Inicio Política Internacional

G20 en Roma: Alberto Fernández se reúne con Merkel, Macron y Georgieva para encontrar una salida a la negociación con el FMI

El jefe de Estado llegó al Centro de Convenciones La Nuvola para participar de la primera sesión de la cumbre de líderes que abordará la situación de la economía y la salud global tras la pandemia

Alberto Fernández y Mario Draghi, primer ministro de Italia, posan juntos al comienzo del G20 en Roma

(Enviado especial a Roma)Alberto Fernández arribó a la sede del G20 a las 10.45 AM (5.45 de la mañana en Argentina), bajó del auto oficial y se sacó la primera foto protocolar junto a Mario Draghi, primer ministro de Italia.

Viviendas Belgrano

A continuación, el jefe de Estado aguardó en los salones destinados a los mandatarios y luego posó en la denominada Foto de FamiliaA su lado, sólo por protocolo diplomático, se encontraba Jair Bolsonaro, presidente de Brasil. Alberto Fernández y Bolsonaro tienen profundas diferencias ideológicas y personales, y estas diferencias explican que -pese a ser socios del Mercosur- no acordaron mantener una bilateral en la cumbre de líderes mundiales.Foto de familia del G20 de Roma que se tomó en el centro de convenciones de La NuvolaFoto de familia del G20 de Roma que se tomó en el centro de convenciones de La Nuvola

Tras la Foto de Familia se inició el primer debate del G20, que está vinculado a la situación global de la economía y la salud post pandemia del COVID-19, y es conducido por Mario Draghi, primero ministro de Italia.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

De esta manera, Alberto Fernández inició su raid en Roma para lograr un soporte político que le permita cerrar un acuerdo de Facilidades Extendidas con el Fondo Monetario Internacional (FMI), a pocos meses del vencimiento de una cuota de capital que el país no puede cubrir con las reservas públicas del Banco Central.

La negociación con el FMI está en un laberinto, y el Presidente busca un atajo diplomático que le permita modificar las condiciones financieras pactadas por Mauricio Macri con la administración de Donald Trump.

Si las conversaciones no prosperan, Argentina puede caer -otra vez- en default con el Fondo.

Alberto Fernández mantendrá una bilateral con Angela Merkel, canciller de Alemania, cuando concluya la primera sesión de deliberaciones del G20 en Roma. El encuentro será en La Nuvola -un centro de convenciones diseñado para recibir a los líderes mundiales- y comenzará a las 9 AM (hora de la Argentina).

Junto al presidente estarán Santiago Cafiero -canciller-Martín Guzmán -ministro de Economía-Gustavo Beliz -secretario de Asuntos Estratégicos- y Jorge Arguello, embajador argentino en Estados Unidos. Alberto Fernández forjó una buena relación personal con Merkel, que en los próximos meses abandonará la cancillería tras 16 años de fuerte influencia política en Alemania y la Unión Europea.

El jefe de Estado propone reducir los sobrecargos que pesan sobre el crédito de 44.000 millones de dólares que contrajo Macri cuando ocupaba la Casa Rosada, y la posición de Alemania es clave para lograr ese objetivo financiero que evitaría pagar al FMI -todos los años- una cifra cercana a los 1.000 millones de dólares.

Hasta ahora, Berlín no está de acuerdo con reducir los sobrecargos y Alberto Fernández intenta trabajar en una sutileza interna del poder institucional teutón. La actual representación alemana en el FMI pertenece al Banco Central y, a partir de 2022, ese lugar será recuperado por la Cancillería y sus relaciones exteriores.Alberto Fernández volverá a verse con Merkel (REUTERS/Annegret Hilse)Alberto Fernández volverá a verse con Merkel (REUTERS/Annegret Hilse)

Desde esta perspectiva, el Presidente considera probable que la resistencia alemana a la baja de los sobrecargos desaparezca cuando haya un planteo formal de la Argentina en los próximos meses. Esa propuesta ya fue analizada por Estados Unidos y Japón, dos países de peso en el FMI, y la respuesta fue negativa.

Merkel llegará al encuentro con Olaf Scholz, actual ministro de Economía y su probable sucesor en Berlín. Scholz y Guzmán se conocen desde hace años, y esta relación política y personal puede ayudar con creces a la estrategia de negociación con el FMI. De hecho, Alberto Fernández le puede preguntar al futuro canciller de Alemania si avalaría su propuesta de reducir los sobrecargos a la deuda asumida por Macri con Christine Lagarde.

La ofensiva diplomática del Gobierno sobre Merkel-Scholz no termina en los sobrecargos. El jefe de Estado busca consenso para lograr que en el comunicado final del G20 se incluya un párrafo que recomiende al FMI crear un Fondo de Resiliencia destinado a facilitar la reconstrucción económica y financiera de los países pobres y de renta media que fueron atravesados por la pandemia.

