La Mañana con Vos

La vuelta al trueque como en el 2001

Esta situación desenmascara a un gobierno que se cree progresista por entregar DNI no binarios

Trueque

¿Cuál fue la agenda del gobierno en los últimos días? La ley de cupo laboral trans, compra de pene de madera y lo de hoy que fue la puesta en marcha del DNI para personas no binarias. ¿Qué es una persona no binaria? Alguien que se identifica más allá del binomio masculino femenino. De esto habló ayer el Presidente de la Nación. Esto es Alberto Fernández. ¿Por qué hace esto el presidente? ¿Qué busca? ¿A quién le habla?

Viviendas Belgrano
Viviendas Belgrano Expo

En realidad, lo confesó del otro día, él dijo que quiere ganarle a Cristina Kirchner en que quiere que su gobierno sea más progresista, ampliar más derechos que el de su vicepresidenta. Pero, cabe preguntarse entonces, ¿Le parece que este es un gobierno progresista? ¿Acaso creen que habilitar un DNI para personas no binarias te vuelve progresista? ¿Los gobiernos progresistas tienen 20 millones de pobres?

¿Los jóvenes progresistas tienen 50 por ciento de inflación? ¿Los gobiernos progresistas usan a los pobres para ganar elecciones? ¿Los gobiernos progresistas fulminan a su clase media como lo está haciendo esta administración? La realidad es que están muy lejos de ser un gobierno progresista. Si para muestra basta un botón, un informe del Banco Mundial mostró que un millón setecientos mil argentinos se cayeron de la clase media durante 2020.

CEF Medical
CEF Medical
Te puede interesar:  Alberto “gobierna” sólo para cuidar los intereses de Cristina Kirchner

En ese sentido, la clase media argentina era 51 por ciento y ahora es 45 por ciento. Esto comenzó a generar que se produzca un fenómeno propio de la crisis del 2001, es decir, la vuelta del trueque. Desde ropa, electrodomésticos, dispositivos electrónicos, autos y servicios, inclusive, hasta comida pasando por lácteos y alimentos no perecederos, hoy en día forman parte del trueque.

Este es su Pollo
Este es su Pollo

Se trata de una actividad que fue muy difundida durante la crisis del 2001 y que se exacerbó en la Provincia de Buenos Aires pero de forma virtual. Esencialmente, el trueque permite a los sectores de menores recursos abastecerse de productos de primera necesidad. A través de las diferentes comunidades virtuales, en la que este sistema forma parte de la economía complementaria, se intercambian bienes y servicios sin la mediación de dinero.

Esto se debe al hecho de que la destrucción absoluta de la moneda nacional como reserva de valor, el peso devaluado, depreciado, desvalorizado, sirve cada vez menos para hacer transacciones que hacen las clases populares y los conurbanos apelan al trueque. La gente no tiene dinero y entonces intercambia mercadería. ¿Acaso alguien cree que un gobierno progresista se permitiría esto?

La realidad es que convirtieron a la miseria, a la pobreza, a la desocupación en un gran negocio político. Es por ello que conviene no olvidar que Cristina Kirchner se fue de su gobierno mintiendo diciendo que había erradicado el hambre en la Argentina. Y es que el cinismo no tiene límites dentro de este gobierno kirchnerista. Es por ello que no son más que progresistas de pacotilla.

Artículo anteriorTucumán registra 647 nuevos contagios y DOCE muertes por Covid-19
Artículo siguienteLa canasta básica subió 3,2% en junio: una familia tipo necesitó $66.488 para no ser pobre