Inicio Economía

Carlos Melconian: “El fisco así no va más, la emisión produce inflación y los planes secuenciales no funcionan”

El economista, que el miércoles se reunió con la vicepresidente, dijo que le trasmitió este mensaje y le advirtió que el gradualismo no sirve. Contó que se trató de una reunión “institucional”. Y aunque aclaró que “la hiperinflación no es inexorable”, señaló que el FMI acompaña los desvíos de la economía mientras “no se le agote la paciencia”

carlos melconian (1)
Carlos Melconian, presidente del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral)

El economista Carlos Melconian, fue entrevistado a raíz del encuentro que tuvo el miércoles con la vicepresidente de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner. Melconian aclaró que la vicepresidente no lo llamó a él, sino que fue un encuentro institucional, por su rol de presidente del Ieral, que -dijo- ya hizo público su deseo de “hablar con todo el mundo: gente de la política, del oficialismo, la oposición, gobernadores, la iglesia, gente de diferentes niveles de la Justicia, sindicatos, empresarios, líderes políticos”.

Viviendas Belgrano

“Nos tomamos muy a pecho el tema apartidario, desideologizado, estamos hablando con todo el mundo y se van armando agendas que yo no manejo. Llegó el día y fui. Es la figura vicepresidencial y yo estoy trabajando por la Argentina arriba de la grieta”, explicó Melconian en diálogo con el programa “Sábado tempranísimo”, por radio Mitre, en el que aclaró:; “no tengo un discurso en privado y otro en público; con pragmatismo hace 30 años digo lo mismo”. Lo que le dijo a la vicepresidente, señaló, “tiene que ver con lo que venimos diciendo, tanto el Ieral como yo como economista profesional”.

“Si a mí me llama un presidente o una autoridad, aunque yo no esté de acuerdo en lo ideológico, yo voy. Distinto es que luego quiera hacer algo con ellos. Ahí sí uno se reserva lo personal, el afecto”, aclaró. Además de manifestar que Cristina Kirchner era la única figura política con la que hasta ahora nunca se había reunido y con la que completó su “album de figuritas”, así como en su infancia la “figurita difícil” era (Juan Carlos “Manija”) Puntorero, que jugó en Chacarita campeón de 1969. La charla fue “media hora institucional y el resto actualidad”, dijo Melconian, quien se cuidó de atribuir frases o dichos a Cristina, limitándose a expresar lo que él piensa y le transmitió.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

Pese a su reticencia a exponer lo que dijo Cristina, Melconian concedió que hablaron sobre “la moneda, las importaciones, incluso el tema del fisco”. Y respecto a la reciente frase de la vicepresidente sobre un “festival de importaciones”, insistió en su diagnóstico. “Yo he dicho privada y públicamente que la Argentina tiene un problema de dólares en sus importaciones por el modelo macroeconómico. En términos de importaciones sobre PBI, de un país con 50 millones de habitantes o en comparación con otros países, no está en un boom de importaciones ni en una apertura, es todo raquítico”. Además, volvió a criticar el “supercepo” y señalar las importaciones de energía. “Nos estamos ahogando en un vaso de agua creyendo que tenemos super-importaciones. ¿Más lupa a las importaciones le van a poner? Hay que dar vuelta el programa macroeconómico. Quiero el país que imaginamos con la Fundación Mediterránea y el Ieral, pero faltan 18 meses”.

Te puede interesar:  Crecieron los préstamos personales para pagar deudas

¿”Fabregazo” a la vista?

Respecto de cómo atravesaría el actual gobierno ese plazo, Melconian señaló: “el 15 de noviembre, después de la elección de medio término, como ocurrió en 2013, los gobiernos tienen que agarrar el manual de llegar a la otra orilla. Pero no sacaron el manual. Hemos perdido 6 ó 7 meses. Lo único que hubo fue un acuerdo por resignación con el FMI, que también se lo viola. La complicidad del FMI es acompañar los desvíos. Que no se le agote la paciencia”.

