La Mañana con Vos

ALBERTO FERNÁNDEZ DESENCAJADO Y VIOLENTO

El kirchnerismo carece de gestión, pero le sobra agresión. Cada día que pasa el presidente demuestra su inoperancia para estar al frente de una nación. Una Argentina que no tiene un plan sanitario, sin vacunas, a la deriva en medio de la pandemia, pero llena de restricciones

alberto fernández

Al Gobierno nacional le falta gestión y le sobra agresión. En estos momentos de gran turbulencia, es cuando los presidentes deben demostrar la mayor templanza. Sin embargo, el presidente, en lugar de apagar los incendios, arroja más leña al fuego. Contagia nerviosismo y angustia y demuestra desesperación. Porque insiste con esa idea de buscar culpables en lugar de soluciones.

Viviendas Belgrano

Hay por lo menos diez problemas urgentes que solucionar en la Argentina. En ningún caso el camino es insultar o atacar a los dirigentes opositores, o al periodismo y mucho menos, como hizo Axel Kicillof, amenazar con castigos severos o multas a la gente que es, claramente, la víctima de esta catástrofe sanitaria y económica. Daniel Gollán levantó el dedito y dijo: “habrá que aplicar un poquito de rigor para los que no cumplan.”

Ayudanos a Difundir
Ayudanos a Difundir

En la pandemia que crece a gran velocidad, todo el drama se puede resumir en una frase, el virus nos va ganando la batalla porque no hay vacunas. No hay vacunas y cada vez hay más muertos y contagiados. Todos los debates restantes son derivaciones de esta verdad producto de la irresponsabilidad y la mala praxis del gobierno, no hay vacunas. Las señales que el presidente Fernández emite hacia la sociedad son muy peligrosas.

CEF Medical
CEF Medical

Un pelele con micrófono amenazó con agarrar a trompadas a un diputado y Alberto lo premia con una entrevista. Un exjefe Montonero se transforma en un traficante de vacunas y cuando regresa de la clandestinidad, el Presidente lo bendice otorgándole una nota. Es verdad que el presidente está recibiendo críticas duras. Ninguna tan dura e implacable como las que él le disparaba a su actual vice y jefa política, Cristina Kirchner.

Te puede interesar:  Los Precios Máximos se extienden hasta junio, pero hay 36 productos que quedan fuera de los controles oficiales

Nadie dijo de Alberto lo que Alberto dijo y escribió sobre Cristina: “psicópata, deplorable y cínicamente delirante”. Y como si esto fuera poco, el presidente desde su aislamiento, en todo el sentido de la palabra aislamiento, hoy estalló con una agresividad que confirma que por momentos se convierte en un “barra brava”, como lo definió el diputado Mario Negri. Fernández acusó a los que lo cuestionan de ser “imbéciles profundos o muy malas personas y miserables”.

Estaba sacado por un documento de Juntos por el Cambio que respetuosamente, tomaba distancia de todos los errores y los horrores del Presidente. No testearon, no tuvieron plan sanitario, económico ni de vacunación. Prometieron diez millones de vacunas en diciembre y no llegaron ni a la mitad. Se vacunaron entre ellos. Pero la culpa la tiene la oposición y los argentinos.

El presidente confesó que, cuando se escriba la historia, aspira a quedar del lado de los que cuidaron a la gente. “Y si tengo que perder una elección por eso, la pierdo. Pero me voy a dormir en paz”, dijo. Falta mucho para que se escriba la historia. Pero, por ahora, Alberto está quedando como un gerente de Cristina y del lado de los que potenciaron todos los indicadores negativos de la economía y la salud. Las urnas después hablarán del tema electoral.