La canciller alemana y su posible sucesor coinciden en el sentido geopolítico del Fondo de Resilienciapero están limitados por las disposiciones del Banco Central de Alemania y de la Unión Europea. Esto significa que no pondrían objeción a la posibilidad de abrir una nueva línea de crédito en el FMI, aunque no estarían en condiciones legales de aportar sus Derechos Especiales de Giro (DEG) para sostener al futuro Fondo de Resiliencia.Alberto Fernández y Emmanuel Macron durante su último encuentro en ParísAlberto Fernández y Emmanuel Macron durante su último encuentro en París

Tras la audiencia con Merkel, Alberto Fernández, Cafiero, Guzmán y Beliz se moverán dentro de La Nuvolapara protagonizar un cónclave con Emmanuel Macron, presidente de Francia. El jefe de Estado y su colega europeo comparten un WhatsApp muy activo y tienen coincidencias ideológicas respecto al cambio climático, a la necesidad de formalizar una transición política en Venezuela y a la importancia de facilitar el acceso a las vacunas ante una nueva arremetida del COVID-19. `

Alberto Fernández considera que Macron es una aliado en la negociación con el FMI, y busca en Roma que el mandatario francés apoye que el comunicado final del G20 sugiera la reducción de los sobrecargos y la creación del Fondo de Resiliencia.

Si Macron transforma en decisión geopolítica lo que escribe en sus chats con Alberto Fernández, no hay dudas que Francia apoyará las dos propuestas de Argentina en el G20.

A la hora del té en Roma, El Presidente y Kristalina Georgieva se encontrarán cara a cara para avanzar en una negociación que ya tomó forma de laberinto político. A dos semanas de los comicios legislativos, Alberto Fernández endureció su discurso electoral, y el FMI ha encendido todas las luces frente a un cambio de paso que no esperaba.

En sus charlas reservadas con el jefe de Estado y en los encuentros a solas con Guzmán, la directora gerente del Fondo siempre escuchó que las deudas serían honradas y que el acuerdo se haría sobre la base de un programa sustentable, en una negociación que no superaría el 31 de diciembre de 2021.Alberto Fernández y Kristalina Georgieva durante su último encuentro en RomaAlberto Fernández y Kristalina Georgieva durante su último encuentro en Roma

Ahora, Georgieva escucha un discurso muy agresivo de Alberto Fernández, su ministro de Economía y La Cámpora, que genera mucha incertidumbre en el board del Fondo Monetario Internacional. El Presidente conoce ese estado de ánimo, y su principal objetivo durante el cónclave es ratificar que Argentina tiene intenciones de pagar sin que ello implique un plan de ajuste.

La directora gerente cumple con los reglamentos institucionales del FMI y exige al país deudor -en este caso Argentina- un programa que permita refinanciar la deuda contraída. Los términos de ese programa -habitual, ordinario y corriente- chocan de frente con una economía que es cerrada, tiene controles de precios, múltiples tipos de cambio, emisión constante, alta inflación, déficit fiscal y congelamiento de tarifas.

Es decir: el FMI cerrará un acuerdo con Argentina si ejecuta un programa tradicional que permita refinanciar de manera sustentable el último crédito Stand-By de 44.000 millones de dólares que se le concedió al país. Alberto Fernández coincide con aplicar un programa sustentable, pero no aceptará medidas recomendadas por el Fondo que cambien la matriz ideológica del actual plan económico.

Desde esta perspectiva, Alberto Fernández compartirá una foto oficial con Georgieva y después cada uno volverá a su hotel sin haber avanzado mucho en la negociación. Sólo habrá una coincidencia específica y tangible: la necesidad de colocar en el documento final del G20, un párrafo explícito que sugiera al FMI la creación del Fondo de Resiliencia destinado a las naciones pobres y los países de renta media.

Antes de las reuniones con Merkel, Macron y Georgieva, el jefe de Estado participará en el primer debate de la cumbre que apunta a revisar la actual situación global de la economía y la salud. En ese momento, Alberto Fernández y Joseph Biden tendrán la oportunidad de conocerse personalmente y protagonizar una diálogo informal.

El Presidente tiene confianza en Biden y apuesta a profundizar las relaciones diplomáticas con la Casa Blanca, que sólo formalizará una visita oficial a Washington cuando sepa con certeza que la Casa Rosada firmará un acuerdo sustentable con el FMI y negará -en todas las maneras posibles- el despliegue tecnológico, nuclear y financiero de China en la Argentina.

FuenteInfobae
Artículo anteriorLa “corrupción” se terminaría con jurados populares
Artículo siguienteEstafas con planes: citan a declarar a los vecinos de Morón que denunciaron a una diputada por anotarlos como empleados de la Legislatura Bonaerense