Vacunación Dengue

Hay choferes despedidos que aún no recibieron el telegrama de cesantía

El gremio de UTA no descarta tomar medidas de fuerza.

ZOZOBRA. Los usuarios de colectivos urbanos ya enfrentan reducciones de servicios a causa de la crisis de las firmas. la gaceta / foto de diego araoz
Vacunación Dengue

Juan Ramón Díaz se enteró de que se quedaba sin trabajo mientras manejaba un colectivo de línea por la calle Camino del Desierto, ingresando a Los Pocitos, al norte de la capital. El chofer forma parte de los más de 100 despedidos de empresas de transporte público, que comenzaron a reducir el personal excusándose en el agravamiento de la crisis del sector.

“Le pido a Dios que vuelva a tener trabajo, lo único que tengo en mi vida es el trabajo, espero que por el bien de mi familia, de todos, no suceda esto. Espero no ser un desocupado mas, no estoy en condiciones de ser un desocupado más”, dijo Díaz, casi implorando, en la sede del sindicato.

Asistencia Pública

“Estaba trabajando, tomando el servicio, y mis compañeros me avisaron por un ‘mensajito’ que estaba en la lista de despedidos”, recordó el trabajador, de 39 años de edad y con 12 años de servicio en la empresa Transporte Colectivo de Pasajeros El Galgo SRL, rememorando el viernes en que se enteró de que se quedaba sin trabajo.

Cumplimos

“Estoy muy preocupado porque es mi única fuente laboral: es mi trabajo. Amo lo que hago. Con esto mantengo a mi familia, mis hijos, mi casa… Y tengo muchas deudas. Me está comiendo la cabeza todo esto, estoy muy mal”, agregó Díaz. Explicó que a su casa aún no llegó una notificación formal de despido, pero repite que se enteró junto con su compañeros de los 11 despidos en la empresa porque se difundió una lista por WhatsApp.

Planta Asfáltica

“En mi casa el único ingreso que hay es el mío. Somos cinco, tengo tres hijos y mi esposa. Todos los compañeros nos estamos apoyando porque hoy me tocó a mí junto con un grupo, pero la semana que viene pueden ser otros (los despedidos)”, finalizó.

Presentación ante Trabajo

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

“Nos reunimos con todos los compañeros despedidos en el gremio, estamos recopilando telegramas y cartas documentos de despido para trabajar en la presentación del material para denunciar la situación ante la Secretaría de Trabajo de la provincia el lunes (por mañana)”, explicó a LA GACETA César González, secretario general de la Unión Tranviarios Automotor. Y agregó: “aparentemente, por una medida de fuerza que hubo en los servicios de correo, no llegaron todas las notificaciones aún, porque con la información de los delegados por empresa habíamos contabilizado entre 130 y 150”.

Miembros del sindicato explicaron que la posibilidad de convocar a medidas de fuerza se analizarán luego de que se agote la vía administrativa. “Es una situación grave, no se nos notificó la medida. Esta crisis tiene muchos componentes en común con la de 2002, cuando se cerraron muchas empresas y quedaron en la calle 1.200 trabajadores. A nivel nacional hubo despidos en otras provincias, el año pasado quedaron sin trabajo 1.800 choferes de los servicios de larga distancia”, agregó el sindicalista.

Los empresarios del transporte argumentaron que su estado económico es de “quiebra”. “Es una medida dolorosa, no deseada, pero es en pos de mantener los servicios básicos y vitales para los tucumanos, en medio de este cuadro económico inflacionario y de devaluación. No nos queda alternativa. El sector está al borde del colapso”, justificó Jorge Berretta, vicepresidente de la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán (Aetat).

El empresario había culpado a la discrecionalidad de la Nación para la distribución de subsidios del fondo de compensación, en beneficio de empresas porteñas. “Entendemos que la responsabilidad, hoy, es de los poderes concedentes locales: de la provincia y de los municipios”, sentenció.

La crisis, sintetizada por los empresarios

Quita de subsidios nacionales y traspaso caótico

El reparto de subsidios nacionales para las empresas de colectivos de todo el país terminó en diciembre de 2018: desde entonces, provincias y municipios se hicieron cargo de los aportes. Sin embargo, esos valores no se actualizaron tras la última suba del dólar.

Venta de combustible a valor mayorista

El mayor impacto en las cuentas, según los empresarios, se produjo en el gasoil. El litro de gasoil subsidiado costaba a $ 10 para  las empresas. Desde enero de este año, se vende a precio mayorista en surtidor: el litro de Euro-5 ronda los $ 54.

Devaluación y tarifas desactualizadas

La postura de los empresarios es que como la tarifa es fijada por el Estado, la diferencia entre el costo de explotación y el valor del boleto establecido por el nivel económico de los usuarios, debe ser compensada con subsidios o con quitas impositivas.

Dejanos tu Comentario