Entrega de ambulancias
Inicio Actualidad

¿EL 2021 SIN CLASES?

Tanto el oficialismo nacional como el provincial, tendrán la difícil tarea de tener que remediar las consecuencias de la pésima política sanitaria aplicada

Aula Vacía
Trasplante de medula osea

Despacio y casi como murmurando, ha comenzado a circular la posibilidad de que las clases no comiencen este año. Pero a medida que pasan las horas, la chance de que nuevamente la presencia de los chicos en la escuela no se concrete comenzó a hacerse más fuerte. Sin ir más lejos, ya los docentes advirtieron que volverían a las aulas sólo en el caso de que exista un protocolo sanitario que los proteja de cualquier contagio.

Pero además, un detalle para nada menor consiste en el hecho de que los docentes harán hincapié en el hecho de que se les atiendan los reclamos salariales. En ese sentido, ni lerdo ni perezoso, el ministro de Educación, Nicolás Trotta, quiso despejar toda duda y de forma presurosa anunció que las clases presenciales empezarían en marzo, y para asegurar una vuelta efectiva, realiza un recorrido por las provincias del NOA.

Sin embargo, cuando llegue este martes a Tucumán, una sorpresa lo estará esperando debido al hecho de que los docentes tucumanos fijaron posición sobre la vuelta a clases y realizaron los ya mencionados reclamos salariales que jugarían un papel todavía más decisivo que las medidas de seguridad contra el coronavirus. De todos modos, una de las cuestiones más importantes a tratar para la vuelta a las aulas en plena pandemia es la seguridad a nivel sanitario.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

Y es que los sindicatos de docentes coinciden en que los miedos no provienen únicamente del lado de los padres que mandan a sus hijos a las escuelas, sino también de los docentes que pertenecen a grupos de riesgo, algo de lo cual no se habla. De lo que tampoco se dice mucho es acerca del hecho de que la hipotética vuelta a clases no sería para todos los alumnos al mismo tiempo como se preveía en un principio.

Esto se debe a que se contempla una especie de sistema dual en el que, por una parte, los alumnos volverían de manera parcial y en grupos reducidos a las aulas, y por otra, se trabajaría con la modalidad virtual de la misma manera que el año pasado. Pero si bien puede ser cierto que es necesario que se combine la virtualidad con lo presencial, para poder hacerlo el acceso a las tecnologías también debe estar garantizado, cosa que no sucede.

Pero en lo que hace a la cuestión salarial, los dirigentes de sindicatos y gremios aseguraron que ese es una gran determinante para comenzar el ciclo lectivo. Cabe recordar que en 2020 sólo recibieron un 6% de un aumento unilateral no acordado y sufrieron un 30% de inflación por lo claramente perdieron poder adquisitivo. En ese sentido, reclamaron que se encuentran a la espera de una respuesta por parte del Gobierno provincial.

En ese sentido, expresaron que si no se escuchan los reclamos y se llega a un acuerdo, la vuelta a las aulas no será una opción. De esta manera, tanto el oficialismo nacional como el provincial, tendrán la difícil tarea de tener que remediar las consecuencias de la pésima política sanitaria aplicada, así como también los daños colaterales en materia de ingresos que padecieron los ciudadanos si es que quieren que la vuelta a clases sea una realidad.

Dejanos tu Comentario