Operativo Dengue

Los familiares del chico baleado en Lomas de Tafí denuncian “gatillo fácil” pero el policía que disparó sigue libre

95609 nicolas burela muerte
En este camino vecinal contiguo al Pozo de Vargas, fue baleado Nicolás Burela.
Aprestamiento Escuelas

Los familiares del joven que fue baleado por un policía en uno de los accesos a Lomas de Tafí el miércoles último, cuyo deceso se confirmó un día después, expusieron su dolor y bronca ante lo que denunciaron como un nuevo caso de gatillo fácil, apuntando al uniformado que, hasta el momento, no fue imputado por lo ocurrido.

El miércoles, pasadas las 8, el cabo Carlos Alderete mientras prestaba servicio en la Patrulla Motorizada de Tafí Viejo circulaba por el Camino del Perú, a la altura del Pozo de Vargas. Fue allí cuando observó que Mauro Nicolás Burela, de 25 años, se trasladaba en una moto similar a la que describieron víctimas de asaltos atribuídos a motochorros de la zona.

Según lo expuesto por Alderete, él persiguió al joven hasta darle alcance en un camino vecinal. Cuando quiso revisarle la mochila, Burela se habría llevado la mano a la cintura por lo que el policía pensó que lo atacaría, reaccionando más rápido, extrajo su arma y disparó primero hiriendo al joven en el abdomen.

SE PA RA

Nicolás era el mayor de cuatro hermanos y vivía junto a su familia a tres cuadras de donde se produjo el incidente. Según contó su hermana, Rosario Burela, la noche anterior el joven se había quedado a dormir en la casa de su novia (ubicada aproximadamente a ocho cuadras de la suya), con quien tuvo una hija hace un mes. 

El día señalado, pasadas las 8.30, Nicolás regresaba a su domicilio, ubicado en el barrio La Cartujana, en Yerba Buena, cuando fue interceptado por el cabo Alderete. “Él venía para mi casa porque después se tenía que ir a trabajar, era albañil. Estaba pasando por la parte del Pozo de Vargas cuando vio que un motorizado lo iba siguiendo”, indicó.
La hermana del joven explicó que Burela no frenó cuando el cabo se lo ordenó porque días antes había vendido su motocicleta por lo que el vehículo en el que se trasladaba no era de él, sino de su novia. “No frenó por temor, porque no tenía los papeles de la motocicleta ya que su novia es la titular, entonces él aceleró como escapando del policía”, dijo.

CEMA

Según la Fiscalía de Atentados Contra las Personas, a cargo de Diego Hevia, el cabo Alderete persiguió a Burela hasta que pudo alcanzarlo en un camino vecinal de la zona que está rodeado de matorrales. Ahí pidió que se identificara y, según el propio policía, cuando quiso revisar la mochila que llevaba, el sospechoso retrocedió unos pasos y se llevó la mano a la cintura, por lo que Alderete reaccionó rápido y le disparó al joven en el abdomen. “Mi hermano frena, le entrega la mochila y en ese momento el Policía pensó que mi hermano iba a actuar de otra forma, con agresividad por así decirlo, por lo que le disparó”, dijo Rosario.

Gravemente herido, el joven fue derivado al hospital Centro de Salud, donde debieron operarlo en dos oportunidades. “Supuestamente las dos operaciones fueron de procedimiento exitoso, pero nos dijeron que teníamos que esperar. Cuando cambió la guardia nos dijeron que no tenía coagulación y que había que esperar a que su cuerpo coagule”, recordó Rosario. Finalmente, Mauro Nicolás falleció en el nosocomio.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

Cuando el personal policial llegó a la escena del crimen requisaron al herido y encontraron que tenía una pistola 38 Special con el cargador completo y una bala en la cartuchera donde guardaba el arma. Respecto de este punto, Rosario admitió que su hermano tenía un arma y explicó el motivo. “Él vendió su motocicleta hace dos días y le habían dado como forma de pago algo de plata y el arma. Él en ese momento estaba cargando las dos cosas porque las había dejado en la casa de su novia; por eso tampoco frenó, porque además de no tener los papeles de la moto tenía miedo de que le quitaran la plata”, aclaró.

La familia del joven expresó su dolor ante la situación y afirmaron que Nicolás no tenía intención de herir a nadie. “Estamos destrozados, él no era una mala persona, no iba a hacer nada malo. Queremos que se haga justicia por mi hermano ante este caso de gatillo fácil por parte de la Policía.

Por el momento, Alderete no fue privado de la libertad ni recibió una imputación por el hecho. El miércoles el auxiliar Fernando Isa se presentó en el lugar donde se encontró con el efectivo que le entregó su arma reglamentaria. Paralelamente, los investigadores confirmaron que Alderete hizo el llamado al 107 pidiendo ayuda para el herido y que se quedó en el lugar hasta que se presentaron las autoridades judiciales. Fue por esto que el fiscal Hevia dispuso que no se tomara ninguna medida en contra del cabo.

Al agravarse la situación, el caso paso a manos de la Fiscalía de Homicidios I, a cargo de Ignacio López Bustos.

El estudio jurídico del abogado Cristian Alberto Clemente asumirá la querella en representación de la familia Burela. Según se pudo confirmar, la causa está caratulada como homicidio pero no se puede descartar la posibilidad de que en breve reciba otro tratamiento.

Dejanos tu Comentario