta página: “Cada vez que el kirchnerismo raja a uno o a una, siempre será reemplazado por algo peor”. Y peor que Aníbal no hay.

Este es su Pollo
Este es su Pollo

O por lo menos no se vislumbra un reemplazante que cumpla con la verdad kirchnerista más infalible. Por eso Paula Español, esa muchacha que pretendía bajar la inflación midiendo las góndolas con un centímetro, fue reemplazada por Roberto Feletti que cumple a la perfección con la verdad N° 17. La norma nunca falla.

Alguien podría pensar que, en el caso de Aníbal, un buen reemplazo podría ser José López, el de los bolsos y las monjitas, pero lamentablemente el tipo sigue preso. El José López que sería ideal es José López Rega pero ya no está disponible, como tampoco lo está Firmenich que entregó a sus compañeros y se rajó a Cataluña a hacer la revolución armada con tapeos de jamón de bellota y tintos del Rioja.

Te puede interesar:  Sergio Berni calificó la derrota electoral como rotunda y dijo que no le cree al Presidente

El resto de los peorcitos que hay en el mercado no te garantizan que realmente sean peores que Aníbal. Por ahí un De Vido te podría servir pero no sé si está para jugar los 90 minutos. Podría ser Boudou que, a los efectos de arruinar los últimos dos años de un gobierno andaría muy bien, pero el crack está inhabilitado para ejercer cargos públicos. Si Dios quiere, ahora cuando den vuelta la elección de noviembre, se van a poder llevar puesta la Justicia y rehabilitar a Amado, pero para convocarlo ya mismo y ponerlo en cancha no te dan los tiempos.

Por eso el reemplazo de Aníbal es un dilema de difícil solución, tanto para Cristina como para Máximo que son los que deben tomar la decisión y comunicársela al ministro del Interior Wado de Pedro para que éste le pase la comanda al “presidente”.

No debe faltar en el Gobierno quien pretenda sostener a Aníbal hasta las elecciones para adjudicarle la posible derrota y de ese modo meterlo en el Guinness de los Records como responsable de dos catástrofes electorales (2015 y 2021). Eso sería injusto. La del 2015 vaya y pase pero la de las PASO y la eventual derrota del próximo 14 de noviembre (esperemos que no pero podría ocurrir) tienen solo dos protagonistas estelares: Cristina Fernández y Alberto Fernández con la actuación especial de Máximo Kirchner. Los demás ayudan pero son actores de reparto.

Los dos tuits de Aníbal a Nik son mafiosos (sabemos dónde van tus hijas) y antisemitas (mencionó tres veces el colegio judío al que asisten), pero dejan una duda: ¿fue un exabrupto descontrolado o algo fríamente pensado, envalentonado por el sobreseimiento de Cristina en la causa del Memorándum? Veamos.

Tres jueces de esos que nunca faltan sobreseyeron a Cristina y sus amigos en la causa del Memorándum sin siquiera iniciar el juicio oral. Pusieron el gancho y, sin darse cuenta, los condenaron para siempre. Cristina se perdió la oportunidad de despejar infinidad de dudas y responder la pregunta clave que nunca contestó seriamente: ¿Qué corno quisieron hacer con Irán?

Te puede interesar:  Cambios en el gabinete: los nombres que suenan para “la nueva etapa” de Alberto Fernández y Axel Kicillof

En septiembre de 2012, Cristina declaró ante la ONU haber recibido una propuesta de Irán (o sea que tenía razón Pepe Eliaschev cuando denunció negociaciones secretas) aclarando que no avanzaría “sin el acuerdo de todas las fuerzas políticas con representación parlamentaria y las entidades judías involucradas” (textual). Seis meses después, en febrero de 2013, ella aceptó la propuesta sin esa aprobación de todas las fuerzas políticas (solo el kirchnerismo que era mayoría) y sin la de las entidades judías involucradas.

