Vacunación Dengue

Las limitaciones de la vida real con las que se topa Javier Milei

La política y lo que pasa en el propio mercado ponen en duda las ideas del Presidente.

Milei 1
Vacunación Dengue

Javier Milei, según se puede deducir de lo que él mismo tipea en su hiperactiva cuenta de la red social X, empezó a incorporar en su discurso público los problemas que le generan las “restricciones de la vida real”. El Presidente denunció ayer jueves esa circunstancia para combatir a los “puristas imbéciles” que quieren medir su “liberalismo en sangre”. Así escrito parece un manotazo en alguna pelea de un foro libertario destinado a mejorar su posición en una interna que sólo deben conocer Milei y un puñado de sus seguidores más antiguos.

Pero es posible ampliar el foco y considerar esa novedad con una perspectiva más abarcadora. Las restricciones de la vida real, siempre más odiosas que los paisajes que dibuja la elucubración teórica -y muy especialmente la mala teoría-, le vienen dando malas noticias al Gobierno desde hace varios días. El escándalo por los aumentos de las cuotas de la medicina privada es una de esas. Luego de años de regulaciones, los dueños de las prepagas entendieron que la desregulación de su mercado tenía exactamente el sentido que le había dado la Casa Rosada.

Asistencia Pública

Es decir, podrían cobrar las cuotas que quisieran hasta que el mercado los hiciera cambiar de opinión. La desregulación tiene, en todo el discurso de Milei, raíces teóricas muy profundas: el Presidente la viene proponiendo desde que apareció en televisión por primera vez. La propuesta de prender fuego el Banco Central, o incluso la de abrir la posibilidad de vender órganos en el mercado, fueron algunas de sus ideas desregulatorias más conocidas.

Cumplimos

Pero, con poco respeto por esa clase de juegos hipotéticos, los empresarios de carne y hueso de la medicina prepaga decidieron actuar motivados por los cálculos, las ambiciones y las urgencias de la vida real. Sus clientes, que también todos los días deben enfrentar las inclemencias de esa misma realidad, fueron espectadores y protagonistas forzados de esa tormenta de aumentos. Con toda esa realidad a la vista, el Presidente reaccionó como reaccionan los políticos y les hizo caso a los miembros de su equipo que le advirtieron que la clase media ya no está para seguir transfiriendo recursos que salen siempre de las mismas billeteras.

Planta Asfáltica

Ayer jueves, los senadores plantaron sus propias restricciones y se votaron un aumento de las dietas. No hubo diferencias entre oficialistas y opositores. La Libertad Avanza avaló la votación a mano alzada -el mecanismo que usan los cuerpos legislativos cuando no quieren dejar rastros de lo que votan- y sus senadores no hicieron explícito su voto negativo al aumento, que es el mecanismo que hay que implementar en esta clase de votaciones.

Hubo más novedades para este boletín de restricciones de la realidad. La secretaria General de la Presidencia, Karina Milei, también consideró que su área necesitaba realmente más recursos y se los adjudicó. Lo mismo pensaron los directores de YPF y por eso se van a aumentar sus sueldos muy por encima de la inflación. Ellos también usaron el argumento de los dueños de las prepagas y dijeron que sus ganancias son menores a los de ejecutivos con puestos equivalentes en el mercado. Otra vez, la realidad que mejor se entiende: la del dinero.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta
Dejanos tu Comentario