Inicio Política Local

Yerba Buena: Se aprestan a aprobar de manera exprés un emprendimiento que significaría un colapso en materia de infraestructura

Se trata de proyecto que ingresó entre gallos y medianoches a la Comisión de Obras Públicas del Concejo Deliberante de Yerba Buena, la cual está presidida por el concejal Marcelo Rojas, quien está ligado el partido CREO de Sebastián Murga.

campero concejo deliberante rojas
Mariano Campero - Concejo Deliberante de Yerba Buena - Marcelo Rojas

Luego que desde Tucumán Despierta diéramos cuenta acerca de las excepciones que se están llevando a cabo en Yerba Buena sobre el Boulevard 9 de Julio hacia el sur, ahora trascendió la información sobre el ingreso de un proyecto de “factibilidad urbanística”, que no es otra cosa que un término técnico disfrazado de eufemismo para ocultar la intención de desarrollar un complejo de viviendas y comercial sobre Higueritas esquina Las Rosas.

Viviendas Belgrano

//Yerba Buena: Escándalo en el Concejo Deliberante de la ciudad jardín

Dicho proyecto ingresó entre gallos y medianoches a la Comisión de Obras Públicas del Concejo Deliberante de Yerba Buena, la cual está presidida por el concejal Marcelo Rojas, quien está ligado el partido CREO de Sebastián Murga, titular a la vez de la Sociedad Rural de Tucumán. De la mano de Rojas es que todo pareciera indicar que la iniciativa tendrá un verdadero tratamiento récord y que saldría con dictamen favorable de Comisión en cuestión de días.

Y es que se trata de una obra monumental y fastuosa que tendrá lugar, como ya se mencionó, sobre calle Higueritas al 900, a la altura de la calle Las Rosas. Dicha esquina se encuentra ubicada a apenas unos escasos 300 metros antes de desembocar en la avenida Presidente Perón, donde también se halla cerca el predio del Complejo Las Cañas. El punto es que en esa intersección existe un tráfico notable, sumado a la existencia de sendos countries apostados a ambos lados de la arteria.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

Esto significa que lo que se pretende edificar no hará más que saturar una zona que se encuentra por demás saturada. Pero tal parece que esto no les importa a los concejales que pretenderían directamente conducir al colapso liso y llano de este sector de Yerba Buena. Y es que se trata de la crónica de un colapso total anunciado teniendo en cuenta que se trata de un nuevo ejemplo más de una construcción depredadora.

Te puede interesar:  Jaldo visitó el Hipódromo, donde participó de la edición 67 del Gran Premio Batalla de Tucumán

La factibilidad que está presentando la empresa Metrocubico S.R.L. en su proyecto ingresado al Concejo Deliberante yerbabuenense sería aparentemente aprobada de forma exprés con el sólo, espurio y negligente objetivo de seguir construyendo de manera desmedida como, de hecho, ya se viene realizando desde hace tiempo en la (todavía) “ciudad jardín”. Pero nadie repara en las terribles consecuencias que implica este tipo de emprendimientos.

screenshot 20220719 075620 camscanner
screenshot 20220719 075649 camscanner
manuel courel
Manuel Courel

La irresponsabilidad de algunos integrantes del Concejo Deliberante de Yerba Buena, terminará logrando que esta ciudad termine convirtiéndose en cualquier momento en lo que es un equivalente a la capital de San Miguel de Tucumán, donde los servicios del tipo cloacas o agua potable se encuentran desde hace tiempo colapsados. Esto se debe al hecho de que la inversión en materia de infraestructura no va de la mano del dinero que se coloca en lo que hace a la construcción.

Mientras que el capital dispuesto para la construcción pareciera moverse en ascensor, el dinero destinado a la mejora correspondiente y necesaria de la infraestructura en la previa a la realización de este tipo de emprendimientos parece subir por las escaleras. Ese vicio es el que terminó convirtiendo a San Miguel de Tucumán en una ciudad poco menos que inviable desde el punto de vista del cercano colapso de su infraestructura.