Años antes, propuestas similares iraníes fueron duramente rechazadas por el ex presidente Kirchner, según reveló públicamente su ex canciller Rafael Bielsa. ¿Qué cambió de Kirchner a Cristina? ¿Y qué cambió entre “no voy a aceptar un acuerdo sin el apoyo de todos” en septiembre de 2012 a “ahora acepto lo que se me canta” en febrero de 2013? ¿Qué tiene que ver Chávez en esta historia?

¿Por qué tanto apuro en aprobarlo cuando en Irán ni siquiera lo trataron? ¿Cómo funcionaría la famosa Comisión de la Verdad constituida por juristas argentinos e iraníes que debían investigar una causa en la que estaban acusados los mismos iraníes? ¿Cuánto iban a tardar en traducir al inglés y al farsi una causa con 20 años de expedientes? ¿Qué pasaría en el mientras tanto? ¿Por qué el Memorándum indicaba que el acuerdo debía informarse a Interpol? ¿Cómo se relaciona eso con las alertas rojas? ¿Por que Luis D’Elía estaba en la Casa Rosada negociando no sé qué cosa con no sé quién, según se desprende de las escuchas publicadas? ¿Qué quiso decir el enviado iraní que hablaba con D’Elía cuando dijo “el rusito nos cagó”? ¿Quién es el rusito? ¿Qué significa que “los cagó”? ¿Les habían prometido algo y no se cumplió? ¿Qué les habían prometido?

En su libro “Sinceramente”, Cristina dice que el Memorándum fue un acto de ingenuidad. ¿Ingenuidad de quién? ¿De ella? ¿De la Cancillería? ¿Pensaban que podían engañar a los iraníes? ¿De qué estamos hablando?

Te puede interesar:  Congreso: Cristina Kirchner apura la última sesión antes de perder la mayoría

El “presidente” Alberto Fernández, abogado y docente de la UBA, puso por escrito el 16 de febrero de 2015 en el diario La Nación: “Cristina sabe que ha mentido y que el Memorándum solo buscó encubrir a los acusados” y agregó “solo un necio diría que el encubrimiento presidencial no está probado” (textual). No fueron frases improvisadas en televisión sino que lo puso por escrito. Cuando escribís algo lo pensás bien, lo revisás, se lo das a leer a alguien de confianza, lo repasás cincuenta veces y después lo publicás.

Ahora Alberto dice que solo fue crítico del Memorándum. No es cierto. Ser crítico sería decir que el Memorándum no era la manera de llegar a la verdad o que no servía para avanzar en la causa. Pero él no dijo eso. Él dijo que fue un encubrimiento presidencial y que Cristina miente. Eso no es estar en desacuerdo. Eso es una denuncia grave. Gravísima. Ni más ni menos que la misma denuncia que hizo Nisman. Por eso también hay que explicar Nisman. Todo Nisman.

El Memorándum con Irán es el segundo acto de política internacional más vergonzoso de la historia argentina, detrás del delirio de Galtieri en 1982. El país merece una explicación.

Cristina y compañía se perdieron la posibilidad de explicarlo y cometieron un error garrafal: se condenaron ellos mismos frente a la historia. Cristina dijo en 2019 “la historia ya me juzgó”. Tiene razón. Al perderse la oportunidad de ser absuelta en un juicio ordinario se condenó a sí misma frente a la historia. Ahora son culpables para siempre. No habrá nada que pueda cambiar esto. Nunca. Jamás. Desde ahora y por el resto de los tiempos, culpables. Ellos solos se metieron en la celda y tiraron la llave al mar.

Es en este contexto que debemos leer el tuit de Aníbal. Por eso va a ser tan difícil conseguirle reemplazo. Casi tan difícil como conseguírselo al genial Feletti.

FuenteClarin
Artículo anteriorMarcelo Tinelli apuntó contra el Gobierno: “Todo lo que dicen, después no lo cumplen”
Artículo siguienteAl kirchnerismo se le subió el fracaso a la cabeza