Inicio Sociedad La emotiva historia de Toto, el perro callejero que esperó un mes...

La emotiva historia de Toto, el perro callejero que esperó un mes a su dueño en la vía del tren

Ocurrió en la provincia de Buenos Aires.

La historia del perrito Toto y su amigo Facundo se hizo viral entre los vecinos de Esteban Echeverría, el distrito del Sur del Gran Buenos Aires. Es que Toto esperó a su dueño al costado de las vías del paso a nivel de El Jagüel durante un mes, exactamente desde que el hombre decidiera quitarse la vida en ese lugar al paso del tren.

Todos los días Toto fue hasta ahí, al punto que los vecinos empezaron a darse cuenta que el animal esperaba a una persona en particular y se dieron cuenta del porqué.

Facundo Brusco era su nombre, tenía 27 años. Trabajaba en una tienda de mascotas y, desde que vio a este perrito decidió alimentarlo todos los días. Pasaban juntos las jornadas de trabajo y el perro decidió que Facundo sería su nuevo amo.

Durante la semana, el animal acompañaba a Facundo al trabajo y se quedaba allí con él, se hacían compañía mutuamente y jugaban. Al finalizar el día, él acompañaba a su dueño nuevamente a la estación y dormía allí.

Facundo Brusco (27), luchaba contra una fuerte depresion.
Facundo Brusco (27), luchaba contra una fuerte depresion.

“Facu me dijo que iba todos los días un perrito pero que no parecía que viviera en la calle porque tenía collar. Igual le daba de comer y beber”, contó Karina, la mamá de Facundo.

Te puede interesar:  Hoy a las 16.00 horas, convocan a nueva marcha por Ana Dominé

El joven de 27 años luchaba contra una fuerte depresión desde el 2012, y estaba bajo tratamiento psiquiátrico y psicológico, Facundo tomo la trágica decisión el pasado 14 de agosto en el paso a nivel de la estación El Jagüel.

Los vecinos ya no notaban tanto la presencia del perrito, sólo lo veían caminar como perdido por la estación, hasta que se instaló al costado de las vías donde Facundo falleció. Los vecinos, conmovidos por lo sucedido, decidieron improvisarle una cucha con cajas y una bolsa de consorcio para que no se mojara con la lluvia y lo alimentaban todos los días.

La cucha que los vecinos armaron cuando pasaban por la estación de El Jagüel
La cucha que los vecinos armaron cuando pasaban por la estación de El Jagüel

Hasta que Patitas Glew, un grupo de rescatistas independientes, se enteró del caso y decidió acercarse al lugar para rescatarlo. “Cuando fuimos nos costó mucho agarrarlo, es muy desconfiado y estaba muy asustado”, cuenta Sol, una de las integrantes del grupo.

Al perro lo bautizaron “Toto” y lo llevaron a un hogar en tránsito. Como suelen hacer siempre, lo publicaron en las redes sociales para encontrarle un nuevo hogar que le devolviera la alegría.

Llegué a la publicación de Toto hace 15 días gracias a mi cuñada. Cuando leí toda la historía me di cuenta de que ese perro era el mismo del cual Facu me había hablado”, dice emocionada Karina.

La historia continúa de la manera más linda e impresionante. “Toto” era el apodo que la familia de Facundo usaba para nombrarlo. “Cuando leí que al perro lo habían bautizado Toto nos largamos a llorar junto a mi hija. Facundo no se podía ir así sin más, yo le pedí una señal para saber que estaba en paz y al otro día me entero de esto, no sabía como reaccionar, solo quería tener a ese perro conmigo”, se emociona la mamá de Facu.

Te puede interesar:  Festejos Día del Estudiante

Apenas las chicas de Patitas Glew vieron el comentario de Karina en la publicación de Instagram, se pusieron en contacto con ella para ver la posibilidad de adopción. La cucha que los vecinos armaron cuando pasaban por la estación de El Jagüel

Además, “Toto” era el apodo que la familia de Facundo usaba para nombrarlo.
Además, “Toto” era el apodo que la familia de Facundo usaba para nombrarlo.

Desde hace una semana, Toto está viviendo en la casa de Facundo, junto a su familia. “Al principio estaba asustado”, cuenta Karina, pero sin dudas Toto ya sabe que encontró su lugar en el mundo. Ni más ni menos que con la familia de quien lo cuidó y amó mientras estaba en la calle.

Toto les devolvió algo de la alegría a la familia de Facundo, y cada vez que lo ven, saben que Facu está ahí devolviéndoles algo del amor que se llevó.