Inicio Política Nacional

En clave electoral, los gobernadores se acercan a Cristina Kirchner y se diferencian de Alberto Fernández

Bajo el paraguas de la institucionalización de la “Liga”, los mandatarios impulsan una agenda con más coincidencias con la vice. Respuestas “vacías” de la Rosada, el factor Scioli y el desdoblamiento para 2023.

foto de familia de la liga de gobernadores

No diría que (con Cristina Kirchner) nos acerca el espanto pero sí el diagnóstico. Alberto es buen tipo, te recibe bárbaro cuando lo vas a ver y creo que con él tenemos más coincidencias en las formas, pero de cinco cosas que arreglás cuando lo vas a ver, se concreta una sola“. El crudo análisis lo hace un gobernador y es el espíritu de buena parte de quienes participaron este viernes de la segunda reunión de la flamante “Liga” en Chaco, donde los mandatarios provinciales volvieron a plantear reclamos para la Casa Rosada y se mostraron alineados con la agenda que propone la vicepresidenta.

Viviendas Belgrano

De explicar con la candidatura presidencial de Alberto Fernández aquella unidad con el kirchnerismo en 2019 y tras dos años en los que se encolumnaron casi sin matices con la estrategia de la Casa Rosada en desmedro de los temas que proponían los K en el Senado, los gobernadores del PJ decidieron virar hacia un modelo más pragmático dentro del Frente de Todos y menos vinculado a las afinidades ideológicas.

Sin respuestas (ó “vacías”, como calificó uno de ellos ante este diario) del jefe de Estado a sus demandas, en medio de la interna y con la dura derrota legislativa como caja de resonancia, hoy encuentran en Cristina el paragüas para dos obsesiones que tienen en la previa al inicio de la carrera electoral de 2023: por un lado, allanar el camino para retener el poder local con una lista única, sin internas y, al mismo tiempo, poder sumarse a las disidencias que plantea la vice con la misma lógica: despegarse del fracaso del rumbo del Gobierno.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta
Te puede interesar:  El Presidente busca reinventarse ante las nuevas condiciones que le imponen Sergio Massa y Cristina Kirchner

“No tomamos ninguna decisión de fondo sobre las que avanzó este Gobierno, especialmente en la economía. Este no fue un gobierno de un Presidente y 24 gobernadores como planteó Alberto. Y encima porque somos peronistas coparticipamos los errores“, se lamenta un gobernador que admite haber sido “uno más” de los que creyó que el poder que delega un sistema presidencialista como el de Argentina iba a diluir la centralidad de Cristina y le iba a permitir a Fernández darle su propia impronta a la gestión.

En Balcarce 50 no coinciden con el planteo: “El costo político de todas las medidas es del Gobierno nacional, la culpa de cara a la gente siempre es de Nación”. 

Con todo, este aspecto estuvo plasmado en el comunicado que, con la firma de 17 gobernadores, se emitió al cabo de la reunión, que tuvo como excusa el Consejo Federal de Hidrovía. “Las provincias son preexistentes a la Nación, por lo tanto, exigimos ser partícipes ante decisiones que nos afecten“, fue el mensaje directo al Presidente. 

Hubo más: reclamaron “un plan concreto para resolver el abastecimiento de combustibles líquidos” y renovaron un viejo pedido de “una distribución justa y equitativa de los subsidios al transporte público de pasajeros y de la energía”.

Pero lo que expuso el cambio de sintonía definitivo en el vínculo fue el llamado a “transformar planes sociales en trabajo digno”, un tema que el lunes instaló Cristina como prioritario y que la volvió a enfrentar a Alberto F. por el rol de los movimientos sociales como ejecutores terciarios de la ayuda que da el Estado. 

Te puede interesar:  Sergio Massa mantiene una confianza infundada

Que el anfitrión Jorge Capitanich y el bonaerense Axel Kicillof, dos kirchneristas incondicionales, hayan sido impulsores del encuentro no es casual. Cristina ve con buenos ojos el involucramiento de los gobernadores en la agenda nacional y la conformación de una estructura orgánica que sirva al mismo tiempo para contener a sectores peronistas desencantados en el interior.

Otro punto que explica el acercamiento con el kirchnerismo es el desdoblamiento masivo de las elecciones. En Casa Rosada especulan con que apenas tres distritos votarán gobernador el mismo día de la elección nacional. Los mandatarios provinciales saben que mantener distancia de Cristina por apuntalar a Alberto es un lujo que ya no se pueden dar.

Una lista de La Cámpora bendecida con desembarcos de la vicepresidenta sería un golpe de nocaut en el intento por retener el poder. “Pueden no ganarte los pibes, pero te dividen el voto y perdés la elección“, razona un activo operador todoterreno de un gobernador.

Por ahora, pese a la ambición de Capitanich, la “Liga de gobernadores” no tiene un “presidenciable” al que apoyar. Pero, del mismo modo que Cristina dijo tener “expectativas” con el arribo de Daniel Scioli como ministro de Desarrollo Productivo, en una frase vinculada a que haya un control ante el “festival de importaciones” pero quirúrgica como para irritar a Fernández, entre los mandatarios pasa algo similar: hay quienes lo ven como el ideal para confrontar con Mauricio Macri si es que el ex Presidente es candidato. En clave electoral, los gobernadores se acercan a Cristina Kirchner y se diferencian de Alberto Fernández

FuenteClarín
Artículo anteriorCrisis del gasoil: el Gobierno asegura que “en 15 o 20 días” se solucionaría el problema
Artículo siguienteCarlos Melconian: “El fisco así no va más, la emisión produce inflación y los planes secuenciales no funcionan”