Vacunación Gripe 2

Encontraron el cuerpo de Fiorella Furlán, la joven que había caído con su auto en un arroyo en Paraná

El vehículo que conducía había sido arrastrado por la corriente durante el temporal del sábado en la capital entrerriana.

Acceso a la Justicia

Los investigadores encontraron el cuerpo de Fiorella Furlán en un afluente del río Paraná luego de dos días de búsqueda. La joven había caído con su auto a un arroyo en Paraná.

La mujer de 22 años había sido vista por última vez el sábado por la tarde. Luego, a bordo de su auto, fue arrastrada por la fuerza del arroyo Antoñico.

Asistencia Pública

Ese arroyo ganó fuerza por el fuerte temporal que azotó ese mismo sábado la capital entrerriana. Durante su búsqueda, los vecinos ayudaron a la Policía y con sus propias manos levantaron las tapas de las alcantarillas para intentar encontrarla.

Cumplimos

El intendente de Paraná, Adán Bahl, confirmó la noticia: “Lamento profundamente el desenlace del trágico accidente que sufrió Fiorella y abrazo fuerte a sus padres, familiares y amigos en este momento desgarrador. Mi reconocimiento al valeroso e incansable esfuerzo de tantos trabajadores y vecinos en su búsqueda”.

Planta Asfáltica
Los vecinos cuando buscaban a Fiorella (Foto: Rafael Romero / Uno Entre Ríos)
Los vecinos cuando buscaban a Fiorella (Foto: Rafael Romero / Uno Entre Ríos)

Durante el operativo, el comisario Javier Díaz explicó el domingo en TN que encontraron el auto en el que iba Fiorella, que el parabrisas estaba roto y, entonces, consideró probable que la joven pudo haber arrastrada por la corriente por allí.

Fiorella manejaba su Suzuki Fan por la calle Gálvez cuando a pocos metros de la avenida Ramírez cayó con desde un puente mientras cruzaba el arroyo Antoñico, que estaba crecido por la fuerte tormenta.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

Diego González, cuñado de Fiorella, dijo en TN que la chica llegó a hablar con su papá cuando era arrastrada por la corriente. “El agua me lleva el auto y no me puedo bajar”, le dijo desesperada.

El papá le insistió para que se bajara del vehículo, pero la presión del agua le trababa la puerta. Tampoco pudo romper un vidrio para escapar. Esa llamada duró pocos segundos. Se cortó abruptamente.

Dejanos tu Comentario