Inicio Política Local Posse quiere borrar la imagen de los comicios de 2015

Posse quiere borrar la imagen de los comicios de 2015

El presidente de la Junta Electoral dijo que Tucumán no es una provincia fácil, por la pasión que tiene la puja política.

LOS OJOS DEL PAÍS . Posse, en su despacho, señaló que es consciente de que Tucumán concitará la atención nacional. LA GACETA / Foto de analia jaramillo

“Estamos trabajando, y tomando las precauciones, para que la elección tenga las características de transparencia de cualquier acto electoral”, dijo ayer a LA GACETA Daniel Posse, presidente de la Corte Suprema de Justicia y titular de la Junta Electoral Provincial, en referencia a los próximos comicios de renovación de autoridades. Reconoció que sobrelleva un enorme peso y que es consciente de que los ojos del país estarán sobre Tucumán el domingo en función de lo sucedido en la elección de 2015.

– ¿La Junta adoptó medidas para que no se repitan los conflictos de 2015 y para que aquellos comicios sólo sean un mal recuerdo?

– La JEP adoptó una política de información pública para generar información adecuada a los medios a través de Carlos Amaya. Es política de la JEP. Él será el que hará los anuncios importantes sobre la jornada electoral. Nosotros estaremos reservados a las tareas que le corresponden a la Junta: dictaminar o adoptar resoluciones. Sin embargo, la Junta advierte y tiene plena conciencia de lo ocurrido en la anterior elección, y tomará decisiones hasta el último día para que no se repita ningún hecho de esos complejos que tuvieron que ver con cuatro o cinco localidades, pero que empañaron todo el proceso electoral.

– ¿Cómo recibe que algunos políticos hablen de medidas fraudulentas, de que puede haber fraude o de la existencia del voto cadena?, ¿como meras denuncias políticas o toma nota para que no ocurra?

– Estamos tomando nota absolutamente de todos los comentarios. Sabemos que se han generado situaciones a través de las elecciones que son mitos. Pero, de cualquier manera, estamos atendiendo las denuncias, que pueden ser faltas o delitos electorales. Las ponemos en conocimiento de la Justicia. En algunos casos hemos hecho inspecciones en los ámbitos adecuados. Hemos tomado todas las reservas para que la elección tenga las características de transparencia de cualquier acto electoral.

– ¿Se pretende borrar la imagen negativa de 2015?

– Esa imagen hay que borrarla. Aunque también tiene que ver con la complejidad electoral de Tucumán. No es una provincia fácil. Históricamente, las pujas políticas han tenido un nivel de pasión que no son las habituales en otras provincias. Y tenemos un sistema electoral complejo que contribuye a eso. Pero estamos tomando todas las precauciones para que no tengamos ningún tipo de conflicto, como los sucedidos en 2015.

– La Junta adoptó decisiones administrativas hasta que invitó a los candidatos a gobernador, lo que significó un hecho político. ¿Afectó que no haya venido uno y que dos no firmaran el acta compromiso?

– El compromiso era voluntario. Lo podrían haber firmado, o no. Nos parecía absolutamente posible que no lo firmen. De hecho, los que no lo hicieron consideran que la elección admite una situación ilegítima por el sistema electoral, pero nosotros les hemos explicado que somos un órgano administrativo que no decide la forma de los comicios, sino que sólo controla lo que la ley marca. De cualquier manera, es auspicioso que hayan venido y que hayan hecho planteos; algunos de ellos posibilitaron correcciones electorales. La candidata que no vino (Silvia Elías de Pérez) estaba en su absoluto derecho. Pero parece bueno que hayan firmado seis de los que vinieron, de los cuales tres son muy importantes electoralmente, sin descalificar al resto.

 Una de las denuncias en 2015 fue la de la existencia de cámaras que no habían funcionado en la sede de la Mendoza al 1.000, ¿se contrataron nuevamente?

– Se han contratado 40 cámaras al servicio de Albiero, que serán monitoreadas en forma permanente. Ya están puestas.

– ¿Cuándo se estima que pueden estar los primeros datos provisorios?

– Con el 2% o el 3% de mesas se pueden empezar a cargar los datos a las 20 o 20.30

– ¿Se puede pensar en un escrutinio provisorio del 90% a las dos o tres de la mañana?

– En teoría sí, porque el mecanismo es de escaneo de las actas y eso rápidamente se traslada a la Junta. Obviamente que hay que hacer la constatación cuando llega el telegrama físico. Creemos que puede ser posible.

– Los ojos del país estarán puestos en Tucumán por lo que pasó hace cuatro años, ¿es un peso difícil de sobrellevar?

– Es un enorme peso, el que hemos transitado los tres miembros, hasta hace poco el doctor (EdmundoJiménez, y que ahora asumirá la doctora Estela Giffoniello.

– ¿Le pesa haber sido integrante de gobiernos peronistas y hoy estar encabezando la Junta Electoral?

– No. Hace siete años que no soy integrante del Ejecutivo. He sido Defensor del Pueblo y, desde hace siete, vocal de la Corte. Emití un fallo sobre una elección que había sido declarado nula, fallo que fue absolutamente ratificado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Y no tengo ningún interés puntual. Salvo como ciudadano, que mi voto sea emitido en condiciones de absoluta libertad, para que haya un ganador. Como ciudadano tengo la responsabilidad de pensar quién es el mejor para la provincia, y eso está dentro de mi conciencia; pero no tengo ningún interés político o particular porque cualquiera de los candidatos sea electo. Y espero que quien tenga la fortaleza popular de ser reconocido como gobernador, gobierne para todos los tucumanos.

– ¿A partir de ese rasgo de apasionamiento que observa en los tucumanos, estima que existe un mayor interés por ir a votar?

– Tucumán es tremendamente apasionado y en materia política es increíble. Excede todo lo que sucede en el resto del país. Y sí, va a estar arriba del 80%; me parece.

– Mensaje al elector …

– Que piense bien el voto, porque de ese voto dependen los próximos cuatro años de su vida. Que reflexione sobre el voto del gobernador, de los intendentes, delegados comunales, legisladores y concejales, y que ese día lo viva como una fiesta cívica. Con apasionamiento, pero también con tranquilidad. Que emita el voto a conciencia y con plena libertad.