Inicio Mundo

Fue a una fiesta, le robaron el auto y lo encontró días después con una sorpresa que no esperaba

“Encontramos tu auto, pero con un perro flaco encima que se niega a irse o dejar que alguien se acerque”.

ny7pys2nsven3p5q2gawilu7j4
Le robaron el auto y lo encontró días más tarde con una sorpresa que no imaginaba.

El fin de semana pasado, mientras Vitor Mangino (18) conducía a una fiesta en la región de Vila Margarida, en Brasil, jamás imaginó que la noche terminaría tomando un giro desagradable (o no tanto). Estacionó el vehículo en una calle alrededor de las 11 de la noche y a las 3 de la mañana regresó al lugar para retirarse. Pero, mientras estaba en la fiesta, le robaron el auto y, por supuesto, no lo supo hasta la madrugada, cuando quiso volver a casa. “En ese momento, me tomó un tiempo pensar en el robo, pensé que había olvidado dónde lo dejé”.

Viviendas Belgrano

“Cuando llegué al lugar donde había estacionado, mi auto ya no estaba allí. Estaba desesperado. Busqué por todas partes, pero no pude encontrarlo”. Lo que Mangino no sabía en ese momento era que este evento finalmente cambiaría su vida para siempre.

.
.

“¿También le robaron a su perro?”, le preguntó el policía

Llamó a sus padres e hizo la denuncia ante la policía sobre su auto robado. Ese mismo día, Vitor supo a través de grupos de amigos que otros tres vehículos habían sido robados e incendiados. “Pensé que mi auto también se habría quemado y que nunca lo volvería a encontrar”. En los días siguientes, como no recibió noticias, comenzó a preocuparse de que se hubiera perdido para siempre y estaba a punto de darlo por perdido cuando, finalmente, un llamado lo sorprendió.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta
Te puede interesar:  Misil se dio vuelta en el aire e impactó a la base rusa que lo había lanzado

“Era el sargento de policía. Habían encontrado mi auto en la zona de Moreninha. Me preguntó si yo también había perdido un perro. Dije: No, solo el auto. Y el policía me respondió: Bueno, hay un perro encima de tu auto y se niega a irse o dejar que alguien se acerque. Cuando escuché eso, se me puso la piel de gallina”. Al recibir la noticia, estaba en la casa de una tía, al otro lado de la ciudad. “Simplemente me arrodillé, comencé a llorar y agradecí a Dios. Luego volé al lugar donde la policía me informó que estaba mi auto”.

Violencia de género
Violencia de género
Inseparables.
Inseparables.

“Cuando me vio reaccionó como si nos conociéramos de toda la vida”

Al llegar allí, Vitor encontró el vehículo deteriorado, pero no en llamas. “Qué bueno”, agradeció. Pero cuando vio al perro encima del auto, parecía que lo conocía desde hacía años. “Estaba feliz, meciéndose por todas partes, se sentía como si hubiera sido mi compañero por mucho tiempo “. Aunque era la primera vez que veía a ese misterioso cachorro, sintió una conexión de inmediato. “Fue muy amable conmigo”, dijo Mangino. “Actuó como si hubiéramos sido amigos desde siempre”.

Parecía que el auto de Mangino ahora venía con un perro. Decidió adoptarlo y lo llamó Heineken. Estaba desnutrido y sucio. Al día siguiente, Heineken recibió un buen baño y luego lo llevaron al veterinario, se sometió a consultas y exámenes. Fue atendido por el veterinario Helder Oliveira de la Clínica Casa do Catioro. “Hicimos todos los chequeos veterinarios para saber cómo estaba su salud . Confiamos en que pronto recuperará peso y mejorará. La historia es increíble, parece que él mismo eligió a Vitor”, dijo el veterinario, que incluso se emocionó.

Te puede interesar:  La ONU denunció más casos de torturas y detenciones arbitrarias en Venezuela
Heineken y Vitor
Heineken y Vitor

En cuanto al auto, Vitor tendrá que invertir unos cuatro mil reales en daños y ahora, va a su trabajo de electricista en bicicleta, mientras lucha para que el vehículo sea reparado. El auto robado era un Corsa modelo 2000, que Vitor compró hace 8 meses y aún le quedan muchas cuotas por pagar.

De dónde provino exactamente Heineken es una incógnita. Pero una cosa es segura: ahora tiene una casa. Desafortunadamente, el robo dejó el auto de Mangino con algunos daños: el motor había sido manipulado y el sistema de sonido no estaba. Pero sabiendo que todo lo llevó a conocer a Heineken, Mangino no se siente triste por la situación. “Tuve una pérdida de alrededor de mil dólares. Pero al menos gané un amigo. Haré de él el perro más feliz del mundo”.

FuenteLa Nación
  • Buscar por Temas Relacionados
  • Brasil
Artículo anteriorTemporal en Tucumán: todavía hay localidades aisladas en los valles
Artículo siguienteAsaltaron a un cadete, huyeron de la Policía y así terminaron (video)