Vacunación Gripe 2

El kirchnerismo se llevó puesto el sistema jubilatorio argentino

Dentro del sistema jubilatorio actual hay más personas con los aportes incompletos o nulos que con los aportes totales efectivamente realizados, por lo que aquellos que aportaron durante toda su vida hoy no tienen absolutamente nada

cristina fernández de kirchner y sergio massa
La vicepresidente Cristina Fernández de kirchner y Sergio Massa
Acceso a la Justicia

Para que el esquema populista pueda desarrollarse y resultar sostenible en el tiempo –al menos sostenible para los gobiernos–, se deben cumplir dos condiciones elementales: estar alejados del mundo y disponer de recursos para dilapidar en prácticas demagógicas. Transcurría el año 2008 y el populismo instaurado por el matrimonio Kirchner empezaba a mostrar sus primeros síntomas de agotamiento.

En noviembre de ese año 2008 y luego de la batalla perdida con el campo, el kirchnerismo fue por más: ante un Congreso Nacional exultante, logran estatizar los fondos de las AFJP (Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones), fondos estos que desde 1994 pertenecían a todos aquellos que habían optado derivar sus aportes hacia un sistema de jubilación privado.

Asistencia Pública

Esta caja representaba para el gobierno unos 30.000 millones de dólares, algo así como 98.000 millones de pesos de aquel tiempo. Estos fondos expropiados pasaron a formar parte del FGS (Fondo de Garantía de Sustentabilidad) que según se informó en su momento, iba a tener la finalidad de garantizar un ingreso digno para los jubilados y poder actuar de fondo “contracíclico” cuando una crisis atraviese nuestra economía. Toda una gran utopía.

Cumplimos

El primer efecto de la estatización de las AFJP llegó más temprano que tarde: se comenzó a jubilar a todo aquel que requería un haber previsional. No importaba si había o no realizado a través de los años los aportes correspondientes: solo era relevante darles a todos un subsidio encubierto en un disfraz de haber jubilatorio. Se jubilaron sin aportes cerca de 3.700.000 de personas.

Planta Asfáltica

Para tomar dimensión del desfalco que se le realizó al sistema jubilatorio: suponiendo que estas personas se hubiesen jubilado con un haber mínimo, y que todos tenían al momento de jubilarse una esperanza de vida promedio de 15 años, la hipoteca resultó finalmente de 151.515 millones de dólares, algo más de un tercio del PBI argentino. Esta hipoteca aún la estamos pagando, especialmente los jubilados y pensionados que reciben un haber cada vez más miserable.

En el momento en el que el kirchnerismo decidió impulsar la estatización de los fondos privados de jubilación, los pasivos cobraban un haber mínimo de 210 dólares. Ese monto llevado a la actualidad equivale a unos 295 dólares, lo que representarían al tipo de cambio libre unos 115.050 pesos. Hoy ese haber mínimo es de 73.665 pesos, lo que implica que desde que se estatizaron las AFJP –y a pesar de las promesas oficiales– los jubilados perdieron el 36% de su poder de compra.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

Incluso hace algunos días el Congreso transformó en ley una nueva moratoria previsional que incorporará 800.000 personas al sistema sin que tengan realizados la totalidad sus aportes: si nuevamente utilizamos el supuesto que todos ellos se harán de una prestación equivalente apenas al haber mínimo y su esperanza de vida es de 15 años, la deuda que se generó solo con la aprobación de la última moratoria ha sido de 30.000 millones de dólares.

En ese marco, cabe mencionar que, como dato adicional cabe recordar que dentro del sistema jubilatorio actual hay más personas con los aportes incompletos o nulos que con los aportes totales efectivamente realizados. Además, gran parte de ANSES se sustenta en parte de los impuestos que recauda el Estado nacional y que se derivan al pago de jubilaciones. El sistema está quebrado.

Por cierto, es menester dar cuenta también de que esta semana se le han pesificado al Fondo de Garantía de Sustentabilidad nada menos que la suma de unos 4.000 millones de dólares. Lo cierto es que parece ser algo irrelevante ante tantos años de barbarie y descontrol fiscal con el dinero de aquellos que aportaron durante el transcurso de toda su vida y que hoy no tienen absolutamente nada.

Dejanos tu Comentario