Inicio Mundo

Guerra Rusia-Ucrania: miles de muertos y ciudades arrasadas, el oscuro pronóstico de la Unión Europea

Diplomáticos en Bruselas sostienen que lo peor llegará en los próximos días. Nueva fase en una ofensiva que se extiende.

guerra rusia ucrania

La guerra va a empeorar, las batallas serán mayores, participarán decenas de miles de soldados, tal vez más de 100.000 entre los dos bandos, habrá decenas de miles de muertos entre militares y civiles, muchas localidades serán arrasadas y se usarán medios militares pesados y masivamente como no se usaron nunca en el planeta desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Viviendas Belgrano

Tierras de sangre, que decía el historiador británico Timothy Snyder para referirse a las tierras negras de Ucrania. Ese es el escenario que teme la diplomacia europea para las próximas semanas en Ucrania.

La reunión de cancilleres europeos de principios de esta semana que se acaba no dio pie a grandes anuncios. No hubo sanciones nuevas ni apenas grandes declaraciones, pero a puerta cerrada fue una de las reuniones con más enjundia desde el principio de la guerra.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

Los diplomáticos europeos confirman con pesimismo que el presidente ruso Vladimir Putin no atiende ni a reclamos diplomáticos ni al daño que las sanciones están haciendo en la economía rusa. Creen que tiene entre ceja y ceja partir Ucrania si no puede controlarla toda y que lanzará todo el peso de sus Fuerzas Armadas.

Putin estaría esperando simplemente que sus generales tengan todo preparado y que sus fuerzas acaben con la resistencia ucraniana en Mariúpol, una ciudad que tuvo unos 450.000 habitantes, en la que puede que queden ya menos de 100.000 y en la que el presidente ucraniano Volodimir Zelenski denuncia que los bombardeos rusos han matado a más de 20.000.

Los ataques de Rusia seguían este sábado en Járkov, la segunda ciudad de Ucrania. Foto: REUTERS
Los ataques de Rusia seguían este sábado en Járkov, la segunda ciudad de Ucrania. Foto: REUTERS

Asalto militar masivo

El plan A de Putin falló, no pudo tomar Kiev en pocos días como pretendía y está sufriendo daños militares de envergadura con la pérdida de miles de soldados y cantidades ingentes de material.

El hundimiento del crucero Moskva, el buque insignia ruso en el Mar Muerto, un buque del tamaño del Belgrano en el que no se sabe cuántos de sus más de 500 tripulantes murieron y cuántos fueron evacuados, fue el símbolo final de una fase de la guerra que sorprendió a los rusos y al resto del mundo por la resistencia ucraniana.

Rusia da señales de volver a su forma tradicional de hacer la guerra. Se acabó el intento de tomar Kiev con pocos medios. Ahora la mayor parte de las tropas rusas, al mando del general responsable de arrasar las ciudades sirias, Alexandre Dvornikov, preparan, teme la diplomacia europea, un asalto militar masivo en el que participarían entre 60.000 y 100.000 hombres y más de 2.000 tanques, piezas de artillería, lanzacohetes y otras armas.

guerra rusia ucrania ofensiva este

Armamento pesado para una batalla al estilo de las mayores de la Segunda Guerra Mundial. Una lluvia de artillería que deberá seguir con el avance de decenas de miles de hombres.

Armas para Ucrania

Enfrente, Ucrania se prepara con lo que tiene y lo que los europeos y estadounidenses le van dando. Ya empiezan a llegar tanques T-72 de fabricación soviética de los arsenales eslovacos y checos, desde donde también le llegan antiaéreos S-300.

Estados Unidos prometió esta semana material militar por más de 800 millones de dólares y el británico Boris Johnson viajó a Kiev con la lista de lo que su país aporta estas semanas.

La diplomacia europea no sabe si será suficiente. Sobre el papel los rusos siguen siendo muy superiores pero la resistencia y las tácticas de los ucranianos sorprendieron en las primeras semanas de la guerra y podrían volver a hacerlo.

Europa cree que Putin hará como en Mariupol y bombardeará masivamente tanto a militares como a civiles para hundir la moral de Kiev.

Una explosión en un edificio de Mariupol, esta semana. Foto: AP)
Una explosión en un edificio de Mariupol, esta semana. Foto: AP)

Bruselas considera que Putin quiere el control de las provincias de Donetsk y Lugansk (el corazón del Donbas) y un corredor que pase por Mariúpol y Jersón para conectar Crimea por tierra con Rusia.

También que intentará al menos llegar hasta la industrial Dnipro, a las orillas del Dnieper, el río que parte el país en diagonal de arriba abajo. Tendría así todo el control del sureste ucraniano. De la respuesta que hasta entonces haya dado Kiev en el campo de batalla dependería que Putin decidiera presionar más al oeste o se contentara con ese trozo de su vecino.

La batalla en el este

El canciller europeo, el hispano-argentino Josep Borrell, decía esta semana: “El destino de la guerra se va a jugar en la batalla del Donbas. Los rusos harán la guerra como saben, como un rodillo. Temo que haya muchas víctimas civiles”.

Borrell cree que Europa debe ayudar en todo lo que pueda a los ucranianos a defenderse y pide atender a las prioridades. Si las sanciones son importantes, la entrega de armas es urgente. Cuestión de días. “Las batallas se producirán con o sin nuevas sanciones, compremos o no compremos gas y petróleo ruso”, advirtió.

Borrell hace esos llamados porque sabe que dejar de comprar hidrocarburos rusos genera divisiones en Europa pero apoyar a los ucranianos con armas lo defienden 26 de los 27 países del bloque. Sólo la Hungría del ultranacionalista Viktor Orban se niega.

La diplomacia europea mira al 9 de mayo. Consideran que Putin necesita un triunfo para ese día, el que conmemora la victoria del Ejército Rojo sobre el nazismo y su última batalla en el Berlín de 1945.

Bruselas confía en que la resistencia mostrada por el Ejército ucraniano y las armas europeas y estadounidenses sean suficientes para detener a los rusos.

Bruselas, especial

CB

FuenteClarín
Artículo anteriorLas reservas líquidas del Banco Central siguen en terreno negativo pese al acuerdo con el FMI
Artículo siguienteIntendentes exigen a Kicillof que responda si se benefició a La Matanza en detrimento de sus municipios