Entrega de ambulancias
Inicio Sociedad

La nueva semi peatonal de Mendoza al 800 ya le cambió la cara a esa zona

CAMBIO. La obra incluyó la recuperación de la fachada de El Buen Pastor. LA GACETA / FOTO DE Franco Vera.
Trasplante de medula osea

Era un espacio despreciado, de paredes pintadas y casi infinitas capas de propagandas gráficas políticas, contenedores malolientes, automovilistas desorientados (se cambió el sentido del tránsito en varias ocasiones), veredas rotas y estacionamiento ilegal de motos. Eso cambió, por lo menos en ese lugar del microcentro de la ciudad. Se trata de la segunda semipeatonal, ubicada en Mendoza al 800. Hoy se inaugura la obra que comenzó a principios de enero y en la cual se invirtieron unos 9 millones de pesos: el 70% se hizo con dinero de un programa de la Nación y el resto, con fondos de la Municipalidad de la Capital.

¿Qué sigue en el futuro en la ciudad? En enero, al inicio de esa semipeatonal, el intendente, Germán Alfaro, anunció que se está proyectando una obra de remodelación de la calle 25 de Mayo, entre Santiago del Estero y San Martín. “Vamos a cambiar el aspecto de esa calle, que es una de las más importantes de la ciudad”, resaltó entonces.

Resultaba difícil caminar por las veredas de Mendoza al 800, sobre todo a personas que llevaban cochecitos de bebés o con discapacidad motriz. Las aceras eran angostas y estaban rotas. Entonces, como en toda semipeatonal, se les dio más espacio a aquellos que van a pie o en sillas de ruedas: se agregó de cada lado un metro y medio de vereda, con una línea de piso antideslizante entre las baldosas graníticas. 

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

Se agregaron 12 bancos de madera iguales a los de las peatonales Mendoza y Muñecas y se plantaron unos 16 lapachos de gran porte. Ese fue un acierto: no son plantines, por lo que tienen más expectativas de vida. “Luego seguiremos plantando árboles de ese tamaño en la peatonal Mendoza. Son fuertes y muy desarrollados”, resaltó Luis Lobo Chaklián, subsecretario de Planificación Urbana, que encabezó las obras. También se modificó el alumbrado público: colocaron 13 farolas con luces led.
Al agrandar las veredas, naturalmente la calle se achicó: ahora mide 4,50 metros, detalló Lobo Chaklián. Por allí ahora se tiene que circular a no más de 30 kilómetros por hora. Para la carga y descarga y el ascenso y descenso de pasajeros se construyeron dos dársenas que están señalizadas con cartelería vertical. Por otra parte, el estacionamiento está prohibido las 24 horas (hay tres cocheras que siguen trabajando) y el sentido de la calle es de este a oeste (ingreso por Junín, en dirección hacia Salta).

“Hermosa”. Así quedó la semipeatonal según Adriana Neme, que durante un tiempo vivió en esa misma cuadra y que el sábado se acercó para ver cómo quedaron las obras. “Le dieron vida. Era una cuadra muerta. De todas formas queda una prueba de fuego: ¿cómo quedará después de que abran los boliches? Siempre la ensuciaron, hacían sus necesidades en la vereda las personas que salían de los boliches. Me cansé de llamar a la Policía por eso. Ahora veremos si la van a cuidar”, advirtió la mujer. Los propietarios de los boliches afirmaron que su responsabilidad es cuidar lo que pasa puertas adentro de los locales. Agregaron que son conscientes de los problemas que se desatan a la salida, pero les piden a las fuerzas de seguridad que mantengan ellos el orden en la calle.

Isabel García, encargada de un local de esa cuadra, coincidió con Neme en que el paisaje ha cambiado positivamente, a lo que agregó que también mejoró la limpieza: “ya no están los contenedores, que tenían mal olor y a los que les volaban moscas todo el tiempo”. Otros comerciantes, sobre todo los de las guarderías, confesaron que ven con ansias la inauguración, ya que perdieron clientes desde enero, cuando comenzaron los trabajos de jerarquización de la cuadra.

Le sacaron centímetros de papeles y pintura. Por ello, hoy en la fachada de la iglesia del Buen Pastor, que está ubicada en la esquina de Salta y Mendoza, se pueden ver las venecitas que nacen desde el zócalo. “El frente de ese edificio de más de 100 años estaba abandonado. Le hicimos un tratamiento para rescatar los atributos que tiene: limpiamos la fachada, hemos reparado los problemas de humedad desde adentro, limpiamos los cerámicos de abajo y la carpintería. Además arreglamos los marcos y los vidrios de las ventanas, el revoque, las cornisas y las molduras”, especificó Lobo Chaklián. Para trabajar en ese edificio solicitaron permiso al arzobispado de Tucumán.

La primera semipeatonal de San Miguel de Tucumán es la de Buenos Aires primera cuadra, que fue inaugurada en 2014. Lobo Chaklián apuntó que, desde el punto de vista arquitectónico y de equipamiento, es idéntica a la de Mendoza al 800. “La gran diferencia es que Buenos Aires primera cuadra es un área 100% comercial y consolidada. La calle Mendoza al 800 era un sector oscuro, sin ningún valor urbano, más allá de que estaba pegada a la peatonal. Nosotros ponemos en valor una cuadra muy deprimida y ahora está al mismo nivel que los otros espacios públicos”, añadió el funcionario municipal.

Dejanos tu Comentario