De todos modos, señaló que el actual gobierno “de algunas modificaciones clásicas no se va a salvar”. Al respecto, recordó que en 2014, durante la segunda presidencia de Cristina Kirchner, ocurrió el “fabregazo”, en referencia al entonces presidente del BCRA, Juan Carlos Fábrega.Según Melconian, fue “un ajuste clásico, el gobierno tuvo que poner pierna fuerte en lo cambiario, tuvo que poner pierna fuerte con el Club de París, acordar los gobernadores, acordar con los bancos, poner pierna fuerte en lo fiscal y casi pierna fuerte con los buitres”.

“Te guste o no te guste, aunque te puteen -señaló.- hay momentos en que tenés que ponerte al frente: Fábrega devaluó. Puso los huevos arriba de la mesa. Se dio cuenta que la devaluación diaria no alcanzaba. Tuvo que hacer un saltito cambiario, no una locura”,

image 122
Melconian atribuyó la devaluación y los ajustes macroeconómicos de 2014 a Juan Carlos Fábrega, entonces presidente del BCRA, no a Kicillof. Dijo que Fábrega “puso lo que había que poner”

Sobre si para cambios de política económica habrá que esperar mucho, Melconian insistió en su idea de un “cambio de régimen”.

“Creo firmemente en un cambio de régimen, que ocurren en oportunidades históricas, habitualmente cuando hay un cambio de gobierno. Este es un gobierno que en su faz política está viendo cómo se arma. Hizo un ajedrez para ganar que no sirve para la conducción. Se necesita una fecha emblemática, un cambio de raíz, un acuerdo. Esos cambios requieren fechas, que la gente vea …”. Además, azuzado por los entrevistadores, recordó que “siempre te podés ir a la mierda, pero no es inexorable. La híper es totalmente evitable, pero te tenés que poner las pilas”.

Respecto de la bimonetariedad, un tópico común entre el economista y la vicepresidente, Melconian indicó: “Yo he dicho que la Argentina tiene que ir a un régimen bimonetario, pero no porque lo dice un iluminado, sino porque lo decidió la gente”. Y lo distinguió de la dolarización, que a su juicio no es una posibilidad práctica “si no tenés dólares, ni (el acompañamiento”de ) el Tesoro (de EEUU)”. E hizo el paralelo con lo que le había señalado en su momento a Macri de que “el tipo de cambio libre y flotante es un punto de llegada, no de partida”.

El economista insistió en que en el Ieral “pensamos en un capitalismo moderno, occidental, progresista, con un cambio de raíz, por arriba de la griesta, disruptivo pero con Banco Central,, que lo hace la política”. El 10 de diciembre de 2023, explicó, habrá un nuevo gobierno, “y uno no puede salir a ver con quién hacer algo”. Y criticó el funcionamiento del actual gobierno. “Nosotros bregamos por la recuperación de un ministerio de Economía que evite que el ministro diga algo y un secretario diga otra cosa. O que se desdoble una secretaría para transformarse en un ministerio enfrentado al Banco Central. Si viene Mandrake, con un ministerio así también sería ingobernable”.

Te puede interesar:  Dólar y controles extremos: con la brecha del 100% la Argentina es el país con más tipos de cambio del mundo

Melconian desestimó la crítica del diputado Fernando Iglesias, del PRO, por haberse reunido con la vicepresidente. “Trabajo en un programa por el pueblo argentino. Me lastima que un pibe se quiera ir. Acá hay que armar una masa crítica. No lo digo por esta reunión”, aclaró. Y agregó que le dijo a Cristina “que el fisco así no va más, que la emisión produce inflación, que los planes secuenciales no van más, así como le dije a Macri que el tipo de cambio libre y flotante es un punto de llegada, no de partida. Que la deuda en pesos y dólares las dos están mal. Que las importaciones no son paraguas de Taiwán, que la energía tiene un lugar clave, que hay que sacar el gas, el petróleo y los minerales Que el salario es hijo de la productividad y que los políticos no se pueden cagar a trompadas entre ellos, porque si no pasa la ambulancia y levanta la gente caliente que no sirve para nada”.

“Habla mucho”

Consultado sobre si tenía la sensación de que la vicepresidente lo había escuchado, Melconian respondió: “En una reunión de dos, dejo primero que hable el otro (….) Por supuesto que la vicepresidenta es una persona que habla mucho, supongo por su actitud corporal que escucha mucho. Desdramaticemos estas cosas. Poner en marcha la Argentina va a requerir meter adentro a todos los que se pueda”.

