Inicio Portada Anuncian más lluvias y crece el temor en La Madrid, pueblo amenazado...

Anuncian más lluvias y crece el temor en La Madrid, pueblo amenazado por el río Marapa

Ayer al mediodía, los vecinos que se habían auto evacuado comenzaron a regresar a sus casas. Qué ocurre en otras localidades.

EL MOMENTO MÁS DURO. Integrantes de una familia de La Madrid llevan a la ruta colchones para evitar que el agua los arruine en su avance. Fotos Grupo Ajul Lamadrid-Tuc.

El miedo de los vecinos a sufrir una nueva inundación se reinstaló esta semana en La Madrid. Sucedió luego de la crecida que se generó en el río Marapa tras las torrenciales lluvias que cayeron en el sur tucumano en la tarde y en la noche del lunes.

El cauce tuvo un leve desborde en un sector bajo del pueblo y generó el anegamiento parcial de los barrios Villanueva y Las Bases, ubicados en el sector este del pueblo. También ingresó un reducido volumen de agua al sector céntrico. La irrupción del líquido desató el pánico en muchos vecinos que, como en otras ocasiones, corrieron enseguida a instalarse en la banquina de la ruta nacional 157, el sector más elevado del lugar.

Allí permanecieron hasta el mediodía de ayer junto con algunos muebles y electrodomésticos que habían retirado de sus viviendas para evitar que se mojen. Pese a que en las última horas bajó notoriamente el nivel del agua, la comunidad de esa localidad permanece en alerta, porque hay anuncios de nuevas lluvias.

Sucede que en la gente aún está fresco el recuerdo de la descomunal inundación que sufrió hace dos años, el 1 de abril del 2017, cuando el Marapa desbordó y literalmente tapó casi todo el pueblo. Las pérdidas que sufrieron los vecinos fueron enormes y providencialmente no se registraron víctimas.

“Todos están muy sensibles y ni bien se advirtió que el agua comenzó a salir del Marapa varias familias se auto evacuaron en la ruta. Algunas mujeres cargaron sus hijos en brazos y abandonaron sus casas llorando de angustia”, contó Gerardo Zelaya, vecinos de la zona.

“Toda la noche del martes permanecieron en vigilia porque se decía que habían abierto las compuertas del dique Escaba. Además, se dijo que seguía lloviendo en Catamarca y que eso estaba haciendo crecer el río San Francisco, que desemboca en el Marapa. Al final, todo fue un falso rumor”, relató Pedro Valdez, otro lugareño. De todos modos, este vecino resaltó que si las lluvias fuertes continúan sí podría complicarse la situación de la población.

Te puede interesar:  El viernes volverán las transferencias en dólares y el Central espera que se normalice la compra de moneda extranjera

Obras en el río

El comisionado comunal Dardo Herrera dijo que La Madrid no se inundó como en otros años porque se hicieron varios trabajos, como el dragado y ensanche del río. Esto, según él, permitió el escurrimiento rápido de las aguas. “Afortunadamente, no fue necesario abrir las compuertas de Escaba, que está en una cota baja. En cambio, sí se abrieron las de Río Hondo. Eso nos benefició”, detalló el funcionario.

Advirtió que sí hay inconvenientes en varios parajes rurales, entre ellos, Los Juncos, Barranca y Sol de Mayo, al este de La Madrid. “Estas comunidades están aisladas y hubo que suspender las clases”, especificó. Se preveía el envío hasta esos lugares de alimentos, agua y otros elementos de primera necesidad. Será necesario hacerlo con lanchas, aclaró.

Evacuados

Según un relevamiento de la Policía tucumana, hasta ayer unas 50 personas continuaban evacuadas en Alberdi y Los Guayacanes luego de las inundaciones que castigaron esos lugares en la tarde del lunes. En Santa Ana y Río Chico los vecinos que permanecían auto evacuados en la ruta 332 comenzaron a retornar a sus hogares luego de sufrir el anegamiento de sus viviendas a causa del desborde del río Chico, de acequias y otros desagües de la zona. “Si la comuna o la provincia no solucionan la falta de mantenimiento del río y los desagües, vamos a salir a cortar la ruta. No es posible que todos los años suframos el mismo problema, por la falta de mantenimiento de las acequias”, advirtió Mario Roldán.

