Inicio Economía

“La presión financiera es el gran enemigo del momento”

El titular de la CAME opinó sobre a la situación que atraviesan las PyME y el comercio. Bereciartúa estuvo ayer en Tucumán para inaugurar en la FET una nueva sucursal de la obra social de los empresarios.

OPTIMISTA. Bereciartúa (centro) dijo que hay rubros del sector que parecen haber alcanzado su piso de crisis. Gentileza Leandro Zerda

Las pequeñas y medianas empresas están sufriendo una implacable presión financiera de parte de las entidades bancarias, según expresó ayer el titular de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), José Bereciartúa. Al hacer un análisis de la situación de la rama que representa, consideró no es posible determinar si “lo peor ya pasó”, como manifestó días atrás el presidente Mauricio Macri, aunque opinó que se puede venir un “veranito suave” por unos U$S 21.000 millones que ingresarán al país sólo por la liquidación de granos.

Viviendas Belgrano

Bereciartúa estuvo ayer la sede de la Federación Económica de Tucumán (FET) para inaugurar una nueva sucursal de la Obra Social de Empresarios, Profesionales y Monotributistas (Osdepym), donde es interventor (ver nota aparte). Antes de la presentación, brindó una entrevista exclusiva con LA GACETA y afirmó que el comercio informal continúa siendo un problema para el comercio registrado, a pesar de la crisis.

Te puede interesar:  Cronograma de pagos: Quiénes cobran este martes 4 de octubre de 2022

“Es uno de los principales flagelo de la economía mundial. Es una amenaza para los comercios que quieren cumplir con la ley y con todos sus compromisos fiscales. En un país con una altísima presión fiscal, una actividad informal genera una ventaja competitiva sobre un mismo rubro. Representa, de arranque, una diferencia de costos del 50%”, expresó Bereciartúa acompañado por Juan Rodríguez, presidente de la FET.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

Ambos dirigentes coincidieron con que la entidad tucumana es una de las más importantes del país, ya que representa a más de 21.000 PyME tanto del comercio, la industria y la producción. Reconocieron también que el año pasado fue muy complejo por distintos factores, pero Bereciartúa dijo que ve ciertos indicios que ilusionan al sector.

“Este 2019 presenta claras durezas en un contexto internacional y las políticas macro de la Argentina muy complejas, sobre todo desde el punto de vista financiero. Aunque da la sensación de este año que hay algunos índices de que en algunos rubros se está llegando al piso de la crisis, siempre en un contexto muy duro”, manifestó el también interventor de Osdepym.

Te puede interesar:  Dólar soja: al filo de que termine el plazo, los exportadores liquidaron más de USD 100 millones

En ese sentido, aclaró que “es difícil decir que ‘lo peor ya pasó’, eso uno no lo sabe”, pero que si bien hubo una caída del 13,2% en el comercio tradicional en marzo respecto a igual mes del año pasado, se produjo una suba del 8% en el comercio electrónico. “Se nota que la caída es menor que a los mismos meses del año pasado”, consideró el secretario de la CAME.

Bereciartúa afirmó que son buenas las expectativas en el corto plazo, ya que se estima que ingresarán al mercado argentino unos U$S 21.000 millones sólo en venta de granos al exterior.

Te puede interesar:  Continúa el pago del 80% del sueldo a empleados estatales

“Este ‘veranito suavecito’ que vamos a vivir va a desaparecer si no se tratan los temas de fondo. Estos recursos entran ahora, pero no sabemos si puede haber inundaciones u otra sequía. El país tiene que atender los problemas de fondo”, remarcó. En ese sentido, dijo que el principal problema de la producción es la “enorme presión fiscal”.

Posteriormente, en rueda de prensa, el titular de CAME sostuvo que el sector que representa tiene dos enemigos: la problemática fiscal, que es estructural, y la presión financiera, que es actual. “El contexto macro ha generado tasas de interés impagables. Hoy una empresa que arrastra una deuda financiera está en una situación complicada, así que estamos muy lejos de resolverlo. Así como dijimos que la presión fiscal es el gran enemigo estructural, la gigantesca presión financiera en todos los bancos es el gran enemigo del momento”, concluyó Bereciartúa.

FuenteLa Gaceta
Artículo anteriorLa ciudad tendrá más lugar para los peatones
Artículo siguienteViolencia en las calles: “hasta una mujer embarazada te asalta”