“Pero Cristina es la adalid de la grieta”, insistió el periodista, Marcelo Bonelli.

-”Hay que darle la chance a que la gente cambie. Mi tarea no es buscar acuerdos políticos. Yo me remito a lo mío. Puede venir Mandrake, pero si no tenés detrás a la política, Mandrake se tiene que ir a a la casa. Y la política debe saber que tiene que haber contenido y tipos que se hagan cargo de la economía”.

Además, consultado sobre si lo había llamado Macri, aclaró que no después de la reunión con Cristina, pero se empeñó en aclarar a propósito del expresidente: “Fui su funcionario, soy su amigo”.

image 121
Melconian aclaró que fue funcionario de Macri y aclaró “soy su amigo” Foto NA

Ayer, cuando se supo del encuentro, que tuvo lugar el miércoles, no el mismo viernes, como circuló en primera instancia, fuentes vinculadas a la Fundación Mediterránea habían señalado que el encuentro entre Cristina y Melconian fue “una reunión institucional”, del mismo modo que -comentaron- “nos estamos reuniendo, en ese contexto, con gobernadores, precandidatos y autoridades para explicarles lo que estamos haciendo. Un programa integral para el 2024″.

Te puede interesar:  El problema son los políticos ganando fortunas para obstaculizar a los que producen

A su vez, desde el entorno de Cristina Kirchner confirmaron que el encuentro, que calificaron de “reservado” había durado más de dos horas, pero dentro de la rutina de reuniones que la vicepresidentemantiene con políticos, dirigentes y personalidades, tanto de su espacio como de la oposición. Allegados a Cristina señalaron también que la reunión había sido pedido por Pía Astori, presidenta de la Fundación Mediterránea, y que no tuvo lugar en el Senado, ni en la casa de la vicepresidente, aunque no aclararon dónde ocurrió, como también Melconian se abstuvo de precisar en la entrevista radial de este sábado. “Donde me llaman, yo voy”, se limito a decir al respecto”.

Adelanto

En marzo, en un evento en el salón de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, Melconian, presidente del Banco Nación durante la gestión de Macri, presentó los principios del “Plan económico integral” de cara al 2023, en el que trabaja el Ieral, “sin descalificaciones, para todos los candidatos y sin inventar nada: uno más uno debe dar dos”

Entre los invitados al lanzamiento de su plan en la Bolsa estuvieron Eduardo Eurnekian, Alberto Abad, Martín Cabrales, Rodolfo D’Onofrio, Guillermo Dietrich; Miguel Acevedo, José Urtubey, Guillermo Stanley, Gustavo Weiss, Cristiano Ratazzi, Mario Grinman, César Litvin, Félix Mantilla, además del anfitrión, Adelmo Gabbi. Además, estaban los economistas Enrique Szewach, Juan Luis Bour, Gabriel Rubinstein, Camilo Tiscornia, María Castiglioni, Pablo Goldin y el socio histórico de Melconian, Rodolfo Santángelo, deJorge Vasconcelos, histórico investigador del Ieral.

Por su parte Cristina Kirchner ya se reunió con otros economistas que no pertenecen al kirchnerismo. En abril, el ex presidente del Banco Central Martín Redrado aseguró que periódicamente intercambia llamados por Whatsapp con la líder de la coalición oficialista, que forzó su renuncia en 2010. “Hace un mes intercambiamos alguna idea sobre el Fondo Monetario Internacional. Yo siempre estoy disponible más allá de la grieta para hablar con todos”, detalló el economista.

El Ieral informó además que el lunes 25 de Julio se llevará a cabo en Córdoba capital, el almuerzo previsto para socios e invitados especiales, donde Melconian expondrá las tareas que viene llevando a cabo desde que se sumó a la institución con el encargo de diseñar un plan económico para poner a disposición del próximo gobierno, más allá de qué partido o coalición gane la próxima elección presidencial.

FuenteInfobae
Artículo anteriorEn clave electoral, los gobernadores se acercan a Cristina Kirchner y se diferencian de Alberto Fernández
Artículo siguienteSemana caliente: Alberto Fernández navega entre la pulseada con Cristina y una gestión en crisis