Inicio Portada Nuevo banderazo en contra del Gobierno

Nuevo banderazo en contra del Gobierno

El malestar social gana las calles del país

El gobierno de Axel Kicillof dijo que las marchas “anticuarentena” y “antiperonistas” incrementan los casos

En la tarde de ayer tuvo lugar una nueva protesta en contra del Gobierno nacional por medio de un banderazo que tuvo su epicentro en el Obelisco, pero también en las principales ciudades de todo el país. Esta movilización fue nuevamente motorizada desde las redes sociales, que hace las veces de gran asamblea virtual en medio de una pandemia que dificulta la posibilidad de agruparse, pero no impide que la sociedad se exprese.

En ese marco, el apuntado fue nuevamente el oficialismo nacional, luego de lo que fue una semana marcada por el autoritarismo clásico de parte del kirchnerismo, sumado a la quita de recursos a la Ciudad de Buenos Aires. Muchos de los manifestantes que dijeron el presente en la convocatoria lo hicieron a pie y con barbijo, mientras que otros se expresaron desde sus vehículos con el fin de disminuir el riesgo de contagio de coronavirus.

Desde los autos provenía el ruido de bocinas, al tiempo que se exhibieron banderas y profirieron cánticos en contra del Poder Ejecutivo. Un halo de hartazgo social envolvió la marcha de principio a fin por las tres horas que duró la protesta poniendo de manifiesto una sensación de bronca e impotencia contendida ante la intención del kirchnerismo de llevarse todas las instituciones por delante y cueste lo que cueste.

Entonces, no es difícil de entender que las consignas contra la corrupción y la reforma judicial protagonizaron en gran medida las pancartas que blandieron los manifestantes. Y es que el desaire realizado a los legisladores del oficialismo hace unas semanas en el Congreso de la Nación, presumiblemente, para evitar obstáculos a la hora de aprobar las modificaciones a la Justicia, preparó el terreno para esta manifestación.

Te puede interesar:  ALBARRACIN: “Los AUMENTOS no corresponden”

En lo que hace a la corrupción y la impunidad, varios de los presentes ayer, hicieron hincapié por medio de sus carteles en el otorgamiento de la prisión domiciliaria de Lázaro Báez, luego de que un grupo de vecinos se negaran a aceptar que el empresario kirchnerista viviera con ellos. Y es que desde que el peronismo volvió al poder, prácticamente no queda funcionario del gobierno de Cristina Kirchner que continúe en la cárcel.

Es por ello que hasta en el frente de la Quinta de Olivos llegaron las protestas bajo consignas para hacer escuchar otra de las consignas más oídas ayer, el respeto a la Constitución Nacional. Y es que resultaría inconstitucional la medida unilateral adoptada por el Gobierno a la hora de sacarle un punto porcentual de fondos coparticipables a la Ciudad de Buenos Aires. Incluso, el malestar por la toma de tierras fue palpable entre los manifestantes de ayer.

Y es que dejaron en claro que se trata de una práctica delictiva, así como que permitirlo de parte del Estado era directamente complicidad.

El humor social está caldeado y la opinión pública tiene en claro los avances que se están gestando en pos de pasar por encima de la Justicia, de la Constitución Nacional y hasta de la propiedad privada con tal de lograr la impunidad para los propios y beneficiar a exfuncionarios del kirchnerismo.