Operativo Dengue

A un día de la asunción de Javier Milei como nuevo presidente

Se abre una nueva etapa y tenemos el derecho y la obligación de la esperanza. Que así sea. Viva la patria.

Milei11
Javier Milei presidente electo de la Argentina
Aprestamiento Escuelas

Mañana domingo, Javier Milei asumirá como el presidente más débil y el que más votos sacó en estos 40 años de democracia. Es cierto que fue en una segunda vuelta que, básicamente, demostró el hartazgo social con el modelo autoritario y corrupto del kirchnernismo chavista. Pero hubo 14.554.560 compatriotas que colocaron en la urna la boleta de Milei. Eso le dá una legitimidad de origen espectacular.

Pero no tiene gobernadores y sus legisladores no le alcanzan para nada si no arma alianzas con otras fuerzas del cambio. Tiene que construir poder legislativo y legitimidad de ejercicio. Creemos que Luis Juez tiene razón cuando dice que, si a Javier Milei le va mal, vuelve Cristina Kirchner. Por lo tanto, creemos que todos tenemos que armarnos de paciencia y ser respetuosos de la soberanía popular.

SE PA RA

Denunciar a los golpistas que ya lo quieren derrocar y también marcar con prudencia, pero con firmeza cuando encontremos errores en la gestión. Se abre una nueva etapa en la Argentina. Está muy fragmentada, llena de interrogantes, pero con una fuerte presencia de la esperanza. Hay que hacer borrón y cuenta nueva. Los 40 años que transitamos nos dio libertades y la posibilidad de elegir y de equivocarnos.

Pero hubo demasiados fracasos en solucionar los problemas graves de los argentinos. Alfonsín decía que con la democracia se come, se cura y se educa. Esta trilogía fue precisamente lo que falló porque, en general el peronismo que más años gobernó, apeló a viejas recetas estatistas, populistas y cleptocráticas que multiplicaron los problemas de pobreza, indigencia, inflación, crisis educativa y sanitaria y fueron cómplices de la instalación de una inseguridad criminal de la mano de los narcotraficantes.

Negocios

Todas esas asignaturas pendientes tiene el presidente electo Javier Milei. Es una cuesta muy pronunciada que tiene repechar con ayuda, con inteligencia y con honradez. Veremos. No se puede firmarle un cheque en blanco, pero tampoco ser un crítico destructivo permanente. En eso y solo en eso Javier Milei se parece a Raúl Alfonsín que también tuvo que lidiar con problemas gravísimos porque salíamos de una dictadura terrorista de estado.

Aquel contrato democrático de no utilizar la violencia para resolver los problemas políticos hoy hay que refrendarlo y firmar aunque sea tácitamente otro contrato: probemos con otras ideas y con otros modelos. Con menos asfixia del estado, con menos impuestos y regulaciones y con más libertad para contratar, trabajar y comerciar. Potencialmente tenemos un país extraordinario que con una economía sensata y ordenada puede crecer rápidamente y sacar a muchos argentinos de la pobreza y la marginalidad.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

Hace 40 años, Alfonsín reinició la etapa democrática para toda la eternidad. Ojalá Javier Milei comience una etapa de un país normal, con sentido común y que aplique los mecanismos que tienen éxito en los países más desarrollados del mundo. A modo del mejor de los augurios espero que se me permita recordad aquel titán de la República, al padre de la democracia renacida, al doctor Raúl Ricardo Alfonsín.

Mañana domingo se cumplirán exactamente 40 años de aquel glorioso 10 de diciembre de 1983. Fue el día del parto de la recuperación democrática. Después de más de siete años de dictadura militar, el doctor Raúl Alfonsín asumía como presidente. Ya pasaron cuatro décadas de aquella epopeya. Este sistema, que es el menos malo de los conocidos, llegó para quedarse por 100 años más. Por eso Don Raúl está en la eternidad.

Milei nunca lo quiso. Todo lo contrario. Ojalá que el ejercicio del gobierno le haga repensar ese rechazo y sumarlo como un activo cultural y cívico a los nuevos tiempos. Ojalá Milei tenga la dignidad y honestidad de Alfonsín. Ojalá Milei no tenga aquellos problemas de la inflación y el desastre económico. Mucho depende de nosotros, los argentinos. Se abre una nueva etapa y tenemos el derecho y la obligación de la esperanza. Que así sea. Viva la patria.

Dejanos tu Comentario