En ese sentido, la falta de planificación de la mejora en materia de servicios básicos como cloacas y agua potable es lo que terminaría signando de mal modo el destino de una ciudad pujante como Yerba Buena. Pero eso no es todo. Y es que lo que este tipo de construcciones representa en términos de impacto ambiental es inconmensurable, porque destruiría por completo el de por sí débil equilibrio natural.

Te puede interesar:  Día de la Lealtad: El presidente encabezará un acto en Tucumán

Y es que el mismo se ve afectado a diario por el imparable crecimiento urbano allí donde todavía aguarda un resquicio de verde y de especímenes florales autóctonos como los tradicionales lapachos. De llevarse a cabo proyectos como el aquí detallado, el colapso de la infraestructura y la destrucción del medio ambiente se convertirían en un verdadero apocalipsis bíblico para Yerba Buena.

Con la diferencia de que no se trataría de un apocalipsis conducido por “jinetes apocalípticos” de las Sagradas Escrituras, sino más bien instigados por parte de indiferentes concejales que ya se están yendo del Concejo Deliberante tras culminar este segundo mandato. Y es que pareciera que ahora y de repente se les dio por aprobar obras de construcción de forma desmedida y sin siquiera tener ni mucho menos exigir un real y contundente estudio de impacto de este tipo de emprendimientos.

Los mismos que aprobaron una excepción que está viciada de nulidad y que pretenden que la Ciudad Jardín continúe realizando cambios en su fisionomía tornando en imposible la vida para los yerbabuenenses que ven colapsadas las calles para transitar como así también los servicios como el agua potable que escasea, incluso, en épocas de menor consumo como es el caso del otoño y el invierno, son los que ahora apuntan a darle rienda suelta al colapso de la infraestructura.

Yerba Buena es una de las mejores 10 ciudades de la Argentina para vivir. Así lo ha determinado el Instituto de Geografía, Historia y Ciencias Sociales del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) en base a variables socieconómicas y ambientales. Pero el Concejo Deliberante atenta contra la propia ciudad que debería proteger de los supuestos intereses espurios del sector de los constructores.

Geográficamente, Yerba Buena se encuentra en un área de contacto entre la montaña y la llanura. Justamente, la disponibilidad de espacios verdes es el gran fuerte de este departamento. Y es, también, el gran desafío. Desde 2010 hasta aquí, el área urbanizada ha crecido y se ha expandido hacia zonas altamente vulnerables. Se debe ser muy cuidadoso en la gestión de la expansión urbana. Tanto el Estado como el sector privado deben procurar la sostenibilidad.

Te puede interesar:  Solicitan investigar a Germán Alfaro por el traslado irregular de alumbrado público

Hoy, se está modificando de manera radical el ecosistema. Cuando la gente se pregunta ‘porqué antes no me inundaba y ahora sí’, la respuesta subyace en la urbanización. Han cambiado las escorrentías y eso generará problemas terribles. En ese marco, cabe preguntarse entonces por el papel que juega en todo esto el intendente Mariano Campero. Y es que el mandatario municipal tiene la llave para abrir del todo la puerta que conduce hacia el desastre.

Esto se debe a que, si se cumple con lo anunciado acerca de un Concejo Deliberante que le estaría dando un trámite exprés al emprendimiento de Metrocubico S.R.L., lo cierto es que, una vez aprobado en la Comisión de Obras Públicas presidido por el concejal vinculado a CREO, Marcelo Rojas, luego será debatido en el recinto. Y teniendo en cuenta que el intendente Mariano Campero tiene mayoría en el Concejo Deliberante, éste terminaría aprobando de forma rápida la construcción.

Pero las consecuencias que traerá aparejado este hecho para Yerba Buena en relación al colapso directo de infraestructura en lo que tiene que ver con servicios como cloacas, agua, etc. junto con el impacto ambiental será terrible porque el daño que está causando la construcción sin control es desmedido, al tiempo que este tipo de empresas avanzan primero con el Poder Ejecutivo de turno y luego todo sale muy rápido y sin ningún tipo de control. El horizonte es cada vez más oscuro.

Artículo anteriorCristina Kirchner ignoró completamente el acto de la AMIA
Artículo siguienteEl hospital Eva Perón ofrece ahora ligadura de trompas por cirugía