Boleto Gratuito

Enfermedades que llegan y médicos que se van, problemas que desvelan al decano de Medicina de la UNT

Tres aspectos que inciden en la salud pública ocuparon el podio de problemáticas que afligen al decano de la Facultad de Medicina de la UNT, según él mismo se encargó e exponer en una entrevista concedida a un canal de streaming.

MATEO MARTINEZ. Decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Tucumán.
MATEO MARTINEZ. Decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Tucumán.
Descacharreo

Las enfermedades ocasionadas por el cambio climático, en especial el dengue, zika y chikungunya, disputaron el segundo lugar con la problemática salarial de los profesionales médicos, relegadas ambas por algo que para Mateo Martínez resulta de suma gravedad: la partida de médicos recién recibidos en busca de mejores condiciones de trabajo.

“El fenómeno básicamente es que cuanto más desarrollada, más rica, más opulenta es una sociedad paga mejores salarios, en general, al personal calificado. Argentina tiene cierta migración. El único país limítrofe al que están migrando algunos jóvenes es a Chile; otros a Estados Unidos y a Europa, sobre todo España”, aseguró el académico. 

Fumigación y Limpieza

Y agregó que “Tucumán no está exenta de eso. Hay algunos que migran pero la cantidad no es tan significativa. Lo que sí nos pasa es una migración interna. Se van los jóvenes de Tucumán a la Pampa húmeda, que paga mejor salario que nosotros. Rosario, Buenos Aires, Córdoba pagan mejores salarios que nosotros”.

Movilidad Urbana

Según los números que maneja el médico, el 40 por ciento de sus nuevos colegas recibidos en Tucumán, dejan la provincia en busca de mejores horizontes, desalentados por los bajos salarios del sistema de salud pública. “Es en todo el país, pero también se está manifestando fuerte en Tucumán. Hay algunas especialidades críticas como emergentología, terapia intensiva, neonatología que está con baches”, remarcó Martínez.

A la hora de plantear soluciones, el decano evitó poner en primer lugar la necesidad de mejorar las condiciones salariales del sector público, ante la evidencia de que sonaría casi utópico en el actual contexto nacional, y planteó en cambio la opción de apelar a la buena voluntad de los flamantes médicos, recordando cuánto invirtió la sociedad tucumana en solventar su formación.

“Formar un médico en Argentina cuesta U$S 117.000 en promedio para una carrera de seis años. Estamos hablando que cada estudiante le cuesta a la sociedad U$S 20.000 anuales, en promedio. Si yo estudio en la escuela pública, gratuita, debería considerar, una vez que me gradúe, devolverle algo a la sociedad que ha mantenido mis estudios”, detalló.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

Recién al final, acotó que “el problema está en que si los salarios que pagan los servicios de salud no son atractivos, los jóvenes también lo toman como un dato al momento de hacer una elección, algo que me parece razonable. No es un tema menor”.

Sobre el final de la entrevista, Mateo Martínez lamentó que nuestras costumbres, dañinas para el medioambiente, producen la radicación como endémicas de enfermedades potencialmente mortales como las que transmite el mosquito aedes aegypti, que pasaron de manifestarse en brotes esporádicos, a causar olas de contagios como la que azotó a Tucumán a comienzos de este año.

A esos males ya conocidos, Martínez sumó al mas recientemente instalado brote de encefalitis equina, advirtiendo que ya se registraron casos en animales radicados en Rosario de la Frontera, muy cerca del límite con nuestra provincia, en un sector en el que la movilidad de animales no reconoce barreras sanitarias.

Y remarcó que esta, al igual que las ya conocidas, se transmite a los humanos usando como vehículos a los mosquitos, esos que ya son una presencia constante en cada rincón de la provincia como consecuencia, justamente, del cambio climático que contribuye a su irrefrenable proliferación.

Ante este panorama, el planteo para el decano de Medicina de la UNT fue una vez más apelar a la responsabilidad personal de cada uno de los miembros de la sociedad, instando a que cada uno cambie todo lo que pueda sus hábitos para contrarrestar el daño al ambiente, en la provincia donde la quema de caña, el mal manejo de los residuos y la contaminación de los cursos de agua son moneda corriente.

Dejanos tu Comentario