Inicio Portada Reducida a escombros: queda en pie una parte de la fachada del...

Reducida a escombros: queda en pie una parte de la fachada del ex Banco Francés

La demolición del histórico edificio de San Martín al 700 se encuentra en su etapa final.

FOTO LA GACETA/ JUAN PABLO SÁNCHEZ NOLI.

Cada vez hay más escombros y menos recuerdos del ex Banco Francés, que en una semana podría estar completamente demolido, según prevén los trabajadores del lugar. 

Después de varias reuniones entre la Comisión del Patrimonio de la Provincia, la Municipalidad y la Caja Popular de Ahorros, se tomó la determinación de no conservar la estructura, ya que corre riesgo la vida de las personas que transitan día a día por el lugar. 

En enero de este año, colgaron un cartel que decía “Demolición total” en el edificio ubicado en San Martín al 700. Comenzó a destruírse desde adentro hacia afuera y ahora se puede ver a simple vista cómo se transforma en una montaña de escombros.

FOTO LA GACETA/ JUAN PABLO SÁNCHEZ NOLI

FOTO LA GACETA/ JUAN PABLO SÁNCHEZ NOLI

Durante todo el proceso, nadie aclaró qué es lo que se va a construir y en qué se convertirá uno de los pocos ejemplares que queda como este.

La historia de la propiedad

El edificio de San Martín 730 (en ese entonces calle Las Heras al 600) se inauguró el 7 de febrero de 1913, erigido por el constructor español Manuel Graña. Tras la quiebra del banco, el inmueble fue comprado por Alfredo Guzmán, para instalar una compañía financiera que funcionó desde 1916 a 1921. 

En 1922 fue comprado por la Caja Popular; allí funcionó su sede hasta 1939. La Dirección General de Rentas, la Secretaría de Trabajo y la Dirección de Comercio fueron algunas de las oficinas que se instalaron más tarde. En 2011 se montó el Espacio DAR, para lo cual un importante grupo de profesionales restauró el edificio (foto de la fachada). Luego del encuentro, volvió al abandono.

Te puede interesar:  Maley se disculpó con la familia Dominé por sus polémicas declaraciones
LA ÚLTIMA VEZ. En 2011 se lo remodeló y nunca más volvió a funcionar. FOTO ARCHIVO/ LA GACETA.