Inicio Policiales

Qué dice el informe de inteligencia de Paraguay sobre Gholamreza Ghasemi, que sería el piloto iraní retenido en Buenos Aires

El ministro de Inteligencia paraguayo afirmó este viernes que el tripulante está vinculado a las fuerzas de elite Al Quds, y que “no se trata de un homónimo”, como sugiere el gobierno argentino.

gholamreza ghasemi mahdi museli
Gholamreza Ghasemi, piloto del Boeing 747 de la empresa Emtrasur, y Mahdi Museli, su copiloto. Detenidos iranies ezeiza

Una ficha técnica que sintetiza nivel de riesgo, conexiones, sanciones. Un perfil que llevó a la inteligencia de Paraguay a determinar que la persona que tienen registrada como Gholamreza Ghasemi está “conectada con entidades designadas/sancionadas que están ayudando al régimen iraní en actividades terroristas”, sostiene la información reservada a la que accedió Clarín. La justicia argentina aguarda información de inteligencia americana para saber si se trata del piloto iraní que se encuentra retenido en nuestro país.

Viviendas Belgrano

La justicia federal de Lomas de Zamora busca confirmar la identidad de Ghasemi, el piloto del Boeing 747 que está incautado hace 72 horas. Al igual que los otros 18 miembros de la tripulación, el ciudadano iraní tiene prohibido salir del país.

image 74
Gholamreza Ghasemi, el piloto iraní del avión retenido en Ezeiza que estaría vinculado a grupos terroristas

Cuando la fiscal Cecilia Incardona impulsó la apertura del expediente penal, hizo lugar al planteo de la DAIA, en el que se alertaba sobre la posibilidad de que el piloto se encuentre vinculado a las fuerzas de elite iraníes Quds, calificadas como una organización terrorista por Estados Unidos.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

Aunque la Dirección de Migraciones afirma que “el piloto es quien dice ser” -un tripulante aéreo que no está vinculado con organizaciones bajo sospecha- y que el gobierno afirma que se trata de un homónimo de la persona que trabajó en varias aerolíneas vinculadas a la fuerza Quds, el juez Federico Villena pidió información a los organismos de inteligencia norteamericanos para determinar la identidad del iraní.

Violencia de género
Violencia de género
Te puede interesar:  El Presidente volvió a negar los atropellos de Maduro: “¿ Es ignorancia o selectividad?”, respondió Human Rights Watch

Pero este viernes, esas dudas recibieron una respuesta desde Asunción. Cuando le preguntaron si el piloto Gholamreza Ghasemi estaba vinculado con las tropas Al Quds de Irán, el ministro de Inteligencia paraguayo, Esteban Aquino, sostuvo que “efectivamente es así”, y descartó que se trate de un homónimo.

El área de inteligencia paraguaya tiene una ficha sobre Ghasemi a la que accedió Clarín de fuentes reservadas de inteligencia. Allí se detalla que la aerolínea “Qeshm Fars Air -en la que reportó el piloto- es administrada por el miembro del Guardia Revolucionaria Iraní Gholamreza Ghasemi”.

Para el organismo de Inteligencia paraguayo, esa empresa aérea representa un “alerta alta: entidad afiliada a entidades designadas/sancionadas/ilícitas”. El nivel de riesgo para la seguridad asignado en el informe es del 89%.

¿De qué más se dejó constancia en el informe? “Esta entidad está conectada con entidades designadas/sancionadas que están ayudando al régimen iraní en actividades terroristas y desarrollo de ADM” (armas de destrucción masiva).

“Irán, Corea del Norte y otros países son objeto de bloqueos y sanciones aplicadas por el desarrollo de este tipo de armas y como parte del sistema de prevención de lavado de activos, financiamiento de terrorismo y financiamiento de este tipo de armamento”, explicaron a Clarín fuentes con acceso al informe paraguayo.

Antes de la afirmación de Aquino, Paraguay ya había advertido a los países de la región -incluida la Argentina- sobre las supuestas actividades irregulares del avión venezolano-iraní que permanece retenido en Ezeiza.

Te puede interesar:  Misterio narco en Bahía Blanca: una lancha abandonada y más de 140 kilos de cocaína flotando frente a una base de la Armada

En sus esfuerzos por desligar al piloto -que como el resto de los tripulantes del avión secuestrado está alojado en un hotel de Canning- de la mira de los organismos de inteligencia de varios países, fuentes oficiales afirmaron esta semana que se trataría de un “accionista de Mahan Air, nada más”. El dato, que ya había sido detectado por la justicia, no resulta menor, porque esa compañía iraní dueña durante quince años de la aeronave que la flota estatal venezolana sumó el 23 de enero de este año, está en la lista de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (“OFAC”) del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos.

La OFAC “administra y hace cumplir las sanciones económicas y comerciales basadas en la política exterior de los EE. UU. y los objetivos de seguridad nacional contra países y regímenes extranjeros seleccionados, terroristas, narcotraficantes internacionales, quienes participan en actividades relacionadas con la proliferación de armas de destrucción masiva y otras amenazas a la seguridad nacional, la política exterior o la economía de los Estados Unidos”.

Para esa oficina estadounidense, Mahan Air sería un brazo operativo de la fuerza Al Quds, a la que consideran una división de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica especializada en operaciones de inteligencia militar a la que Estados Unidos considera un grupo terrorista.

Te puede interesar:  Paraguay asegura que uno de los tripulantes del avión iraní se cambió la cara con una cirugía en Cuba

La actividad de las compañías aéreas iraníes Mahan Air y Qeshm Fars Air en América Latina también fue puesta de manifiesto por la embajada de Israel: “son empresas que se dedican al tráfico de armamento y al traslado de personas y equipos que operan para la Fuerza Quds, las cuales están sancionadas por Estados Unidos por estar involucradas en actividades terroristas”, ratificaron sus voceros.

FuenteClarín
Artículo anteriorPusineri confirmó la lista de jugadores que estarán disponibles ante Huracán
Artículo siguienteTarifas gas y electricidad: las empresas ven complicada la implementación de la segmentación