Inicio Política Nacional

Cristina Kirchner muestra una desesperación en alza

El kirchnerismo corroe con su accionar todo el sistema democrático tal como lo conocemos.

cristina kirchner archivo
Cristina Kirchner | Archivo

La centralidad de la escena, hoy más que nunca, la ocupa la vicepresidenta. Decidida a encargarse en forma directa de desactivar las causas por corrupción que la desvelan, actuó esta semana como suele hacerlo: sin que la afectara inhibición moral alguna. Sin embargo, la trampa a la que apeló para alcanzar el control del Consejo de la Magistratura, órgano clave de la Justicia, refleja una desesperación en alza.

Viviendas Belgrano

El ardid tardío de fragmentar el bloque de senadores oficialistas en el Senado para robarle un consejero a la oposición es una burla a la ley, a la democracia y a la sociedad. Remató el embate con un proyecto para ampliar la Corte Suprema, cuya colonización, objetivo de máxima de su ofensiva, le permitiría zafar de la Justicia y recuperar el sueño de un poder eterno para ella y sus descendientes. No le resultará fácil: alguien se le plantó enfrente con convicción firme.

Y no por confrontar, sino por mero cumplimiento de la ley. La Corte Suprema confirmó que tiene asumido el papel esencial que le cabe en la república. Este es el dato más relevante de estos días. La confrontación irá in crescendo y conviene encuadrarla en conceptos claros. No se trata de una disputa política o ideológica en torno del Consejo de la Magistratura, la conformación de la Corte o la administración de justicia.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta
Te puede interesar:  Sugestivo mensaje de Larroque: “Sin Cristina no hay peronismo, sin peronismo no hay país”

Es riesgoso ceder al relato y romantizar la disputa. Lo que hay aquí, a la luz de las condenas a Lázaro Báez y Amado Boudou, y de la apabullante prueba reunida en causas como Vialidad o Cuadernos, es simplemente un intento de enmascarar el delito con la política. Antes que debatir sobre distintas teorías jurídicas, antes que cambiar el Poder Judicial en función de una determinada ideología, el kirchnerismo pretende algo más prosaico.

Y es que lo que busca el kirchnerismo es aniquilarlo, deglutirlo, por una mera cuestión de supervivencia. Necesita neutralizar las pruebas del delito y obtener la impunidad de quienes perpetraron el saqueo. Lo demás es simulacro, enmascaramiento, relato que permea. Nos cuesta entender que el funcionario electo que roba deja de ser un político y adquiere la condición de delincuente.

Tal vez porque la vicepresidenta encarna hoy la expresión extrema de vicios extendidos entre nosotros. De cualquier modo, más allá de las penas que los jueces eventualmente determinen, lo que aquí se dirime, como se dijo, es mucho más que la suerte de Cristina Kirchner. Al margen del daño que pueda descargar contra las instituciones, y en particular contra la Justicia, el kirchnerismo corroe con su accionar todo el sistema democrático tal como lo conocemos.

Y lo quiebra de entrada cuando adopta la polarización como método. Clausurado el diálogo, no hay consensos ni democracia posibles. Así las cosas, la oposición no encuentra el espacio necesario para cumplir con su rol y adopta una natural actitud de resistencia. En este escenario de confrontación creciente, muchos advierten sobre el hartazgo de una sociedad empobrecida y castigada que podría inclinarse, ante el fracaso de la política, por candidatos de la anti política.

Te puede interesar:  Silvina Batakis quiere echar a todo el directorio del Banco Nación, pero Claudio Lozano resiste y critica a Sergio Massa

Parecería sin embargo que la anti política llegó desde hace rato. Es por eso que haríamos bien en reconocer que nuestros Bolsonaro o nuestros Trump ya están entre nosotros y han accedido al poder. En ese sentido, no sería de extrañar que un futuro no muy lejano, el kirchnerismo podría ser recordado como ese momento de la historia en que el peronismo se volvió manifiestamente antisistema.

Artículo anteriorVizzotti: “Tucumán trabajó mucho para dar respuesta en la pandemia”
Artículo siguienteJorge Berreta “el federalismo en materia de transporte no existe”