La Mañana con Vos
Inicio Política Nacional

Mientras exista el populismo en la Argentina, seguirá existiendo inflación

A pesar de haber vivido períodos sin aumento de precios la política argentina hace todos los intentos por evitar recuerdos que puedan explicar la verdad del origen de la inflación.

thumbs b c f9acb0aa4bc711ed605925b46c6de5f3

La Argentina enfrenta problemas estructurales que parecen no tener solución, al menos en las manos de quienes nos gobiernan. Uno de ellos es claramente el flagelo inflacionario: si bien el mundo (excepto un pequeño puñado de países con serios conflictos internos) ha aprendido a resolver la inflación ya hace medio siglo atrás, por este rincón del planeta aún seguimos debatiendo sus causas.

Viviendas Belgrano

A pesar de haber vivido períodos sin aumento de precios (como el de los pasados años 90) la política argentina hace todos los intentos por evitar recuerdos que puedan explicar la verdad del origen de la inflación. Para muchos combatir la inflación parece ser sinónimo de estallido social: gran excusa para seguir jugando al populismo. Lo cierto es que la inflación en la Argentina no es un tema que nos pueda resultar novedoso.

Acabamos de conocer la inflación oficial del año 2021 y como era previsible, no logramos alejarnos de nuestro triste y penoso promedio histórico. En esta última etapa de inflación crónica (que data desde la salida de la Ley de Convertibilidad allá por el año 2002) la inflación acumulada supera el 10.000%. Con los pesos que en aquellos años nos comprábamos un automóvil cero kilómetros, hoy nos compramos seis kilos de queso de dudosa calidad.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta
Te puede interesar:  El kirchnerismo conduce a la economía a su “destino final”: el dólar blue subió a $211 y el riesgo país alcanzó un récord

Con lo que nos comprábamos un departamento de dos ambientes, hoy nos compramos 200 dólares en el mercado paralelo. Esta degradación monetaria ha sido posible solo gracias a la desidia, a la negligencia, al fanatismo ideológico y al populismo extremo que nos han atravesado durante las últimas dos décadas y que lejos haberle dado una lección a la política, solo han profundizado el accionar de los funcionarios de turno en contra de toda lógica y sentido común.

Torneo Enducross
Torneo Enducross

A pesar de nuestra abultada experiencia acumulada en materia de incrementos de precios, el gobierno todavía le echa la culpa de todos los males inflacionarios a los empresarios, a los “grupos concentrados”, a las grandes cadenas de supermercados y a los especuladores. Es evidente que el problema no pasa por allí. El único responsable de la inflación es siempre y en todo lugar el gobierno de turno.

La búsqueda permanente de un enemigo al que se lo pueda acusar del aumento de precios es la mejor garantía de que el problema por ahora seguirá acompañándonos. Además de las distorsiones que ocasiona, la dificultad lógica para sellar contratos a mediano y largo plazo y la falta de previsibilidad que generan el aumento sostenido de precios, también resulta ser siempre el impuesto más injusto: lo sufren todos, sobre todo aquellos que menos tienen.

Te puede interesar:  Mauricio Macri respondió a la carta de CFK

Cuando un gobierno transita sus días en un contexto inflacionario, siempre está ajustando a los más pobres, ya que son éstos los que cuentan con menor información y tienen menos herramientas para protegerse del aumento de precios y de la desvalorización de la moneda. No hay mejor socio de los gobiernos populistas que la inflación: la máquina de hacer billetes en poder del Estado genera la ilusión de poderlo todo siendo el arma populista más dañina.

Intentan hacerle creer a su gente que pueden tener hoy (sin esfuerzo y sin sobresaltos) lo que sin la mágica billetera infinita sería absolutamente imposible. El daño que genera la inflación es incalculable. Desde el descontrol monetario acarreado desde la propia existencia del BCRA, pasamos de ser un país con los habitantes más ricos del mundo a un país con los habitantes más pobres del planeta. Sin embargo, se sigue insistiendo en que la culpa es del otro, ese otro que trata de sobrevivir en una Argentina cada vez más inentendible.

Artículo anteriorLas pymes temen el cierre de comercios por el ausentismo derivado del coronavirus
Artículo siguienteEl Gobierno nacional sabe que no hay margen para volver a cerrar todo otra vez a pesar del aumento de contagios