Inicio Policiales Detuvieron a una de las mujeres más buscadas del país: había asesinado...

Detuvieron a una de las mujeres más buscadas del país: había asesinado a un nene en un ritual satánico

En 2006, Patricia Mabel López participó del secuestro, abuso y muerte de un chico de 12 años. Tenía una condena a prisión perpetua.

Patricia Mabel López, una de las diez personas más buscadas, fue capturada este miércoles. (Foto: Prefectura)

Una enfermera que se encontraba prófuga desde 2012 fue detenida este miércoles en el partido bonaerense de La Matanza. La mujer estaba condenada a prisión perpetua por el crimen de Ramón González, un nene de 12 años que en 2006 fue violado, torturado y decapitado durante un ritual satánico en la localidad correntina de Mercedes.

Se trata de Patricia Mabel López, una mujer de 48 años que figuraba en la lista de las diez personas más buscadas del país. Fue capturada pasado el mediodía en el cruce de Lavalleja y Ramos, de la localidad de González Catán, cuando se retiraba de la casa donde estaba viviendo.

Luego de tareas que se extendieron durante dos años e incluyeron observaciones, vigilancias, patrullajes e intervenciones telefónicas, ya que la mujer cambió dos veces de domicilio, lograron dar con el lugar donde vivía actualmente y este miércoles los efectivos realizaron un operativo en el lugar a esperar que saliera de la casa. La enfermera fue detenida y quedó alojada en una sede de Prefectura en calidad de incomunicada.

La detención se produjo como resultado de una investigación de integrantes del Comando Unificado Federal de Recaptura de Evadidos (Cufre), que obtuvo información y se la proporcionó a la Delegación de Inteligencia e Investigación Criminal de Prefectura de Zona Río de la Plata.

Te puede interesar:  ¿Cómo es posible que alguien con un frondoso prontuario ande suelto?
El lugar en el que detuvieron a Patricia López, en González Catán. (Foto: Google Maps).
El lugar en el que detuvieron a Patricia López, en González Catán. (Foto: Google Maps).

López se encontraba prófuga desde el 14 de mayo de 2012, tal como falló el Tribunal Oral Penal de la Tercera Circunscripción Judicial de Mercedes, ciudad ubicada a 240 kilómetros de Corrientes capital, luego de que el Superior Tribunal de Justicia de esa provincia la condenara a prisión perpetua.

El caso

El asesinato del nene de 12 años se produjo el 6 de octubre de 2006, luego de que saliera de su casa de Mercedes para ir al colegio y no regresara. Al día siguiente, su mamá denunció la desaparición ante la Policía, por lo que se montó un operativo de búsqueda. Tras 48 horas de rastrillajes, los vecinos encontraron su cuerpo en un baldío cercano. Las pericias determinaron que había sido abusado sexualmente antes de ser descuartizado, en un rito satánico.

En 2011, el tribunal de Mercedes realizó un primer juicio por el caso en el que Patricia López fue absuelta y recibieron perpetua otras siete personas: Yolanda Martina Ventura, Esteban Iván Escalante, Jorge Carlos Alegre, César Carlos Alberto Beguiristain, Claudio Nicolás González, Osmar Aranda y Ana María Sánchez. Todos fueron encontrados responsables de “homicidio triplemente calificado, abuso sexual gravemente ultrajante y privación ilegítima de la libertad”.

Un testigo declaró en el debate que “después de horas de torturas que incluyeron oraciones, quemaduras con cigarrillos y cortes, los que participaban de la ceremonia comenzaron a tomar vino en copas a las que les agregaban un líquido rojizo con una jeringa”.

Te puede interesar:  “100 leyes están en una nebulosa jurídica”

“Mientras bebían, uno comenzó a aullar y los demás lo siguieron, bailando alrededor del nene, del que abusaron varias veces para después golpearlo. Después lo mataron, lo pusieron arriba de una hostia negra y juntaron sangre del cuerpo“, agregó. Siempre según ese testigo, los participantes del rito “se tomaron de las manos con la sangre de Ramoncito y anunciaban las próximas víctimas”.

Tras la absolución de López, el fallo fue apelado y el máximo tribunal de la provincia también la consideró culpable, pero cuando el tribunal ordenó su detención, se había fugado. En 2015 se realizó un segundo juicio y se condenó por los mismos delitos a Daniel Alegre, que también había estado prófugo entre 2007 y 2011 y fue capturado en la localidad cordobesa de Unquillo.