Inicio Política Nacional

La hipocresía de Alberto Fernández en torno a la educación

El Presidente habló de la deserción escolar generada por la cuarentena. Hace dos años decía: “Nadie sufrió por recibirse un año antes o un año después”.

alberto fernández aulas vacías
Alberto Fernández - Aulas vacías

El Presidente dice estar preocupado por la educación y la deserción escolar. Unos 500 mil alumnos -cifras del Gobierno sin confirmar en ningún registro público-, no regresaron a clases en todo 2021 (“desvinculados o vinculados parcialmente”, según la definición del Ministerio). La evaluación de continuidad pedagógica de junio de 2020, por su parte, había detectado 1.1 millón de desvinculados.

Viviendas Belgrano

Es la consecuencia de los 160 días sin clases en promedio en el país durante 2020, y la renovada virtualidad durante la mitad del ciclo lectivo del año pasado, sólo finalizada por el reclamo ciudadano (con Padres Organizados a la cabeza) y sus consecuencias electorales. La preocupación de Alberto Fernández es justificada. Se trata de una tragedia educativa de consecuencias profundas.

¿Cómo explicarla? Una posibilidad es hacer memoria. Dijo el Presidente ayer, 24 de enero de 2022: “La pandemia dejó al descubierto que muchos chicos dejaron de ver futuro en sus vidas, y la mayor deserción escolar la advertimos en los dos últimos años del colegio secundario”. “Nosotros no creemos que los chicos que dejaron la escuela en la pandemia están deambulando por las calles de un barrio popular o fueron reclutados como soldados para el narcotráfico, creemos que son chicos que están esperando una mano que los auxilie y los haga retomar el rumbo de la educación”.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta
Te puede interesar:  Revuelo por un video de Silvina Batakis en un Apple Store en Nueva York

El Gobierno todavía no explicó cuál será el plan para re vincular a esos alumnos. Dijo el Presidente en mayo de 2021: “Están jugando con fuego, y lo que lamento es que ese fuego va a quemar a la gente, a los argentinos y las argentinas de cada uno de esos lugares”. (Respondía a la decisión de la ciudad de Buenos Aires, Córdoba y Mendoza de sostener la presencialidad a pesar de la indicación en contrario del ministerio de Educación y de la decisión opuesta del gobierno de la Provincia).

“Todos queremos que la presencialidad vuelva, pero ahora debe prevalecer el criterio epidemiológico, no el educativo”. Dijo el Presidente en septiembre de 2020: “Tenemos que hacer el esfuerzo para que los chicos sigan llevando por este año el estudio con clases virtuales, pedirles un favor adicional a los padres y esperar un poco más porque abrir las clases presenciales es un peligro”.

Te puede interesar:  Banderazo contra la violencia y las tomas: los vecinos llegaron a 15 kilómetros de Villa Mascardi y cantaron el himno

Dijo el Presidente en mayo de 2020: “Por ahora el comienzo de clases no lo estamos vislumbrando. Por ahora el tema no es prioridad”. “Volver a dar clases va a ser algo muy distinto a lo que nosotros conocemos”. “Por ahora que los chicos me sigan mandando dibujitos por Twitter”. Dijo el Presidente en marzo de 2020: “Las clases pueden esperar, si algo no me urge es el comienzo de clases. Después vemos cómo compensamos esos días”.

“No tiene mucho sentido subir a un chico o a un adolescente a un colectivo para que termine infectado a esa edad. Eso puede esperar”. “Nadie sufrió por recibirse un año antes o un año después. Tampoco van a sufrir por terminar un mes antes o un mes después el colegio”. Alberto Fernández se equivocó. La tragedia de hoy se incubó en su despreocupación de hace dos años y la resistencia que siguió (“si algo no me urge es el comienzo de clases”). Muchos alumnos sufrieron. Muchos siguen sufriendo. Muchos sufrirán toda la vida.

Artículo anteriorEl oportunista de siempre: Ricardo Bussi se anota en un llamado para armar una coalición opositora
Artículo siguienteLa UCR se rebela y deja solo a Mariano Campero: “El Radicalismo y Juntos por el Cambio no tienen dueño”