Inicio Actualidad

Censo 2022 y el estallido demográfico de la Argentina

El país se encuentra atravesando un conjunto de procesos regresivos en el campo económico, social, educacional y sanitario.

937x529 una censista recoge datos para el relevamiento 2022 foto censogobar 943544 103645

La Argentina se encuentra atravesando un conjunto de procesos regresivos en el campo económico, social, educacional y sanitario. La magnitud de estos problemas eclipsa ante la opinión publica la implosión demográfica que per se los reagrava. El envejecimiento poblacional es como una enfermedad silenciosa que comienza a expresarse clínicamente.

Viviendas Belgrano

El Ministerio de Salud publicó las estadísticas vitales de 2020, que registraron un nuevo descenso de la natalidad con una caída abrupta de la tasa de fecundidad que alcanzó la cifra de 1,54, el valor más bajo de la historia, alejada de lo que se conoce como tasa de reemplazo, cuyo valor mínimo de 2,1 asegura la estabilidad demográfica.

El papa Francisco advirtió en su mensaje a los Estados Generales de la Natalidad: “no es inmediatamente perceptible, como otros problemas que ocupan las noticias (…) cada vez nacen menos niños y eso significa empobrecer el futuro de todos”. Nacimientos truncados por abortos o inexistentes por políticas antinatalistas que promueven la anticoncepción están modificando la estructura demográfica de nuestra población.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

El envejecimiento poblacional aumentará la presión sobre el nivel de gasto en los sectores sociales. El sistema de jubilaciones demandará un mayor presupuesto por el incremento del número de adultos mayores; agravado por una reducción de los recursos contributivos por menor número de personas económicamente activas. El sistema de salud tendrá una mayor demanda cuali y cuantitativa por enfermedades crónicas propias de una población envejecida.

Violencia de género
Violencia de género
Te puede interesar:  La AP y EORT y el SPDGR contarán con un Complejo Polideportivo y Recreativo en Lomas de Tafí

La tasa de actividad total tenderá a decrecer en un país que parte de un nivel de ahorro interno bajo y una tasa de dependencia elevada. La cultura actual requiere de una población que no se distraiga del ciclo consumir-producir-consumir. En este contexto, un hijo por criar o un anciano por cuidar lo apartan de ese objetivo “impuesto” por un capitalismo salvaje y promovido por un progresismo ingenuo y cómplice.

No solo es un tema económico, es la posibilidad de volver a ilusionarnos con la vida y la alegría de los niños. Cuando la cultura de la anti-natalidad penetra en la sociedad, por más esfuerzos que se hagan para revertirla, el proceso de reproducción social hace que la implosión demográfica ya sea irreversible. La falta de una política demográfica que defina tamaño, distribución y estructura de la población que necesita nuestro país es en realidad una forma de hacer política.

El primer censo nacional ordenado por ley durante la presidencia de Bartolomé Mitre documentó que el país era un desierto que debía poblarse y educarse si se deseaba instalar una república y una democracia en toda su extensión. ¿Quién tomará decisiones demográficas cuando se conozcan los resultados del censo 2022?

Artículo anteriorInflación por las nubes: se desacelera el consumo y crece la distorsión de precios
Artículo siguienteLa mañana ridícula de Alberto Fernández