Inicio Justicia DENUNCIÓ CORRUPCIÓN JUDICIAL Y HOY SERÍA DESTITUIDO POR HACERLO

DENUNCIÓ CORRUPCIÓN JUDICIAL Y HOY SERÍA DESTITUIDO POR HACERLO

Día clave para Enrique Pedicone en la Legislatura por su juicio político

Enrique Pedicone 1
Juez Enrique Pedicone

Hoy será un día que puede entrar en la historia de Tucumán, por tratarse de una de las manchas más oscuras en materia judicial y política. Y es que el camarista Enrique Pedicone estará presente desde las 9 para hacerle frente al Jurado de Enjuiciamiento, que lo tratará como si se tratara de un pelotón de fusilamiento, dispuesto a sacrificarlo como una suerte de mensaje correctivo hacia quien se atreva a denunciar el entramado entre la Justicia y el poder político.

Lo irónico del caso es que el Jurado de Enjuiciamiento es un órgano encargado de depurar al Poder Judicial de la provincia. Sin embargo, pareciera que la idea de depuración pasa, no por el hecho de limpiar la Justicia de los malos, sino que, por el contrario, apunta a sacar del camino lo que considera obstáculos para continuar manejándose con la impunidad que el propio Pedicone denunció y por lo que hará lo enjuiciarán.

Todo comenzó cuando el juez denunció que el vocal de la Corte Suprema, Daniel Leiva, había incurrido en tráfico de influencia y de estar a las órdenes de Juan Manzur y de Osvaldo Jaldo. Semejante denuncia hubiera significado un verdadero escándalo en cualquier parte del mundo, y la inmediata investigación al acusado. Sin embargo, Tucumán parece ser el mundo al revés y se hizo todo lo contrario. Se decidió enjuiciar al denunciante.

Te puede interesar:  Comenzaron a investigar el patrimonio de Alberto Nisman y embargaron los bienes de su familia

Ni siquiera las contundentes pruebas que recolectó Pedicone, fueron suficientes para que su denuncia fuera tenida en cuenta. Por el contario, fueron desestimadas las grabaciones que tenía en contra de Leiva, las mismas que dieron la vuelta el país y que causaron conmoción a nivel nacional. Claro, hay una explicación clara pero que ningún legislador se animará a aceptar, y es que el ir contra un juez que supuestamente es sirviente del poder político es imperdonable.

Al enemigo ni justicia, parece que se juramentaron en la Legislatura de Tucumán, todo indicaría que Osvaldo Jaldo utiliza la Cámara cuyos integrantes deberían representar al pueblo. Sin embargo, representan cabalmente los intereses del poder político, ese que conducen Manzur desde el Gobierno y Jaldo desde el Legislativo. ¿Cómo puede ser que el lugar donde deberían deliberar nuestros representantes se haya convertido en una escribanía?

¿Cómo puede ser que esto se haya naturalizado de tal forma que nadie se sorprenda de que hoy la Cámara legislativa será más bien un cadalso para un hombre que tuvo la osadía de enfrentar al poder? Es cierto que la sociedad está inmersa en numerosos y serios problemas por culpa del mal manejo de la clase política. Pero también es cierto que no debiera ser posible consumar una injusticia como la que se producirá de seguro este día.

Te puede interesar:  Usuarios protestaron en las puertas del ERSEPT rechazando el tarifazo de energía

Al fin y al cabo, no es tanto el accionar de los malos lo que condiciona un presente sin esperanza de futuro. Es la falta de reacción de los buenos, lo que posibilita que los malos se salgan con la suya y no es esto lo que debería suceder en nuestra provincia. No cuando la destitución de Pedicone se convierta en un fuerte símbolo de impunidad y un claro mensaje faccioso para el resto de fiscales y jueces honrados que luchan por una Justicia digna y transparente.