Operativo Dengue

La lamentable marca inflacionaria del kirchnerismo

A menos de 10 días de su despedida, la gestión de Alberto Fernández y Cristina Kirchner se aseguró un triste récord.

Cristina Kirchner y Alberto Fernández
Alberto Fernández y Cristina Kirchner (Archivo)
Aprestamiento Escuelas

A menos de 10 días de su despedida, la gestión de Alberto Fernández y Cristina Kirchner se aseguró un triste récord: será la Presidencia con mayor inflación acumulada desde comienzos de los años 90. En ese marco, está claro que la suba del costo de vida en la Argentina se aceleró a comienzos de este milenio, cruzó administraciones y, lejos de encontrar soluciones, empeoró a lo largo de los años.

Con el 8,3% que informó hace un par de semanas el Indec para el pasado mes de octubre, la inflación registrada en los últimos 12 meses ascendió a nada menos que un total de un 142,7%. Restaurantes y hoteles (164,9%), Recreación y cultura (154,8%), Equipamiento y mantenimiento del hogar (152,1%) y Alimentos (153,8%) encabezan las subas interanuales, según los registros del ente estadístico.

La aceleración registrada en los últimos meses se dio en un contexto de elevada inercia. Desde diciembre de 2019, cuando Alberto Fernández y Cristina Kirchner asumieron como presidente y vicepresidenta, hasta la actualidad, la inflación acumulada en el país es del 814%, según los números del Indec. En otras palabras, los precios, en promedio, se multiplicaron por nueve en casi cuatro años en la Argentina.

Cabe mencionar que la cifra, a su vez, esconde dinámicas heterogéneas, dispersión entre categorías y rubros con ajustes postergados que presionarán en el futuro. Es parte de la “inflación reprimida”, en la jerga de los economistas, que deriva de los planes de congelamiento, intervención en los precios o acuerdos en diferentes segmentos, como los alimentos, los combustibles o las tarifas de los servicios públicos.

SE PA RA

Según estimaciones, esa cifra llega hasta un 58% si se considera el atraso en el tipo de cambio (el dólar mayorista está fijo en $350 desde el día posterior a las PASO), el programa Precios Justos en productos de consumo masivo, el precio de las naftas y las tarifas de luz y gas, que no tuvieron incrementos desde las PASO pese al compromiso que había firmado el Gobierno en la última revisión.

Ese registro de la dupla Fernández-Kirchner es el peor de las últimas cinco presidencias, en las que la inflación volvió a ser un problema macroeconómico en la Argentina. Antes de la actual gestión, en la presidencia de Mauricio Macri, la inflación acumulada en igual período (diciembre de 2015-octubre de 2019) fue del 271%.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

Un escalón por debajo se ubica el registro acumulado durante la segunda presidencia de Cristina Kirchner (2011-2015), que llegó al 176%. En su primera gestión, (desde diciembre 2007 hasta 2011), la inflación acumulada en esos casi cuatro años fue del 119%, según las estimaciones que incluyen un asterisco ineludible: en estas presidencias, se consideraron las cifras del IPC de la provincia de San Luis.

Es que desde 2007 hasta su normalización, en el primer semestre de 2016, el Indec estuvo intervenido y sus cifras, manipuladas y falsificadas, en un intento del Gobierno de entonces por ocultar el crecimiento del costo de vida y su impacto sobre otros indicadores, como los ingresos y la pobreza. Además, cabe sumar un dato: Massa, por sí solo, acumula un 193% de inflación en tan solo un año y dos meses.

Dejanos tu Comentario