Inicio Política Nacional

Tragedia de Once: “El día dónde se comprobó que la corrupción mata”

El luctuoso hecho tuvo lugar en el segundo gobierno de Cristina Kirchner.

44986

Ayer mismo se cumplieron 10 años de la tragedia de Once, esa misma que demostró que la corrupción mata. Porque en chatarra ferroviaria viajaban los pasajeros cuando el tren se incrustó como si fuera de papel en el andén. Habían existido las advertencias de la Sigen, y no era que no las habían escuchado.

Viviendas Belgrano

Eso era simplemente parte del negocio. Las anomalías y los peligros de viajar en el Sarmiento ya eran tan evidentes como desatendidos. Y esa mañana a las 8.33, la negligencia fue descubierta por la tragedia. Cuando el segundo coche se incrustó dentro del primero, todo fue más allá de cualquier desastre conocido.

Los vagones se comprimieron unos con otros como si estuvieran hechos de hojalata. La inercia hizo el resto y para los pasajeros todo fue un infierno. Quedaron apilados unos sobre otros, los sobrevivientes, los fallecidos, los agonizantes, los que habían sufrido fracturas. Todos, intentando respirar.

Banner Tucumán Despierta
Banner Tucumán Despierta

Los bomberos aún recuerdan nunca haber visto lo que atestiguaban sus ojos ni tener la respuesta para rescatarlos en ningún manual. Simplemente, no había precedentes. Hicieron un agujero en el techo del tren, con una grúa intentaron salvarlos de a uno. Desgarra detenerse en la descripción pormenorizada de lo que no fue una fatalidad.

Unas horas después, cuando las familias lloraban a sus seres queridos o los buscaban desesperados, el ministro de transporte culpó a las víctimas: el problema es que viajaban en los vagones de adelante, dijo. Si esto hubiera ocurrido un sábado a la mañana no teníamos que contar muertos, agregó.

Te puede interesar:  El juicio por la causa de Vialidad empezó a revelar el dispositivo oscuro de negocios montado por el kirchnerismo

Once no fue la crónica de una tragedia anunciada. Fue un crimen en cámara lenta. Cada vez que el tren rodaba inocente y frágil en las vías y el dinero para su mantenimiento era devorado por la corrupción. Entonces, tampoco tuvieron nada a su alcance. Y, además, eran en verdad responsables.

Artículo anteriorAtlético y otra derrota: perdió 1 a 0 con Unión en Santa Fe
Artículo siguienteArgentina y la “corrupción”