Inicio Política Nacional

Se encendieron las luces de alarma en La Cámpora

La organización sufre por la opacidad política de Máximo y denuncias de corrupción.

imputada

En La Cámpora reponen sospechas acerca de una conducta de la cual, decían, estaban eximidos: las negociaciones oscuras, la corrupción. El episodio más sonoro lo impulsa ahora el fiscal Ramiro González. Involucra a una de las figuras camporistas fuertes, Mayra Mendoza, intendente de Quilmes.

Viviendas Belgrano

Hay una investigación por presunto desvío de fondos a través de cooperativas en el municipio de regentea. Se barajan $535 millones. Además de ella misma, están imputados su ex pareja y otros cuatro funcionarios. El fiscal rastrea la existencia de sociedades off shore. La última novedad fue aportada por el fiscal Guillermo Marijuan.

Citó a indagatoria a tres funcionarios del PAMI. Lo dirige la intocable Luana Volnovich. Se indaga el otorgamiento de subsidios solidarios a jubilados, al parecer de modo anómalo, relacionados con La Cámpora. Sobre Fernanda Raverta, de la ANSeS, recae otro tipo de acusación: haber facilitado el cobro de la doble pensión que recibe Cristina. Casi $3 millones mensuales.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

Está, por otro lado, el juicio que enfrenta al senador Oscar Parrilli por el libro “La Década Ganada”, por el que se pagó un anticipo, pero nunca se imprimió. La tarea hubiera correspondido a la Casa de la Moneda. A cargo por entonces de Katya Daura. También procesada. Amiga de Amado Boudou.

Nada de todo eso posee tanta relevancia para Máximo y Cristina como la revisión que está haciendo la Sala I de la Cámara de Casación del sobreseimiento que el Tribunal Oral Federal 5 dispuso en la causa Los Sauces-Hotesur. Antes que se iniciara el juicio. Tiembla la familia entera. Incluida Florencia Kirchner.

Te puede interesar:  Para los fiscales, Lázaro Báez consiguió los contratos sin cumplir con los requisitos: “Tenía que ganar”

Se trata de un asunto que viene de lejos. No así las investigaciones que envuelven a Mayra y Luana. El camporismo no descarta alguna mano negra desde el propio Gobierno. Impera en la organización un tiempo de desconcierto. Como si la épica inflamada del pasado hubiera desaparecido.

En ese marco, buscaron rescatarla de un arcón exaltando aquel viaje pintoresco que Cristina Kirchner hizo en el año 2010 a Angola. La excusa fue que la empresa Arcor acaba de abrir una sede en la nación africana. No sería lo que piensa su dueño, Luis Pagani. En definitiva, La Cámpora sufre por la opacidad política de Máximo y denuncias de corrupción.

Artículo anteriorCristina Kirchner es la propia artífice de su decadencia
Artículo siguienteInédito: Un mono atacó a un policía que trataba rescatarlo de un techo en Barrio Sur