Inicio Política Local Las “cuevas” sintieron el peso de la campaña: se quedaron sin efectivo

Las “cuevas” sintieron el peso de la campaña: se quedaron sin efectivo

Desde el Gobierno y desde los bancos indicaron que las operaciones se desarrollan con normalidad.

En los días previos al domingo electoral, la plaza financiera informal sintió el peso de las necesidades dinerarias del arco político. La plaza “se secó” frente a las necesidades de “cash” de algunos clientes, reconocieron a LA GACETA varios operadores de la city consultados a propósito de un fenómeno que ayer se profundizó. De todas maneras, aclararon que esa situación no se percibe en el circuito bancario, en el que la reposición de dinero y las operaciones son las habituales. “Nosotros no hemos tenido oscilaciones por el efecto electoral en las operaciones. Todo está normal”, puntualizó un banquero para dejar tranquilo a los clientes.

En el sistema financiero informal, el de ayer fue un día frenético frente a la demanda de efectivo. Las fuentes consultadas coincidieron en señalar que, usualmente, la proximidad de una elección lleva a que varios clientes soliciten pesos para atender los gastos electorales del último tramo de la campaña, particularmente en logística. El costo del dinero es mayor que en el sistema formal. Pese a ello, el endeudamiento siguió generándose. También se reconoció que hubo caso de cambios de cheques por efectivo, pese al elevado costo de oportunidad que esa operación implica ante el escenario económico nacional. Además, hubo algunos movimientos con cambios de dólares.

La situación se dio en el momento en que el Estado está liquidando no solo los salarios al sector público, sino también abona subsidios a personas con necesidades. En particular, el Poder Ejecutivo está tratando de liquidar los salarios de mayo a los empleados públicos. El calendario que, según fuentes de la Casa de Gobierno, terminará antes de las elecciones, comprende el pago del 80% de las remuneraciones (unos $ 4.000 millones del total de la planilla salarial).

Paralelamente, tanto la Provincia como la Municipalidad, abonaron ayudas sociales. En el Ejecutivo se conoció que un decreto del 3 de mayo pasado, publicado recientemente en el Boletín Oficial, habilitó un refuerzo presupuestario de $ 300 millones para la partida “ayudas sociales a personas” a cargo de la Secretaría General de la Gobernación. “Se trata de un incremento de crédito -dice el documento que lo avala- destinado a atender el pago de subsidios de programas sociales y ayudas varias otorgadas por el Superior Gobierno de la Provincia al segundo trimestre de este ejercicio”.

Según fuentes oficiales, no se trata de una dotación de recursos para esa partida, sino un refuerzo del crédito. En este sentido, se reconoció oficialmente que, en los últimos días, se inyectaron unos $ 120 millones de ese total. Al mismo tiempo, se informó que pagos similares ha efectuado el municipio capitalino.

En las entidades bancarias, afirmaron que no hay faltante de billetes ni en los cajeros humanos ni en los automáticos. Sin embargo, reconocieron que hubo una salida de dinero superior a la habitual durante la última semana. Los pagos continuarán durante el fin de semana por efecto del cronograma estatal de salarios.

Falta de liquidez

Desde hace seis meses se viene observando una restricción monetaria nacional producto de las medidas dispuestas por el Banco Central. Por esa razón también se nota cierta falta de liquidez en el sistema financiero, indicó el economista Eduardo Robinson.

“Puede observarse que hay empresas que decidieron vender sus dólares para abonar sus obligaciones impositivas y también para prever el pago del sueldo anual complementario del primer semestre del año”, observó el experto consultado por LA GACETA.

Robinson consideró que, en este esquema, puede ser posible que, en los próximos meses, se evidencie un descenso paulatino en la tasa de inflación.

Respecto de los movimientos inusuales en el sistema financiero informal, el economista evaluó que ese canal informal funciona porque hay restricciones particulares del formal como impuestos y la declaración de bienes frente a una economía en negro estimada en un 40% del total. “Naturalmente que quien acude a las denominadas cuevas se exponen a que tengan que abonar un alto costo por el dinero requerido, frente a un nivel elevado de tasas en el mercado”, acotó.

Algunos operadores consideraron que la falta de liquidez en el sector informal es coyuntural y que, tras las elecciones del domingo, las operaciones podrían volver a su cauce natural.