Boleto Gratuito

La lección de “la marcha de las piedras”

Dejó muestras de dolor e indignación y el Gobierno nacional quiere apropiársela

la marcha de las piedras 40un8677u 640x361 1
Descacharreo

Y un día, las plazas de Argentina fueron el escenario de velorios colectivos, encuentros sagrados donde las familias dieron el último adiós a sus seres queridos, muertos por COVID-19. Cada uno trajo una piedra como símbolo de eternidad. Cada piedra tenía un nombre, una fecha, un recuerdo. Todas distintas, en forma y tamaño, algunas de ellas eran padres, otras madres o tal vez tíos.

También había hermanos, hijos, esposas y maridos. Los abuelos no faltaron al igual que los nietos, sobrinos y amigos. Cada piedra era una persona que partió sin un abrazo, sin un beso, sin velorio ni despedida. Sin acompañamiento familiar, sola. En la ausencia de afecto y compañía más cruel e indecible. Sola, sin oportunidad de una vacuna que pudiera darle una chance más a esa vida que se extinguía, devorada por un bicho implacable que mata sin distinciones.

Boleto
marcha de las piedras el vwol dhj9 720x0 1

Cada roca, una historia inconclusa. Una tumba simbólica. Un pedazo de sustancia mineral inalterable que perdurará en el tiempo y el espacio para siempre. Para que esas vidas nunca se olviden. Y para que esta vergüenza, en parte evitable, tampoco. Cientos de miles de piedras brotaron de las bolsas, de los bolsillos y las manos de los que, aún vivos, en paz y con respeto se acercaron a las puertas de un reino que está sordo, ciego y mudo.

Y las rocas, pequeñas, medianas y grandes, cayeron con todo el peso de la verdad y del dolor. Llegaron inesperadamente, al igual que la muerte injusta y a destiempo que alcanzó a esos tantos que hoy, inmortalizados en montañas de piedras, oprimen el corazón de todo un país espantado, que no encuentra respuesta frente a la ignominia de quienes jugaron a la ruleta rusa con la vida de los que amamos.

Negocios
ggrwuukwtjdqtbuy7ddroxulbe

Pero ahora el Gobierno nacional pretende apropiarse del memorial y, al mismo tiempo, invisibilizar el dolor que le causó a más de 110 mil familias argentinas. La exhibición de los nombres de los fallecidos debe estar en un lugar público, de acceso a todos los ciudadanos que quieran recordar a sus seres queridos y no dentro del patio interno de la Casa Rosada que da al ingreso principal, sobre la calle Balcarce 50.

La realidad es que desde el Gobierno nacional no entendieron nada y ahora se robaron las piedras. Antiguamente las tumbas se cubrían y se rellenaban con más piedras para asegurarse que el lugar no fuera abandonado o profanado. Se colocaba una piedra y no una flor porque la piedra era una obra de la creación muy antigua y de vida muy larga. La piedra es eterna. Las flores se marchitan, pero las piedras no.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

Así, en paz, con muestras de dolor, pero también de indignación, la Marcha de las Piedras se convirtió en un duro grito de protesta, con epicentro en la Casa de Gobierno y en la quinta de Olivos, contra la administración de Alberto Fernández tras conocerse que la primera dama, Fabiola Yáñez, festejó su cumpleaños junto a una decena de personas violando el aislamiento social preventivo y obligatorio dispuesto por el propio Gobierno.

Dejanos tu Comentario