En lanchas

En los parajes de Ichipuca y Sud de Trejo, en el departamento Graneros, cientos de familias permanecen aisladas y sin ayuda luego del desborde del arroyo Matazambi.

Te puede interesar:  "Alberto, cuidado, el pueblo está CANSADO"

“Aquí hay niños, bebes y ancianos que necesitan asistencia alimenticia y médica. En la Municipalidad de Graneros nos dijeron que ya nos iban a hacer llegar ayuda”, comentó vía Whatsapp Erica Zerrizuela. Hasta el lugar solo se puede llegar en lanchas o vehículos pesados.

> “La Provincia ha fomentado los desmontes”, denunció Ascárate

“A los pobladores del sur, les puedo decir que la Provincia no realiza ninguna inversión en materia de infraestructura hídrica, ni tampoco realiza ningún control en materia del desmonte y, además, lo ha fomentado con los llamado caminos de la producción”. De esta forma, el subsecretario de Infraestructura del Plan Belgrano, José Ricardo Ascárate, se refirió ayer a los desbordes de ríos en el sur tucumano.

Ascárate precisó que los caminos de la producción son los que provocaron las inundaciones en Juan Bautista Alberdi. “De nuevo entró el agua por el camino de la calera, que es el camino que va desde Santa Ana hacia abajo han desmontado el pedemonte tucumano para hacer terrazas de citricultura y de frutas y allí están alineados modernos terratenientes políticos que hacen producción”, afirmó.

Sin planificación

El funcionario nacional presentó un informe en el que aseguró que los desmontes y las nuevas pavimentaciones u obras viales realizadas sin planificación ni estudio de desagües generan más problemas. “Incrementan los caudales de desagüe -detalló Ascárate-, aumentan la velocidad de circulación de las aguas y disminuye el tiempo en que esos caudales se concentran”.

Además denunció que fue absurda la obra del llamado canal de cintura Oeste. “Costó $ 38 millones por el ‘Plan Más robamos Cerca’ -resaltó con ironía- y fue firmado por José Alperovich y José López, pero el canal empezó a derrumbarse”, agregó.

Ascárate dijo que seguirá inundándose mientras se sigan haciendo obras sin sentido. “La desembocadura refleja que el canal es mayor que el arroyo en que desagua, el Matazambi”, precisó.

Te puede interesar:  Caso Dominé: testigos que hablan y se esfuman, versiones cruzadas y la sombra de los vínculos con la política

> “Hay suelos muy saturados por el exceso de lluvias”, dijo Torres

“Estamos monitoreando en forma permanente, inclusive con las autoridades de Catamarca, porque tenemos cuencas altas que son importantes y que llegan a nuestros ríos y la Dirección Provincial de Recursos Hídricos tiene estaciones meteorológicas en varios lugares de la provincia”. Así se expresó ayer Fernando Torres, titular de Defensa Civil de la Provincia sobre las últimas lluvias que afectaron al sur.

El funcionario resaltó que las inundaciones fueron una consecuencia de las lluvias en Santa Rosa (Catamarca) y La Cocha. Pero aseguró que los niveles de seguridad del dique Escaba, se encuentran controlados.

Nivel más bajo

Torres dijo que el nivel de agua comenzó a disminuir en el río Marapa. “Alrededor de las 7 (de ayer) se estabilizó la crecida y con el correr de las horas siguió en bajada”, insistió.

Los tucumanos todavía recuerdan la última inundación de gran magnitud, que se registró a principios de abril de 2017. En aquel momento, casi 6.000 habitantes -de los 8.000 que viven en la zona-, tuvieron que ser evacuados. La mayoría perdió todo debido al feroz avance del agua sobre el pueblo. Por temor a sufrir robos, algunos pobladores habían optado por quedarse en sus viviendas a pesar del agua.

Torres advirtió que, a esta altura del año, hay suelos muy saturados. “Esto genera poca absorción. Tucumán tiene la característica de tener lluvias muy importantes desde octubre hasta abril”, afirmó.

El pronóstico del tiempo no es el mejor. Para hoy se anuncian más lluvias con una mínima de 18 grados y una máxima de 27. Es posible que mañana se repitan las mismas condiciones.

AUTOR

Rodolfo Casen

Rodolfo Casen