Inicio Política Nacional

Sergio Massa mantiene una confianza infundada

Deberá demostrar a los agentes económicos si llegó adonde está para aportar soluciones duraderas o si será una parte más del problema.

sergio massa
Sergio Massa, ministro de Economía

Hoy la eventualidad de que el Banco Central se quede sin reservas, junto a un riesgo país desorbitado y en torno de los 2500 puntos, y una inflación que algunos economistas ya proyectan en tres dígitos para el presente año son tres datos económicos que, sumados a la crisis de confianza que acosa a la coalición gobernante y al presidente Alberto Fernández, vuelven a alimentar los fantasmas del pasado con un agravante.

Viviendas Belgrano

Es decir, la posibilidad de que esta vez, al ritmo que vamos, se combinen los niveles de inflación previos a la hiperinflación de 1989 con los altísimos niveles de pobreza de la crisis iniciada a fines de 2001, cuando cayó el gobierno de Fernando de la Rúa. El cambio de expectativas que algunos esperaban que se produjera con la llegada de Sergio Massa al Ministerio de Economía no se ha producido. Economistas como Daniel Artana señalan que el nuevo equipo económico ha anunciado varios objetivos razonables, pero con pocos instrumentos para alcanzarlos.

Te puede interesar:  En medio de los crecientes conflictos sindicales, Alberto Fernández recibe en Olivos a dirigentes de la CGT

Hasta dónde llegará la determinación del titular del Palacio de Hacienda y la voluntad política de los líderes de la coalición oficialista para hacer lo que haya que hacer para contraer el déficit fiscal es una incógnita. Cómo se bajará la inflación cuando el propio Alberto Fernández considera que “el problema no pasa por la maquinita”, en referencia a la abultada emisión monetaria, es otro interrogante no menor.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

Pero, sin dudas, el problema más urgente es cómo fortalecer reservas netas líquidas que hoy son negativas que abren la fuerte sospecha de que el Banco Central pueda estar metiendo mano a los encajes de los depósitos bancarios en dólares, que deberían ser intocables. Desde el Ministerio de Economía y el BCRA se intenta llevar tranquilidad, transmitiendo que las importaciones disminuirán en este trimestre de la mano de varios factores.

Finalmente, el Gobierno confía en que las maniobras de sobrefacturación de importaciones, tan típicas de los períodos con fuertes brechas cambiarias como la actual, caerán por el hecho de una mayor vigilancia de parte de las autoridades nacionales. Junto a esa caída de las importaciones que aguarda el Gobierno, y que reduciría la demanda de divisas para importar, se espera llegar a un entendimiento con el sector rural, para que liquide la soja que permanece en silobolsas.

Te puede interesar:  El Gobierno reconoció que detrás del paro salvaje del gremio del neumático hay un reclamo que trasciende lo salarial

Lo cual descomprimiría la presión por una devaluación del peso en el mercado oficial de cambio. Sin embargo, nada de lo anterior quita que el Banco Central pueda continuar acelerando la pauta devaluatoria oficial en el mercado mayorista, de manera que ésta pase a estar más a tono con la inflación. Mucho menos, imaginar que se podrá seguir recurriendo a políticas monetarias expansivas para hacer frente a los vencimientos de deuda pública en pesos o al desequilibrio fiscal.

En la semana que pasó, el equipo de Massa pasó el primer test al lograr refinanciar por un año casi dos billones de pesos de deuda que vencían desde ahora hasta fines de octubre, aunque a un costo no menor, puesto que se les garantiza a los tomadores de deuda una elevada tasa de interés junto a un seguro de cambio. Se asiste a un injustificado optimismo que reina en el equipo económico mientras la inflación no cede y se demora inexplicablemente la designación del viceministro de Economía.

Te puede interesar:  La Ciudad denunció penalmente a los padres de los alumnos que tomaron las escuelas

El mercado sigue esperando señales del nuevo ministro de Economía mucho más fuertes, como el anuncio ya no de medidas aisladas, sino de un plan integral. Massa deberá demostrar a los agentes económicos si llegó adonde está para aportar soluciones duraderas o si será una parte más del problema. En otras palabras, si tomará el toro por las astas o apenas buscará alargar la mecha de la bomba para ganar tiempo y postergar las decisiones más trascendentes.

Artículo anteriorGran despliegue policial en Yerba Buena por el “Trasmontaña Pasión Biker”
Artículo siguienteUn hombre violó a su nieta de 10 años