Cárcel Benjamín Paz
Inicio Opinión

La clase política y su desconexión con la realidad que sufre la sociedad

En el marco de la peor situación económica de la historia argentina, la clase política se burla del pueblo.

stella maris córdoba alfredo toscano
Stella Maris Córdoba - Alfredo Toscano
Procrear

Opinión. “Lo que nos dejó la semana

Cuando hace apenas 15 días se conoció la noticia que daba cuenta acerca de que el Gobierno nacional evaluaba prohibir los viajes de funcionarios al exterior, saltó a la luz el caso de quien todavía es mano derecha de Germán Alfaro. Y es que el secretario de Obras Públicas de la capital no tuvo mejor idea que ir de vacaciones a Miami. Como si eso fuera poco, durante la semana que pasó para ya no volver, un caso similar tuvo como protagonista a una mujer.

Se trata de Stella Maris Córdoba, nada menos que la interventora del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV). En su caso, se tomó un avión de United Airlines para viajar más de 8.700 kilómetros junto a algunos familiares hasta el estado de Utah, Estados Unidos, y lo hizo nada menos que en época de cepo cambiario. La excusa fue la de participar del festejo de casamiento de un pariente cercano.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

Justamente, mientras la mayoría de los argentinos no puede ni siquiera comprar un par de dólares. La indignación fue tan grande que, de hecho, hacia el interior del peronismo, consideraron que el descuido de Stella Maris Córdoba es una vergüenza y de gran impunidad el viaje de quien trabaja como la interventora del Instituto de la Vivienda a EEUU por sus vacaciones.

Y es que se tratan de verdaderos momentos críticos que vive la sociedad donde los funcionarios públicos deben dar el ejemplo y no hacer ostentaciones. Sin embargo, la sinrazón pudo más. Lo mismo ocurrió cuando por los celulares de la sede de Lavalle y 9 de Julio comenzaron a circular las capturas de pantalla de las fotos de Alfredo Toscano, quien aprovechó el receso invernal para descansar junto a su esposa en Miami, Estados Unidos.

miami

Ahora bien, cabe preguntarse entonces, ¿Por qué, en el marco de la peor situación económica de la historia argentina, la clase política se burla de la sociedad? Y es que personajes nefastos como Alfredo Toscano y Stella Maris Córdoba, son los máximos exponentes de la desconexión de la realidad de parte de la clase política. Al mismo tiempo, pareciera que no tiene límites la impunidad.

Sin ir más lejos, Toscano y Córdoba actuaron como si no vieran cómo se encuentran viviendo los argentinos. La mayoría atraviesan con temor el sufrimiento, la pobreza, con una inflación que es mejor ni hablar. En ese marco, no se entiende que dólares no hay ni para que los importadores ingresen sus containers. Sin embargo, para que funcionarios como Toscano y Córdoba viajen al exterior “si están los dólares”.

//Funcionaria ultra K con dólares sin cepo: mirá los videos en Tik Tok de las exóticas vacaciones de Stella Maris Córdoba y su familia en Utah, EEUU, a 9000 km de Las Talitas y del IPV

Lo que está claro fue la desconexión de la clase política en relación a la realidad, la más dura que se recuerde a nivel nacional, al menos, desde la vuelta de la democracia. Sobre todo, dejando en evidencia la falta de empatía de dirigentes políticos que se encuentran alejados del ciudadano de a pie, razón por la cual poco pareciera importarles el pueblo.

//Stella Maris Córdoba tendría las horas contadas en el IPV

Se trata de comportamientos que se enmarcan dentro de una tremenda falta de empatía para con el prójimo, remarcada como una posición profundamente a destiempo en lo que hace a la lamentable realidad que atraviesan todos y cada uno de los argentinos. Es por ello que cabe preguntarse también ¿Por qué Toscano y Córdoba se burlan tanto e insultan de esa forma a los tucumanos?

En ese sentido, tanto el funcionario municipal como la interventora del IPV hicieron gala de un egoísmo. Esto se debe al hecho de que ambos dejaron en claro con su accionar que la gente poco y nada le importan. Mientras la sociedad sufre las penurias sociales y económicas, mientras observa impotente cómo la canasta básica de alimentos sube sus precios generando más pobreza.

Justamente, se trata de una pobreza que terminará llegando prácticamente a la mitad de la sociedad argentina. Un pueblo que no está muy lejos de volver a atravesar un infierno socio económico como el del 2001. Gente que satura las guardias hospitalarias dedicadas al tratamiento psicológico a causa de una angustia que ni siquiera puede intentar enfrentar porque está vedada la compra de dólares para el ahorro.

//Crece el escándalo: Germán Alfaro y el ensordecedor silencio por el viaje de Alfredo Toscano a Miami

Y es que el cepo cambiario se ajusta más y más y la gente no puede acceder a ellos como para intentar ahorrar algo al menos. Para colmo, pero claro, difícil para la ciudadanía. En cambio, Toscano y Córdoba en un abrir y cerrar de ojos consiguieron lo que pretendían. Ahora bien, cabe preguntarse entonces: ¿De dónde obtuvieron los dólares este funcionario cuando nadie más puede conseguirlos? ¿Tal vez con la compra ilegal y no registrada de la moneda extranjera?

Pero lo que resulta inconcebible también es el hecho de que las autoridades que deberían actuar en estos casos son, justamente, sus superiores, quienes eligen callar en lugar de que tomar cartas en el asunto. En ese sentido, aturde el silencio que guardan acerca de este tema. ¿Hasta cuándo esta sociedad podrá soportar tantas humillaciones de quienes gobiernan? ¿Es que se trata de una casta?

//Escandalo: ¿Aniversario en Miami?. Fredy Toscano “disfrutando” las mieles de Alfaro

Y es que pareciera que se trata de eso debido a que seres como Alfredo Toscano y Stella Maris Córdoba no son más que unos caraduras que no deberían estar más en sus cargos. Sin embargo, continúan siendo protegidos por parte de la corporación política que se cubren entre todos. Nada les importa y utilizan la política como un trampolín para satisfacer sus egos y carreras personales.

Sin ir más lejos y, en definitiva, debería el intendente capitalino solicitarle la renuncia a Toscano por su mal comportamiento, falta de decoro y de empatía con los ciudadanos de San Miguel de Tucumán, que son en definitiva quienes sustentan a través de sus impuestos, estos lujos desmedidos. Los mismos que le permite, fomenta y encubre Germán Alfaro a Alfredo Toscano por ser su mano derecha.

¿El dinero que faltarían en las inexistentes obras que necesitan los vecinos de la capital sobran en el presupuesto que demandó el viaje del funcionario más cercano a Germán Alfaro? ¿No debería el intendente decir algo al respecto? Y es que tal parece que hubiera decidido mantenerle sus privilegios a quien pareciera que el único “mérito” pasa por haberse constituido en su mano derecha.

Los mismos privilegios que no se los debería dejar pasar a Stella Maris Córdoba el gobernador Osvaldo Jaldo. Por el contrario, la funcionaria que admira al kirchnerismo debería quedar afuera de cualquier posibilidad de seguir manejando el área en la que trabaja para que “suene el escarmiento” como decía Perón. De lo contrario, que Dios y la Patria demande a quienes corresponde.